Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 25
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La caverna insularista

    Al león es mejor dejarlo aburrido, envuelto en una nube de moscas, y no darle pie a que vuelva a tomar el mando de la manada para montar el capítulo tropecientos del pleito insular. La caverna insularista, de pronto, se queda ahí, con la estrategia de la rebelión a medias, y expuesta a la vergüenza de abrir un contencioso de una cuestión transparente: mejorar el acceso de los ciudadanos a los trámites universitarios a través de internet. Este camino hacia la modernización, al ahorro, a la desburocratización, poco o nada tiene que ver con la alquimia cerebral de los que han  situado la cuestión, de inmediato, en el contexto del despojo a Tenerife, a la Universidad de La Laguna. Por desgracia, este último acto de alimentación al encono entre Islas demuestra que las cosas no han cambiado tanto desde el primitivismo  de la pelea por el cable telegráfico, el primer instituto y la Universidad, por supuesto. Perdón, sí ha cambiado la mayoría social, que ve a estos instigadores como pura chatarra decimonónica, indignos de ocupar un cargo político y ausentes en la necesidad de mejorar los servicios públicos a la ciudadanía. El Campus de Excelencia creado por las dos universidades canarias, destartalado ahora por los recortes, funcionó por algo muy simple: había millones de euros que repartir. El rector Domenech da de comer a sus amos, y de paso se sitúa en el escalofriante segmento político chicharrerista con fuerza, todavía, para retar a un Gobierno legítimo, ponerlo contra la pared y obligarle a dar marcha atrás. En todo caso, no vale la pena una guerra, que se los coman las moscas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook