Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 07
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El código Ético.

     Menudo constipado ha cogido la abuela - "¡Claro! es que me estoy poniendo y quitando ropa todo el día.  Que tiempo más veleta... igual que nuestros Pinochos que hicieron un Código Ético por el cual un político de su partido que esté imputado debe cesar de su cargo. Entonces no sabían la de imputaciones que se les venían encima y casi todas de primeros espadas. Y ahora ¿qué? pues que como todos los días salen nuevos chanchullos, como pongan en práctica el Código, se quedan en cuadro. Así que lo mismo lo anulan y aquí paz y después gloria" - No pueden hacer eso. Quedarían en evidencia. - "¿En qué puede afectarles una mentira más? ... Tráeme una aspirina que tengo que estar buena cuando vayamos a ayudar a Blas a impedir su desahucio... ¿Supongo que vendrás, no? (me taladra con los ojos)" - Estooo... ¡claro! pero... es que no sé si podré porque... - "¡Claro que vas a poder!" - No estoy... muy segura... Mi jefe... ya sabes... - "¡Traidora!" - ¡Oye!, que no he dicho que no, solo que... - (¿Por qué tengo que ir? No me gusta meterme en berenjenales)

    La abuela salió un momento, yo creía que a la cocina. Volvió a la salita con Pascualita en la mano y antes de que me diese cuenta de que llevaba los carillos hinchados, me tiró un chorrito de agua envenenada al ojo Mis gritos taparon el saludo de la Cotilla - ¿Qué pasa? ... ¡¡¡Vaya ojo que te has puesto!!!  (y dirigiéndose a la abuela, dijo) ¿No hacen un concurso de ojos hinchados en la tele? Seguro que ganaba...  - ¡Váyase al cuerno! - Que mal educada la tienes. ¡Que cruz te dejó tu hija!... Mira, he encontrado este pito en la basura. Me irá muy bien para armar jaleo en lo de Blas... Que pena que ese hombre no sea para mí. - ¡Dios es justo! (dije con rencor)

    No me han dejado sin comer aunque he tenido que hacerlo al tacto. Dentro de unos días veré la hinchazón porque la Cotilla me ha hecho un montón de fotos a pesar de mi negativa. He corrido tras ella y me he dado golpes desde la cabeza a los pies, tropezando con todos los muebles. ¡Menudo ataque de risa tenían las viejas mientras iban dándole tientos al chinchón! Después la abuela ha dormido unas tres horas, supongo que a consecuencia de mezclar aspirinas con licor. Tiene más vidas que un gato.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook