Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 17
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Desahuciarán a Blas?

     - "No voy a poder quitarme el luto en mucho tiempo" - Buena te has levantado hoy... ¡"Es domingo, abuela! Arriba ese ánimo y haz una buena paella. - "¿No te das cuenta de que nos estamos quedando sin gente?" - ¿Lo dices por Blas? Hace tiempo que no viene por aquí, pero el sábado que viene vendrá Urdangarín a declarar delante del juez Castro y los fiscales. Entonces nuestro amigo necesitará croquetas y vendrá a buscarlas. - "Es que tengo un mal presentimiento"

    Desayunamos en la cocina, con Pascualita sentada sobre el rollo de papel porque no puedo consentir verla sentada sobre el azucarero o la fruta... aún sigo viendo aquel rabo de lagartija moviéndose frenético en su boca ¡que repelús! Ni siquiera la ensaimada ha animado a la abuela. Tendré que pensar algo para animarla si quiero que la paella salga buena.

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! Ayer vi a Blas... - "¡Que casualidad!" - Se va a quedar sin casa.-  La abuela giró en redondo, cogió las llaves y salió de estampida dejando a la Cotilla con la palabra en la boca. - ¿Y la paella? (pregunté yo) - Llegamos ante la casa de Blas y en lugar de llamar al timbre, la abuela decidió que era mejor aporrear la puerta hasta que salió Blas con cara de pocos amigos - ¿Qué pasa?... ¡Abuela! ¿ha ocurrido algo! - "Vamos a mi casa. Os invito a paella"

    Blas y su mujer comieron con nosotras una de las mejores paellas de mi abuela. Después ella creyó que había llegado el momento de hablar del problema que les acuciaba. - "Escuchadme bien: nada de cuerdas, ni pastillas, ni tiros, ni despeñaderos, ni mar, ni pozos, ni nada de nada ¿Entendido?" - Pues... no. - "No quiero veros en los papeles, ni en el telediario, ni en los corrillos del mercado ¿vale?" - No sé... - "¿No sabes de qué te hablo?... del desahucio... No os matéis, por favor... Pedid ayuda... Vosotros no tenéis la culpa de la crisis... son ellos, los que la crearon, quienes tienen que pender de una cuerda" - La mujer de Blas se levantó y la besó en la mejilla. - No tendría que quedar ninguno... ¿Brindamos para que todo salga bien? - ¡Amén! (dijo la Cotilla) y esa gentuza que se prepare porque nunca se sabe de qué lado caerá la tortilla.

    Unas cuantas copas más tarde, la abuela brindó por - "¡Pascualita, la vengadora! Corruptos del mundo, temblad!" - La Cotilla, con voz pastosa, me dijo - Tu abuela ya no es... hip... lo que era... hip... le basta beber un poco... hip... para decir tonterías... hip ... jijijijiji

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook