Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 23
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    horóscopo

    750 euros.

     En el buzón había una carta del cura con el que se confesó la Cotilla. Nos pedía que pasáramos por su parroquia para hablar sobre un asunto. - "¿Conocemos a éste señor?" - No. - "Entonces no tenemos nada de qué hablar con él. Y aquí paz y después, gloria." - Así solucionó el asunto la abuela. Y nos olvidamos de él.

    De paseo a la tienda del señor Li nos encontramos, de frente, con el Municipal. Al vernos se le cambió la cara pero no tuvo escapatoria. - "¡Hola! Cuanto tiempo sin vernos. ¿Cuándo nos harás una visita, Bedulio?" - Pues... esteeeee... Ahora no puedo... ejem... tengo muuuuucho trabajo jejejeje - "Que mal disimulas. Tienes que quitarte el miedo y solo lo conseguirás con una terapia de choque." - No, gracias. Mis nervios son como las cuerdas de un violín muy tensadas, si aprieto un poco más se romperán y acabaré en el manicomio. - "Es que tienes un trabajo muy estresante, Bedulio" - Prefiero que me diga agente. - "¡Claro, tiene mucho más empaque ¡Agente BEDULIO!"

    El pobre estaba abochornado oyendo a los vecinos reírse a cuenta de su nombre, y en cuanto pudo, dio media vuelta y salió huyendo - ¡Pásate por casa a tomar un chinchón, picarón, que se que te gusta empinar el codo, B-E-D-U-L-I-O! -

    Llegamos a casa discutiendo. - "¿Por qué tienes que machacarlo con ese nombre? - "A mí no me mires. Díselo a sus padres" - Ya, pero tendrías que evitar avergonzarlo delante del vecindario.- "¡A mí que me registren!" - ¡A tí, a tí!... aaaaahhhhhg  ¡¡¡Que susto!!! - La Cotilla estaba sentada en una de las butacas de la salita, con la tele puesta y una copa de chinchón en la mano. - He llamado pero como nadie me ha respondido me he dicho, ya que les traigo la comida, bien me merezco un descanso y un lingotazo... o dos. - He echo un amago de abrir la boca pero me ha mandado callar - Antes de que nos des la murga te diré que es comida de hotel de 5 estrellas, por lo menos. - Cogí uno de los paquetes y le señalé la marca del supermercado. - Es comida común y corriente y caducada. -¡Alto ahí! Es comida de 750 euros. ¿Cuándo has comido algo tan caro, niñata? - ¿750 euros...? - Esa es la multa que los ricos nos ponen a los pobres que pillen hurgando en los contenedores! - Cuando la abuela sirvió la comida, dijo: "¡Manjar de dioses, señoras! ¡A rebañar los platos!"- La Cotilla sonrió - Te has puesto de tiros largos... ¿aún tiene ese broche tan feo? Que mal gusto, hija. - Allí estaba Pascualita, tiesa como un palo y sin quitarle ojo a la comida que, a cachitos y con disimulo, le fue dando la abuela.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook