Blog 
LA RE-EVOLUCION DE LA CONSCIENCIA
RSS - Blog de Alfonso Oliver Miró

El autor

Blog LA RE-EVOLUCION DE LA CONSCIENCIA - Alfonso Oliver Miró

Alfonso Oliver Miró

Mallorquín autodidacta y creativo (emprendedor, actor, pintor, escritor y músico compositor). ...

Sobre este blog de Sociedad

RE-EVOLUCIONANDO CONSCIENCIAS MUSICOTERAPIA TEL. 657 175 448 MUSICA EN 441HZ PARA ABRIR TU CENTRO CORAZON https://www.reverbnation.com/olimiro


Archivo

  • 22
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Mallorca religión Espiritualidad Crecimiento Personal Milagros

    MAESTROS DE LUZ PARA UN CURSO DE MILAGROS. Reflexión CAPÍTULO I

    REFLEXIONES SOBRE EL CAPÍTULO I DE UN CURSO DE MILAGROS (UCDM)

     

    El primer capítulo se titula ”El significado de los Milagros” y va desde la página 23 a la página 33.

    Enlace del libro:

    https://descargauncursodemilagros.jimdo.com

     

    El primer capítulo nos habla sobre el significado de los milagros y lo divide en siete apartados. 

     

    En el primer apartado podemos leer cuarenta y cuatro definiciones sobre los principios de los milagros. 

     

     Queda claro desde el principio que los milagros son expresiones de puro amor. Si extrapolamos lo que entendemos por la figura de Dios, a que Dios es una energía por la que fluye el puro amor, en todas las religiones monoteístas del planeta Dios es lo mismo para todos. Dios es amor. Así pues el milagro es una expresión de Dios, una expresión de amor. Para los ateos también sirve este concepto porque aunque no crean en Dios, si que aceptan que en cada uno de nosotros emana esta energía de amor.

     

     Es importante destacar que el amor no debe ser intencionado esperando un reconocimiento por el mismo, sino que ha de ser puro, desinteresado, sin esperar nada a cambio. El amor es intrínseco en cada uno de nosotros. Si este amor no se produce es, como dice el libro, de que algo anda mal.

     

     Como bien dice, el amor es un intercambio, cuanta más puro es, más intenso es. Por eso hay ciertas personas que emanan mucho amor y lo comparten con las personas que lo necesitan. Mediante esta acción tanto quienes dan como quienes reciben aumentan su energía de amor. 

     

     Hemos de entender que el concepto de oración es realmente la proyección de una intención. De manera que cuando nuestra mente proyecta ayudada por nuestros pensamientos, crea una intención muy poderosa consiguiendo así el objetivo deseado. 

     

    La oración por tanto, ayuda sobre todo a las personas que tienen demasiados pensamientos ya que les es muy difícil concentrar la mente en una sola intención. La oración continuada ayuda a enfocar esa proyección. 

     

    El amor es una verdad de nuestra naturaleza que sana a quien lo practica. Por el contrario su mala aplicación enferma y puede ser destructivo, ya que da lugar al odio, envidia, celos, etc...

     

    Cuando se está en estado de puro amor, todas las mentes son iguales. Se vive en el ahora y el pasado y futuro pierden su función. Este estado de felicidad en el ahora es lo más parecido a lo que podríamos llamar vivir el cielo en la tierra, para los religiosos, estar en la mente de Dios.

     

      Para conseguir un estado puro de amor hemos de aprender a perdonar de verdad, desde el corazón, creer y tener fe en el amor. Hay que perder todo el miedo que nos aleja del amor puro. 

     

     Cuando se vive en el amor y se es amor, la persona vive íntegramente en su espíritu y ese espíritu está en armonía con toda la vida, con toda existencia, con toda la naturaleza y universo.

     

     Hay un ejemplo muy claro acerca del amor que lo podemos ver a diario reflejado en muchas personas y todos lo hemos experimentado en alguna ocasión. El ejemplo es cuando estamos completamente enamorados. Vivimos intensamente en el ahora. Todos nuestros pensamientos y proyecciones están enfocadas en el amor puro. Lo refleja nuestra cara. Tenemos mucha más luz interior, una inmensa sonrisa y un estado de felicidad y plenitud que todo el mundo reconoce al vernos pasar. Por el contrario cuando se rompe ese amor y se pierde, nuestra luz se oscurece y nuestro rostro informa a todos de que algo anda mal.

     

    Se entiende por Espíritu Santo y que todos somos hermanos al estado de vivir en el puro amor. Cuando vivimos en el amor, estamos viviendo en el ahora y en el ahora todos tenemos la misma mente. Sin un pasado que nos identifique o describa, ni un futuro proyectado por nuestro pasado, todos somos iguales, todos somos hermanos. Lo único que nos diferencia es nuestro pasado, donde hemos estudiado, trabajado, experimentado, etc... Cada uno de nosotros tiene su propio pasado y muchas veces ese pasado está moldeado al interés personal, eso lo hace irreal y falso. En el ahora el tiempo no existe. 

     

    El apartado dos nos habla de revelación, tiempo y milagros. 

     

    Es cierto que cuando se alcanza un estado de puro amor la persona siente en su mente lo que se denomina " la revelación" ya que toda duda y miedo desaparecen. Podríamos decir que todos los pensamientos que invaden mi mente se desvanecen. Esto proporciona una mente más lucida, clara y relajada. También una unicidad con el todo. En el estado de amor todos somos iguales, todos somos uno. El sentirnos diferentes o desiguales sólo acentúa una separación entre nosotros contraria a lo que se entiende por amor. 

     

    Si entendemos que el amor es como un rio y nosotros somos el agua, entenderemos mejor el concepto. Si nos salimos del río podemos acabar secos, si fluimos en el somos parte del rio. Si el origen del río es la fuente, o Dios para los religiosos, estamos unidos a la fuente, somos parte inseparable de ella.

     Cuando se hace referencia al tiempo, es cierto que en un estado de completo amor perdemos la noción del tiempo. Cuando realizamos alguna acción poniendo mucho amor, el tiempo nos pasa volando. De lo contrario si lo que hacemos no nos gusta, el tiempo se hace eterno. 

     

    En el tercer apartado podemos observar que quien nos escribe está canalizando la figura del Espíritu Santo, para quien no cree en Dios esto no ha de suponer ningún problema ya que la finalidad del mensaje es entender quien es realmente. Nos habla de la Expiación y los milagros.

     

    Cuando nos habla de Expiación entendemos que quedamos liberados de nuestras culpas (pecados para los religiosos) por una tercera persona. Pero para quedar liberados hemos de corregir todos nuestro errores cometidos en nuestro pasado, los cuales no nos dejan sentir un estado de amor puro. Para corregir esos errores, primero hemos de reconocerlos en nuestro interior, sacarlos de la oscuridad y arrojar luz sobre ellos mediante la aceptación y el perdón. Para ello necesitamos poner intención a esta acción y sentir ese perdón con amor en nuestro interior.

     

    Es muy importante entender y aceptar que somos por naturaleza seres de amor, lo podemos ver en todos los niños. Ellos son puro amor. Hemos de reconocer que somos todo corazón. Para eso todas nuestras acciones tienen que tener como base el amor. Me despierto con amor y me voy a acostar con el mismo amor. Todo lo que hago durante el día está envuelto en puro amor. Todo trato con todas las personas han de ser con amor ya que obtengo en mi vida lo que yo creo con las vibraciones de mi ser. Al ser nuestras mentes en el ahora la misma mente, cuando vivimos por y para el bien, estamos extendiendo esa energía a todas las mentes de las personas que están en nuestro entorno. Esta actitud positiva hace que tu energía de amor crezca más y más con la posibilidad de que tus deseos se realicen.

     

    El cuarto apartado nos habla de cómo escapar de la oscuridad. Es importante reconocer nuestro lado oscuro aunque nos aterre ya que en realidad nada está oculto, sólo en tu interior. En la verdad de la vida el amor pone todo en armonía y desvanece todo lo que no es verdad. De lo contrario, la falta de amor nos desvía del flujo natural de la vida creando un vacío en nuestro interior. Cuando tomamos consciencia y ponemos amor a los errores del pasado, éstos se corrigen. El perdón hacia nosotros mismos y hacia los demás nos libera del miedo.

     

    Es importante entender lo que significa ”la ley de la idea”. A lo que se da fe o se cree que es cierto, se demuestra y se refuerza en el interior.

     

    En el quinto apartado leemos sobre la plenitud y espíritu. Podemos observar que nos dice bien claro que cuando se alcanza un estado de puro amor, el cuerpo y el milagro, que son medios de comunicación, dejan de tener sentido. Ya que en un estado de amor puro en el ahora es eterno. La muerte no se produce para nuestro ser. Somos eternos. Si reconocemos que somos puro amor, para los religiosos que somos parte de Dios, todos somos iguales, somos lo mismo. De lo contrario cuanto menos reconozcamos esta verdad más distorsión y separación entre nosotros creamos. Deja claro que en un estado de puro amor todo es abundancia espiritual, abundancia en energía, plenitud.

     

    Cuando nos habla de elección de la mente nos dice que cada uno es libre de elegir a quien quiere servir, libre albedrío. Hacia el bien, mediante acciones de amor o hacia el mal, mediante acciones de no amor. Es importante observar que habla de dos amos. Uno se refiere a Dios o a la energía del amor y el otro se refiere al diablo o energía del mal. Cierto es que todos hemos tenido pesadillas alguna vez y hemos podido observar la energía del mal mediante alguna figura representativa. Si existen en las energías del mal demonios por consiguiente en las energías del amor existen ángeles. También es interesante leer que cuando nuestra mente ha elegido obrar en la energía del puro amor la mente expresa todo su potencial creativo. Se pone como ejemplo la figura de Jesucristo. Si no vibramos con esta energía, estamos expuestos a ser prisioneros de los tiranos.

     

    El sexto apartado habla sobre la ilusión de las necesidades. La separación de la energía de puro amor nos hace sentir carentes de algo, incompletos en si mismo. Cuando radiamos en el puro amor no necesitamos nada. Nos sentimos plenos, todos lo hemos experimentado cuando hemos estado verdaderamente enamorados. El error de sentir carencias se debe a que no tenemos fe en el puro amor, nos hemos desconectado de él. Cuando se hace referencia a la creencia de que existe el espacio/tiempo es porque en el aquí y ahora el espacio/tiempo no existe. Nuestro miedo viene creado por el espacio/tiempo, son experiencias del pasado, si el espacio/tiempo no existe, el miedo tampoco es real. Es una creación de la mente. Si crees en el puro amor, el miedo desaparece.

     

    La séptima parte y última de este capítulo nos habla acerca de las distorsiones de los impulsos milagrosos. Se crea distorsión y no se realizan las acciones de puro amor, o milagros, básicamente cuando se tiene una mente insegura, controlada por el ego y alejada del aquí y ahora. Una mente que busca en el exterior lo que posee en su interior. Esa búsqueda exterior como bien dice son necesidades falsas que sólo son reales para uno mismo.

     

    Es importante observar la frase de que este es un curso de entrenamiento mental, sobre todo para entender que sólo la verdad reside en el ahora y todo lo demás es una ilusión falsa de la vida. La puesta de atención para el entendimiento de la obra, ya es una práctica del aquí y ahora, lo que los japoneses llaman meditación Zen. La meditación basada en la atenta atención de la acción.

     

    Para acabar tendremos en cuenta la observación que hace a la reverencia. Es importante entender que todos somos iguales y que idolatrar a alguien o sentirse inferior, superior o especial es una actitud no amorosa que te separa de cualquier otro ser humano, inclusive el Espíritu Santo. Ante los ojos de Dios o ante la fuente del puro amor todos somos lo mismo. No somos diferentes en nada porque todos poseemos los mismos dones.

     

     

    Los interesados en la práctica del ahora pueden empezar las 7 primeras lecciones que las encontrarán entre las páginas 614 y 622 respectivamente.

     

    Los interesados en la práctica del ahora pueden seguir con las 7 siguientes lecciones que las encontrarán entre las páginas 624 y 633 respectivamente.

     

    Agradecería vuestra colaboración mediante comentarios expresando cualquier duda o sugerencia que consideréis oportuna que será contestada lo más breve posible. Al igual podéis mandarme un mensaje al correo que indica la página del blog.

    El próximo capítulo el número dos habla sobre la separación y la expiación. Están entre las páginas 35 y 50 del libro.

    Un abrazo a todos y ánimo, todos somos puro amor.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook