Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 14
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Aparecen por el pasillo!

     Llevo unos días sin noticias de los abuelitos ¿Los habrán secuestrado los piratas? Espero que no pidan rescate porque no están los tiempos para regalar dinero y tendrían que quedarse con ellos.

    El Médico está mejor, ya lo han puesto en un pasillo de la clínica porque las habitaciones (¡las que están abiertas!) están llenas. He ido a verlo. Al principio no me querían dejar pasar pero viendo el trasiego de gente que había allí, han considerado que no me atrevería a protagonizar otro ataque sexual. Y así ha sido, aunque lo mío me ha costado ya que estaba rodeada de hombres con barba de dos días y pinta de desvalidos.

    Le he llevado un regalo que he comprado en la tienda del señor Li. Es una mona parlanchina, besucona y amorosa que le hará compañía mientras esté ingresado - Toma. Se llama Eva-Margalida. - El Médico no me quitaba ojo. Quise infundirle ánimo - ¡No muerde, hombre! Cógela (dije y se la tiré creyendo que la cogería al vuelo, pero no lo hizo y el muñeco se estrelló en su cara. - Al oír su grito, una enfermera vino hacia mí a paso de carga - ¡¡¡¿Otra vez, boba de Coria?!!! - Me quedé pasmada ¿cómo lo sabía? Luego pensé que, quizás ella también empleaba esa frase con frecuencia. - ¡Ooooooooooohhhhhhhhhh, que cosita taaaaaaaaaaaan duuuuuullce! - La mona me había salvado de ser expulsada nuevamente. - ¿Quisiste abusar de mí? (me preguntó el Médico a bocajarro) - ¿Yooooooooooooooooo? - Tengo un vago recuerdo... - Delirabas. - Pues me hacía ilusión. - ¿Cuándo algo te hace ilusión lo llenas de vómito apestoso? (me estaba enfadando) - ¡¿Vomité?! ¡Entonces es cierto que quisiste violarme! - ¡Calla o te doy dos guantazos! - Ay, sí, por favor. - ¡Que pesados sois los masoquistas!

    Todo el mundo giró la cabeza al oír los gritos que daba una pareja que venía corriendo pasillo adelante - ¡¡¡Hijo mío ¿Qué te han hecho?!!! - ¡Eran los abuelitos! Embargada por la sorpresa, me acerqué a besarlos y a preguntar qué me habían traído, pero la abuela me rechazó. - "¿Qué le has dado de comer a mi pobre hijo?" - ¿Hijo? - No te enfades con ella, mamá (¿mamá?) He disfrutado tanto con mi sufrimiento. - ¡Por Dios, esto parece una telenovela colombiana!

    - "Toma, cariño (dijo la abuela a su "hijo") bebe un poco de chinchón. Es mano de santo" - ¿Tú crees que será bueno? (pregunto, timidamente, mi abuelito. - "¿Crees que le daría algo malo a mi niño?" - ¿Quién os dijo que estábamos aquí? - "La Cotilla ¿quién va a ser?... Ah, sí. Y el señor Li... Y Conchi nos ha contado la que liásteis en El Funeral..." - Fue la Cotilla. - "Ya hablaremos tú y yo... Toma (me pasó el termo de los chinos) Llénalo de agua... ya sabes dónde" - ¿No querrás que vaya hasta el mar ahora? - "Pues sí, porque no hay para "ella" mejor agua que la del Mediterráneo" - y se dio media vuelta, ignorándome. Menos mal que el abuelito sí me besó.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook