Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Mallorca

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 08
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Perpleja, sola y herida

    El debate de ayer lo perdió la sociedad.

    Y lo ganó twitter.

    Mientras los palmeros, adláteres, tuiteros con nombre propio, jóvenes promesas de la soflama y sesgados analistas aplauden y rinden loas de pompa y boato a sus respectivos candidatos debatientes, a esos púgiles de la estulticia, la sociedad mira a su alrededor, perpleja, sola y herida.

    Las ausencias sonrojantes e indecorosas en el debate de ayer muestran el pecado de omisión de los que se proclaman líderes.

    Pecado de omisión que no incluyó en el debate ni un leve fraseo sobre cultura, ni una referencia sutil a la violencia de género, ni siquiera un breve  aparte sobre medioambiente, ni despistada mención al agitado 15M.

    Y menos aún a la corrupción. Cuando tantas arcas municipales y autonómicas se han visto sangradas por las prevaricaciones y nepotismos de algunos políticos descarriados y que tantas horas de contrapolítica han gastado en los medios de comunicación. Ni una palabra. Ni Camps. Ni Campeón Blanco. Nada.

    Un baile de puntillas sobre el proceso de paz en Euskadi para mostrar la unidad descolorida de siempre. Una referencia lejana a los desahucios por impago de hipotecas. Una alusión a una posible reforma de la ley electoral con el impreciso sistema del desbloqueo  de listas.

    Los líderes dibujaron un desvaído futuro, un mañana de escaso aliciente. Caminaron paralelos a la ciudadanía sin interactuar con ella, alejándose de sus vecinos y vecinas como un punto de fuga.  Después del  cara a cara, la política y sus primeros espadas parecen  aún más abstraídos, más lejanos, más fríos y menos pudorosos.

    Mientras, en los salones de su casa, la sociedad, perpleja, sola y herida, se protege de los aclamados líderes con cinismo e ironía, mira a su alrededor después de tan magno cara a cara y cita al sabio: “Todo como ayer”. 

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook