Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    12 de octubre

       

     
    A la abuela se le caían unos lagrimones como garbanzos. Estaba mirando a Pascualita, embelesada, conmovida. La observe con disimulo durante un rato pero no me pareció que se encontrara mal.Sin embargo, la sirena, subida al borde de la pecera, mostraba un color de piel lastimoso -A ver si es ella la que está mala - pensé. Como allí no pasaba nada y nadie me prestaba atención, me fui a trabajar.
    Al volver a mediodía, la comida no estaba hecha y la abuela seguía tal como la había dejado - ¿le habrá dado un aire? - A su lado había un montón de pañuelos de papel arrugados - pues sí que ha llorado - y unos suspiros emocionados salían de su pecho. La piel de Pascualita había pasado de ser blanca a verde. Finalmente, llenándome de valor, me atreví a romper aquel extraño silencio que, por lo visto, había durdo toda la mañana. - Abuela ¿vas a contarme lo que pasa? A mi también me parece que Pascualita se está muriendo, tiene un color que... - "¿Es que nunca puedes decir algo coherente? No se está muriendo, tonta, sino dando vida..." - Ya, ya se que es buena para tu asma pero ese color... - "¿Qué color quieres que tenga? Pues el normal en estos casos. Y no te estoy hablando de mi asma sino de su ¡EMBARAZO!"
    Quedé pasmada. ¿De que estaba hablando aquella mujer? Miré en derredor buscando la botella de chinchón a la que, seguro, le había dado un buen tiento. - "Mírala -siguió diciendo - que guapa está" (¿guapa? ¡glup!) - Abuela ¿te encuentras bien? Ves a la óptica porque creo que necesitas una graducación más alta en las gafas - "¿Me estás llamando cegata?" -  ¿Pero es que no ves que Pascualita está enferma?  y de guapa, nada - "Es que tiene los vómitos propios de las embarazadas  pero me hace tanta ilusión ser abuela..." - ¡Pero si ya lo eres! Tu nieta soy yo - "Ya lo se pero no es lo mismo, este nuevo nieto, o nietos, serán muy especiales" - ¡Y tanto! - "¿No me digas que no te ilusiona ser tía?" - Si tuviese hermanos, claro que sí pero soy hija única de hijos únicos, así que ya me dirás que sobrino voy a tener - "¡Los hijos de Pascualita, boba!" - Pero, abuela ¿cómo va a estar embarazada si se comió al pez que le traje? - "Piensa, alma de cántaro, piensa... ¿Qué, no caes?... ¡Ya estaba embarazada cuando apareció en la lata de sardinas!" - ¿Estás segura? - "¿Pero si solo hay que verla? Se ha pasado la mañana vomitando. Ya no se las veces que le he cambiado el agua... por ciento, luego coges la garrafa y te vas a la playa a por más"
    Pascualita se dejó caer hasta el fondo de la pecera y se acostó sobre la arena. - Abuela, cada vez la veo peor y lo que no veo es la barriga. La tiene como siempre, plana. - "Porque es medio pez" - ¿Y? - "Pues que pondrá huevos" - ¿Y? - "¿Cómo que Y? Pues que si no hay crío, no engorda" - ¿Y dónde lleva los huevos? Se le tienen que notar ¿no crees? - "A tí lo que te pasa es que te crees muy lista porque estás enganchada a los programas de animales de la 2 y ya lo sabes todo. Mira, si no quieres ser tía, no lo sea pero deja de dar la lata" -
    Estuvimos en silencio observando al pobre bicho hasta que, finalmente, se me encendió la bombilla. - Abuela ¿qué ha comido Pascualita? - "El pienso de todos los días ¿por qué?" - Y tú ¿qué has desayunado? - "Ay, hija. Me he levantado con un hambre canina y me he frito dos huevos con chistorra que me han sentado divinamente" - ¿Y ella también ha comido de eso? - "Ya sabes que le encanta probar lo que como. Le he dado unos cuantos trocitos de pan, unos mojados en huevo y otros en el aceite de la chistorra. No ha dejado nada. Da gusto verla comer, le gusta todo, no como tú que eres una melindres y no sales de las verduritas y los desnatados. A ella le gustan las cosas que se agarran al riñón" -¿ Al riñon...? ¡Estás loca! Pascualita tiene ¡un empacho de caballo! ¡Un día de estos te la vas a cargar!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook