Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 17
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Acusica.

     Después del atracón de gambas que se dio ayer el señor Li (es una máquina comiéndolas y ni a la Cotilla le daba tiempo de cogerlas) tendré que hacer horas extras o pedir un aumento de sueldo. ¡La abuela se gastó el dinero del mes! Dichosa Pascualita ¿por qué será tan curiosa?

    Le he dicho a la Cotilla que, ni se le ocurra volver por casa con el canario. Pero como ha puesto cara de oír llover, me he chivado a vecino del 1º, que para eso es el dueño del pájaro¡¡¡Avemariapurísimaaaaaaaaa!!! Le he dado veinte veces gracias a Dios por no darme una nieta, que seguramente sería más persona que la tuya. ¡Una Judas, eso es lo que es la melindres ésta! - "¿Qué ha pasadoooo ahoraaaaaaaa?" - ¡Tú ríete lo que quieras pero has criado una alimaña, un alacrán que te clava el aguijón cuando menos te lo esperas. Es una traidora! - La abuela se ha puesto seria y me ha preguntado - "¿Qué le has echo a ésta?" - Nada. Habrá bebido chinchón. - ¿¡Yo. Cuándo he bebido chinchón yo!? - ¿Lo ves, abuela? ¿Ha bebido o no? - ¡Huele mi aliento! - Ni corta ni perezosa, le ha echado el aliento a su amiga. La abuela ha retrocedido como si le hubiese escupido una serpiente - "¡¡¡La boca te huele a muerto!!! ¿Desde cuando no te lavas los dientes?" - Desde... estoooo... desde que me jubilé... Si no llego a fin de mes, cómo voy a comprar pasta para los cuatro dientes que me quedan... Lo importante es que tu nieta ¡me ha delatado! Y me han quitado al canario Bárcenas.

    De repente me he sentido como una asesina a la que acaban de capturar. - ¿Por qué me miráis así? - "¿Eres una acusica?" - El pobre vecino buscaba al canario y me ha dado pena... - ¡Mentirosa! Si a ese hombre no lo saludas. - ¡Vale! He pagado gambas a precio de oro por culpa de la Cotilla y tenía que vengarme. - "Visto así..." - ¿Que hice yo? Ganarme 10 euros, honradamente y encima apenas me comí dos gambas porque, anda que no traga el chino. Iba a destajo. - "Eso es verdad" - ¿Le dije a tu abuela que las comprara? - "No, no me lo dijo..." - ¿Por qué trajo el canario a mi casa? - "Eso... ¿por qué lo trajiste?" - ¿Tú de qué lado estás? - "Todavía no lo sé" - ¿Por qué le vendió la gamba gorda al señor Li? - ¡A ti que te importa, boba de Coria! - "Eso es verdad" - ¡Sí que me importa porque es el alma del abuelito! - "Eso también es verdad... aunque ya no me acordaba" - ¡Jopé! Y mira que me lo has dicho veces.

    A la Cotilla le dio un soponcio pensando en la posible venganza del alma cabreada. Ni el chinchón parecía calmarla hasta que llamaron a la puerta y apareció el señor Li cargado con bolsas llenas de comida china en agradecimiento a la comida de ayer. - ¡Venga, niña, pon la mesa antes de que el chino se arrepienta y vuelva para quedarse a comer con nosotras!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook