Blog 
Las cuentas de la vida
RSS - Blog de Daniel Cap贸

El autor

Blog Las cuentas de la vida - Daniel Cap贸

Daniel Cap贸


Archivo

  • 01
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los cuentos de hadas

    Este fin de semana, el municipio de Esporles celebra el I Festival Internacional del Conte. Adherirse a la vitalidad de la literatura infantil no me parece una mala opci贸n de vida

    Hace poco le铆 que el escritor Gilbert Keith Chesterton se convirti贸 al catolicismo cuando comprob贸 que la Iglesia constituye la 煤ltima ciudadela del optimismo. Yo no s茅 si me atrever铆a a afirmar algo semejante 鈥 prefiero hablar de la esperanza -, pero s铆 pienso que adherirse al optimismo no es una mala f贸rmula de vida. Chesterton era un hombre glot贸n, desmesurado y feliz, adem谩s de un autor prol铆fico dotado de un humor vitri贸lico y absurdo. Su raro sentido com煤n debe mucho a la excentricidad del genio ingl茅s con su consabida flema. Como es natural prefer铆a un solomillo a una hamburguesa, el vino a la gaseosa, adoraba el queso Stilton sobre una base de mantequilla y sospecho que detestaba el exceso de nata en las salsas. En su 茅poca 鈥 tan cargada de moralina como la nuestra 鈥 le acusaron r谩pidamente de reaccionario, cuando en realidad sus opiniones desconcertaban por haber mantenido intacta la capacidad de asombro ante lo que sucede en el mundo. Cre铆a, por ejemplo, en los cuentos de hadas y desconfiaba de los que no compart铆an su entusiasmo, tild谩ndolos de 鈥渋dealistas de cuello largo鈥. Para Chesterton, la esencia de estas historias se sustancia en la sensatez frente a los exorcismos de la sinraz贸n. 鈥淓n los cuentos de hadas el universo se vuelve loco 鈥 escribe en un ensayo titulado La abuela del drag贸n -, pero el h茅roe no. En cualquier relato de los hermanos Grimm se da por sentado que el joven que est谩 a punto de emprender su viaje poseer谩 todas las verdades sustanciales: ser谩 valeroso, tendr谩 fe, ser谩 razonable, respetar谩 a sus padres, mantendr谩 su palabra, perdonar谩 a los humildes y combatir谩 a los soberbios, etc. Despu茅s, partiendo de ese centro de sensatez, el escritor se entretiene imaginando lo que ocurrir铆a si el mundo entero enloqueciera en derredor suyo, si el sol se volviera verde y la luna azul...鈥 Por supuesto, cualquier ni帽o intuye que esto es cierto - que el mal y la crueldad existen -, por lo que un adulto jam谩s deber铆a dejar de agradecer a sus padres el regalo de esa primera iniciaci贸n en la sabidur铆a de la vida y en la necesidad de defenderla. Lo cual, a su vez, tambi茅n es una virtud. Porque, 驴no tienen ustedes la sensaci贸n de que Angela Merkel, Fran莽ois Hollande y los dem谩s bur贸cratas de Bruselas han olvidado los cuentos de hadas? 驴Y qu茅 decir de todos aquellos que nos gobiernan, ya sean monclovitas, diputados, presidentes auton贸micos, sus consejeros o los concejales rasos? 驴Acaso ellos creen? 驴Y la oposici贸n? 驴Y los altos ejecutivos de la banca? 驴Y los que organizan un escrache en la puerta de tu casa? Y los hombres de negro que aletean por encima de la econom铆a de los pa铆ses sin que nunca lleguemos a saber qui茅nes son, 驴en qu茅 creen cuando dictan sentencia? 驴En los cuentos de hadas o en otras cosas menos inocentes?

    Por suerte, como hemos podido comprobar estos d铆as 鈥 pero no s贸lo estos d铆as -, la pasi贸n literaria goza de una salud estupenda, que contrasta con la par谩lisis y el desconcierto general del pa铆s. Para muestra un bot贸n: acudan los pr贸ximos 4 y 5 de mayo al municipio de Esporles, donde se celebra el 鈥淚 Festival Internacional del Conte鈥, el Contesporles, donde la gastronom铆a, la m煤sica, el excursionismo, la danza y el teatro se fusionar谩n en torno al cuento, como antesala de un plan que aspira a convertir la lectura en uno de los ejes sociales y educativos de la localidad. Apuestas de este tipo vale m谩s que mil monsergas ideol贸gicas, sean del signo que sean. Ya nos pueden endilgar la patra帽a que quieran, por ejemplo, que con un poquito de suerte y una nueva Ley de Costas pronto regresar谩 la burbuja o que, si se suben los impuestos, en realidad no lo hacen o鈥 隆qu茅 s茅 yo! Pero s铆 estoy seguro de que si a un ni帽o le ense帽an a amar los cuentos de hadas, cuando sea adulto sabr谩 que ha de ser valeroso y razonable y noble y mantener la palabra dada y escuchar a los humildes y combatir a los soberbios.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook