Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 17
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    ¡Aeropuerto por 10.000 euros, oiga!

    ¡Aeropuerto por 10. 000 euros, oiga!

     

    Esta mañana ya no hacía tanto frío en casa y he pensado que la Cotilla había hecho algo al respecto. Pues sí, ha llenado la casa de velones encendidos y fotos de Luis Bárcenas. Más que un altar a lo bestia, parecía un auto de fe y que al tal Luis solo le faltaba el capirote y el sambenito y ser condenado a la hoguera. Me ha dado un repelús al pensarlo porque ¿y si el Torquemada de turno se equivoca de reo y me condena a mi? El frío me hace desvariar pero, en serio,  no quiero convertirme en barbacoa.

    He apagado todas las velas y he desayunado con el anorak puesto. A Pascualita la he metido en un cazo con agua de mar caliente y entre esto y un cola cao bien caliente, nos hemos comido unos croasanes horneados cuando Franco era cabo, que trajo un día la Cotilla.

    La abuela ha entrado en casa como un ciclón. - "¡Si Pascualita está contigo, escóndela. Rápido!" (gritó desde la entrada) - Como parecía urgente, la cogí de la cola, y la lancé, a través del comedor, al acuario... Lástima que fallé por muy poco y se dio un golpe en la cabeza que la dejó KO. No dije nada a la abuela para no tener que discutir y, con disimulo, empujé a la sirena bajo el aparador. - ¿Qué pasa? - "¡Viene el señor Li!" 

    Llamaron a la puerta. Era el señor Li. Y realmente le pasaba algo. Estaba excitado... ¿Venía en busca de sexo?... Francamente, con la tripa llena y el frío que hacía, no estaba yo para juergas erótico-festivas. - Verá, señor Li... si va a ser un aquí te pillo, aquí te mato, vale, porque a nadie le amarga un dulce pero lo de desnudarme estando a bajo cero, va a ser que no. - Todo esto lo dije tiritando y tal vez, no entendiera bien mis palabras porque me salió por peteneras mientras la abuela, que sí lo había entendido, puso los ojos en blanco y dijo una de sus frases favoritas - "¡Que cruz tengo contigo!"

    - ¿Qué decil Nieta? - "El frío le afecta al cerebro" - Yo dal noticia, Abuela. Yo tenel que subil plecios polque complal cosa buena, bonita y balata. - "¿Más caros? Entonces volveré a las tiendas de toda la vida" - ¡Nooooooo, Abuela! Tu complar a mi. Yo necesital dinelito. Tu y tu malido, licos. Yo poble comelciante chino. - ¡Que jodío!

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaa! ¿quién ha apagado las velas? ¡Encendédlas! Bárcenas ha recurrido la sentencia ¡Quiere que le admitan en su antiguo trabajo! Es admirable el tesón que tiene. ¡Hay que ayudarle! - Casi hicimos un trato, Cotilla y el aire acondicionado sigue aquí, helándonos. - Entonces la vecina reparó en el señor Li. - ¡Enhorabuena, amigo. ¡Quiero ser su socia! - "Tu no eres china" (razonó la abuela) - Puedo estirarme los ojos con celo. ¡Ha comprado el aeropuerto de Ciudad Real por 10.000 euros, el tío! - "Si llego a saber que venden algo tan barato le hubiese dicho a Andresito que lo comprara. Podríamos haber hecho una urbanización"

    - Chino sel comelciante. Españoles pedil 40 millones de eulos pero no valel tanto. Pocos aviones allí. Yo hacel ofelta lazonable para mi y como nadie oflecel otla, ¡aelopuelto sel mio! jijijijijijijiji Ahola, muchos chinos en Ciudad Leal que il y venil de China a España y de España a China jijijijijijijijiji ¡Yo contento! Tu (me dijo) tlael gambas goldas pala celeblar buena jugada china jijijijijijijijiji - Gambas no tengo. - ¡¡¡Sí, tenel. Milal, milar, col.lel pol suelo!!! (Pascualita se había repuesto y reptaba hacia mi para vengarse)

    No tuve más remedio que dejar al señor Li fuera de combate con ayuda de un jarrón que le regalaron a la abuela cuando se casó en primeras núpcias. Al volver en sí, ya llevaba en el cuerpo unas cuantas copas de chinchón que tragó sin enterarse. Y estaba contento - ¡¡¡Don Quijote ahola sel chino... ¡hip!... y la Mancha sel ... ¡hip!... La Mancha de la China!!! - "Dale más chinchón ¡A ver si se calla!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook