Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 25
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    El faraón

    El Faraón.

     

    El Faraón está sentado frente a mi. Me mira, fijamente, con sus ojos pintados de khol. Guarda una compostura majestuosa a pesar de apoyar el brazo derecho en el respaldo del trono. Un trono pequeño y funcional. Nada aparatoso pero muy bonito. Lleno de pinturas coloreadas que muestran flores, pájaros y a él mismo junto a la Esposa Real en actitud de enamorados.

    No sé que se le dice a un faraón. Tengo hambre y el cola cao se está enfriando en la taza junto a la que hay una ensaimada por la que está rugiendo mi estómago. ¿Puedo hablar antes de que él lo haga? Por otro lado ¿será correcto que empiece a comer sin que me de permiso? Todas estas cosas de protocolo son un coñazo.

    Me arriesgaré y le ofreceré un trocito de ensaimada... La mirada del faraón se ha animado cuando he cortado un pedacito. Entonces ha alargado el brazo y ha cogido el resto de la ensaimada - ¡Oiga. Su trozo es este! - Se ha hecho el sueco y después se ha bebido el cola cao - ¡Ahora ¿qué como yo?! - le he gritado, enfadada. El ha estirado las piernas para que viera sus sandalias de oro puro. - Menudo fantasma! Pascualita, muérdele un pie, que nos ha dejado sin desayuno...¿Por qué no le muerdes, boba? ¿Le tienes miedo? ¡Pues le morderé yo! - El faraón dio un grito de dolor y se levantó de un salto. Al momento me vi rodeada de soldados con lanzas que amenazaban con ensartarme como a una aceituna . Un dedo regio, adornado con hermosos anillos, me señaló y una palabra salió de su boca. Por fin escuchaba la voz del dios viviente aunque creí, ingénua de mi, que sería más cantarina. Dijo - ¡Cocodrilos! - Me sentí mal al oírlo. Era una mal pensada. El faraón quería pagarme el desayuno que me había quitado, con un bolso o unos zapatos de cocodrilo ¡O las dos cosas a la vez! al fin y al cabo era tan rico como para tener sandalias de oro.

    Me llevaron hasta la ribera del Nilo. Como hacía mucho calor me invitaban a darme un chapuzón ¡que amables! aunque un poco bruscos. Decliné la invitación porque no tenía a mano el bikini. Pero ya se sabe que los soldados son hombres rudos y no entienden de contemplaciones. Me tiraron al agua y al punto apareció a mi lado la enorme boca abierta de un cocodrilo dispuesto a comer gratis.

    El faraón se acercó para ver el espectáculo pero, lo que realmente me fastidió, fue ver a Pascualita, apoyada en la corona real, aplaudiendo y haciendo el signo de OK mientras yo buscaba un palo para meterlo en la boca del cocodrilo y no la pudiera cerrar.

    El Nilo estaba helado, contra todo razonamiento. Y yo gritaba como una posesa: - ¡No me comas, no me comaaaaaaaaaaaas! - A mis oído llegaron unas risas conocidas - "¡Despierta ya, alma de cántaro, que estás despertando al vecindario!" - ¿Me has tirado agua, abuela? - "¡Naturalmente!"

    Las lágrimas resbalaban por las mejillas de la abuela y la Cotilla. - "Llevamos un rato partiéndonos de risa. Menudas películas te montas cuando duermes" - ¿Al final, te come o no el cocodrilo? - Pues... no sé... (repuse aturdida y aliviada al ver que todo había sido un sueño) - ¡Ya nos hemos quedado sin saber cómo acaba todo! - Entonces recordé una cosa: ¿Hay ensaimada para desayunar? - "Sí. La Cotilla ha traído unas cuantas de hace tres días" - Menos mal que todo ha acabado bien ( me dije)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook