Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 17
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De resaca.

     Parece que el efecto de los porros ha desaparecido porque a la abuela se le han bajado los humos.  Menos mal, porque aguantar todo el día a la Reina de Egipto no sabéis lo que es. De todas maneras la Cotilla, que tiene la cara hinchada como si le hubiese picado un enjambre de avispas, no se fía.

    - "¿Por qué me habéis quitado la ilusión de ser alguien importante? Ahora me veo una zarrapastrosa... ¡Toda la culpa la tiene Conchi!" - No lo dudes. ¿A quién se le ocurre llevar a una fiesta los porros del yerno? - "No, si eso estuvo bien. Lo malo es que no me los dio todos... ¿A ver si te crees que ella no los probó? ¡Pero si era Cleopatra y la Reina de Saba al mismo tiempo! jajajajaja Ese día se había peleado con su marido y se pasó la noche gritando que le cortaran la cabeza. Al principio a él le hizo gracia pero cuando a todos nos empezó a hacer efecto la bebida y alguien cogió el cuchillo de cortar jamón, se le pasaron de golpe los efluvios etílicos jajajajajaja" - Un día vais a tener un disgusto. - "¿Lo dices por si le cortamos la cabeza a alguien? ¡Que va, mujer! Más de una nos lo agradecería jajajajajaja"

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaa! ¿Cómo está hoy la Reina de Egipto? - De capa caída. Hoy no llega ni a esclava. - ¡Menos mal! porque no quisiera que me tirara otra vez a ese que dijo... ¿como era? Osi... - Osiris, el dios de los muertos - ¡No me digas más! ¡¡¡Quería matarme y por poco lo consigue la jodía!!!

    - "Hola, Cotilla... ¿Qué te ha pasado en la cara?" -¡ Un "regalito" del antíguo Egipto! - "¿De qué va ésta?" - Te perdono si haces la paella que no nos diste ayer. - "Ayer... ¡que tiempos aquellos en los que tenía esclavos para todo... ay, como los añoroooooo..." - Pero si fue ayer. Tu abuela aún está un poco pallá. - Tuve que darle la razón.

    Después de comer, sentadas en nuestras butacas, miré a las dos amigas que roncaban a pierna suelta agradeciendo el fresquito que entraba por las rendijas de las persianas. Y sentí envidia porque nunca tendría una amiga así... ¿Por qué no tenía amigas? Quizás porque el genio de mi abuela las atemorizaba. O acababan hartas de la Cotilla que, continuamente, se metía con ellas... Pero ¡yo tenía una amiga! pequeña y fea, a la que había sacado de muchos apuros... Sentí añoranza y me levanté a buscarla. Luego, sentada de nuevo en la butaca, con Pascualita sobre mi rodilla, me sentí, más que amiga, madre y la acaricié una y otra vez, le compuse la birria de pelo-alga de su cabeza y seguí con el dedo el perfil de su boca... ¡que se abrió de repente y me mordió con toda la fuerza de sus mandíbulas -¡¡¡Serás....!!! - Sacudí con fuerza la mano y Pascualia salió disparada para caer, aturdida, en el escote de la Cotilla...- ¡Anda y que te den, monstruíto! ¡¡¡Que te salve tu abuela!!! - Y corrí a curarme el dedo hinchado que me dolía horrores.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook