Blog 
Las siete esquinas
RSS - Blog de Eduardo Jordà

El autor

Blog Las siete esquinas - Eduardo Jordà

Eduardo Jordà


Archivo

  • 03
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Un hámster en una rueda

    A veces pienso que las noticias en Mallorca se podrían escribir con diez semanas de adelanto. Qué digo diez semanas, con diez años de adelanto. O mejor aún, con treinta años de adelanto. Y nada cambiaría. Nada. Bueno, sí, cambiarían los nombres, o quizá no tanto –porque hay nombres que se perpetúan a medida que van pasando de padres a hijos–, pero no cambiaría nada más. Los hechos, desde luego, seguirían siendo los mismos. Y es fácil saber por qué. La historia reciente de Mallorca es una especie de rueda en la que un hámster enjaulado va dando vueltas sin parar, siempre condenado a tener que volver al mismo sitio. Y ahí seguimos.
    Si repaso los titulares recientes de prensa, ya no sé si estoy en 1977, en 1987 o en 2007. Y estoy seguro de que las cosas seguirán igual en 2017 y 2037, si todavía sigue existiendo esta isla y sigue habiendo vida inteligente en este planeta, hipótesis que cada vez me parece más improbable. Y hasta me pregunto si todavía existe la vida inteligente en este momento, justo ahora, el 3 de abril de 2012, martes santo según el calendario de la Pasión cristiana. ¿La hay? ¿Hay pruebas de ello? ¿O se ha convertido Mallorca en un manicomio como aquella casa de lunáticos en la que el marqués de Sade representaba sus obras de teatro con sus compañeros de encierro? Sería bueno que alguien nos diera una respuesta.

    Lo único cierto es que seguimos dando vueltas en la misma rueda. Repasemos los hechos. La polémica lingüística, los “enllaçats”, los comentarios en los blogs con los viejos y sobados argumentos a favor o en contra del catalán, la enésima amenaza de urbanización en es Trenc –bueno, en concreto en sa Ràpita–, donde se ha autorizado la construcción de un hotel de 1.200 plazas, con su correspondiente campo de golf y club social y todo lo que haga falta. Y luego, otra amenaza de urbanización en Canyamel, con la autorización para construir un hotel de 289 plazas y su correspondiente campo de golf y bla bla bla.
    Qué aburrimiento. Como alternativa al concepto del más allá del cristianismo, Nietzsche ideó el “eterno retorno de lo idéntico”, un concepto que ni él mismo sabía si podía ser un sueño o un deseo o una pesadilla, y que consistía en condenarnos a todos los humanos, después de la muerte, a la repetición exacta de todos los sucesos de nuestra vida, desde el primero hasta el último y desde el más agradable hasta el más atroz. La idea de Nietzsche era que si vivíamos con la amenaza de esa condena, todos procuraríamos vivir nuestra vida de un modo que no nos horrorizase si tuviéramos que repetirla miles de veces. Nietzsche tuvo la iluminación del “eterno retorno” en una casa de Sils Maria, en los Alpes suizos. Y ahora me pregunto si no estaremos viviendo ya en ese “eterno retorno” que Nietzsche imaginó como alternativa al más allá del cristianismo. Y por eso seguimos girando en esa rueda eterna en la que todo se va repitiendo una y otra vez, una y otra vez, sin principio ni fin.

    Sólo así se explica que nada haya cambiado y que nadie haya aprendido nada. ¿Es que nadie se ha enterado de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria? ¿Es que nadie se ha dado cuenta de que ya no podemos repetir el mismo modelo de crecimiento económico? Y en el otro lado, en el de los “enllaçats”, ¿es que nadie se ha dado cuenta de que lo verdaderamente preocupante no es el idioma, sino los resultados académicos? Y esos resultados, se mire como se mire, son terroríficos. En el informe PISA del 2010, los escolares de Balears estaban por debajo de la media española en lectura, matemáticas y ciencias. Pero que nadie se crea que en Cataluña, con el modelo de la inmersión lingüística, las cosas estén mucho mejor. Según los resultados de una prueba realizada a 59.000 estudiantes, los alumnos de 4º de ESO suspenden en matemáticas y en expresión escrita. Y suspenden tanto en catalán como en castellano. Bingo. O sea, que por mucho que nos enlacemos o nos desenlacemos, y por mucho que nos manifestemos o nos quedemos en casa, los resultados académicos son para echarse a temblar: suspenso en las dos lenguas. ¿Y quién protesta contra eso? Pero no se preocupen, porque nadie protestará contra estos resultados. Y todas las polémicas seguirán centradas en la lengua, como hace diez años y como hace veinte años. Y el hámster seguirá girando en su rueda. Y todos tan contentos.
    Y ahí es donde aparece uno de los peores errores del PP en estos primeros cien días del gobierno de Rajoy. ¿Por qué parecen tan contentos los ministros cuando anuncian recortes y sacrificios que suponen un calvario para los ciudadanos? ¿Y por qué ni siquiera explican cuál es la causa inevitable de esos recortes? Porque hay momentos en que parece que nos aplican esos recortes por puro sadismo o por puro capricho. ¿No sería mejor explicar la situación con cifras? ¿Y no debería decir alguien que no hay alternativa: o se aplican los recortes o no hay crédito para pagar las nóminas dentro de tres meses? ¿No sería conveniente un mínimo de sensibilidad? Pregunto, sólo pregunto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook