Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 03
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    The next day, de David Bowie, canción a canción

    The next day, de David Bowie, canción a canción

    Bowie, con Tilda Swinton y los personajes de The stars (are out tonight)

     

    Acaba de caer en mis manos, por fin, The next day, el esperado trigésimo álbum de David Bowie, el primero que el Duque graba en diez años, una obra maestra, al margen de la calidad musical, de la mercadotecnia y el efectismo exitosos con que el artista de Brixton viene jugando desde sus primeros años con los Kon-Rads. En mitad del absurdo debate sobre su desaparición de la vida musical y de continuos rumores sobre su salud al publicarse una fotografía poco agraciada paseando por Manhattan (¿Qué esperaban? ¿Verle vestido de Ziggy Stardust a los 66 años?), Bowie cerró la boca de escribidores y blogueros el pasado 8 de enero, con la publicación en el día de su cumpleaños de Where are we now, el single de presentación de su nuevo trabajo. La semana pasada dio a conocer el segundo sencillo del disco, The Stars (Are Out Tonight), una pieza de corte rockero presentada a lo grande, con un magnífico vídeo evocador, como el primer single, de su etapa setentera berlinesa, que incluye la lujosa presencia de la oscarizada Tilda Swinton, ya sabéis, la bruja mala de Narnia, y de dos modelos calcados del look andrógino que lucía Bowie en los tiempos de Heroes, con cuya portada juega el artista en su último trabajo. Coincidiendo con la salida de esta canción, Bowie ofrecía la posibilidad de escuchar en iTunes The next day en su totalidad, incluidos los tres bonus track que suman un total de 17 canciones, muchas para un artista que a finales de diciembre estaba a punto de entrar en la UVI, según la interpretación de quienes le consideraban ya acabado.

    El álbum ya está en mi iPod 11 días antes de su salida al mercado. Durante el fin de semana no he escuchado otra cosa y me he empapado de las primeras críticas al álbum, incluidas las aparecidas en la prensa británica, algunas de ellas llevadas por la euforia desatada por los deseos de comprobar si Aladdin Sane estaría en forma tras dos lustros de voluntario retiro de padre y esposo en su apartamento de Manhattan. No me entretendré en narrar aquí el contexto en que se ha registrado The next day, ya se ha contado en numerosos artículos periodísticos, algunos con más fortuna que otros. Me remito a mi primera mi impresión, reflejada en las primeras líneas de este escrito, de que Bowie no tiene rival en apuntalar su propio mito, manejar los tiempos a su antojo y hacer de la salida de un disco suyo un acontecimiento mundial. O mucho me equivoco o se va a hablar más de cómo se ha gestado este disco que del disco en sí. No hace falta que su disquera invierta millonadas en promoción; Bowie acaba de dar otra lección a los estudiantes de Publicidad de cómo comercializar con éxito un producto nuevo sin apenas gastarse un dólar y que todo el mundo hable de él. Et voilà!

    Vayamos al grano. La obra de David Bowie es tan grande, en ocasiones tan sublime, tan pionera en casi todo, que es difícil enmarcar The next day entre los cinco o los diez grandes discos del artista. ¿Superó Miguel Angel la Capilla Sixtina, el Moisés y la Piedad? Tras pintar el Gernika o Las señoritas de Avinyó, ¿se sobrepuso Picasso a su genio? ¿Escribió García Márquez alguna novela poderosamente superior a Cien años de soledad? ¿Era posible que Bowie compusiera algo mejor que Ziggy Stardust, Hunky Dory, Aladdin Sane, Station to station, Low, Heroes, Scary Monsters, incluso Let's dance o Heathen? ¿Alguien se plantea si la obra posterior de Miguel Angel, Picasso o García Márquez es inferior a sus afamadas obras maestras?

    Con The next day se me ocurre el mismo análisis. Equipararlo a las obras magnas del autor es casi una entelequia porque algunas de ellas figuran en la antología del rock and roll, lo que no me impide aseverar que es un álbum magnífico, bello, poderoso, arrebatador, emocionante, sublime en algunos pasajes. Es un disco hermoso, quizá menos digerible para los no iniciados que su etapa más comercial, pero absolutamente imprescindible para los seguidores más fieles del Duque. Es mucho más de lo que los devotos de Bowie esperábamos. Bastante más. ¿The next day es mejor que los álbumes de Bowie de la década de 1970? No. ¿Mejor que los tres o cuatro discos precedentes a su retiro en 2004? Sí. ¿Superior al Bowie de los ochenta? Absolutamente, sin dudarlo.

    Leeréis estos días que con sus nuevas canciones, David Bowie regresa al sonido de los 70. Nada más lejos. Este es el Bowie de 2013, un artista fresco, original, que vuelve a demostrar su maestría como autor, su posición de cabecera en el elenco de músicos y compositores que han hecho del rock la cultura por excelencia de los últimos 60 años, un tipo que sobrepasada la edad oficial de jubilación le da sopas con ondas a muchos de los salvadores del pop y del rock que con apenas un par de elepés encabezan los carteles de los grandes festivales.

     

    Las canciones

    1. The next day. El tema de apertura me recuerda a Fashion. Si hay algo que Bowie ha hecho bien desde mediados de los 60 es coger de aquí y de allá y hacerlo propio hasta convertirlo en magia. Guitarrera, puro rock, puro Bowie. Lo mejor, la referencia a la palabrería de los últimos años: "Aquí estoy, no exactamente moribundo"

    2. Dirty boys. Comienza con aires de cabaret, del performance aquel del que Bowie mamó tras pasar por las manos de Lindsay Kemp. En un disco que en muchos pasajes evoca la etapa berlinesa, a veces tiene toques de Fantastic voyage. No está entre lo mejor del álbum.

    3. The Stars (Are Out Tonight). Me encanta esta canción. Elegida como segundo sencillo del álbum, posee unas guitarras y un fondo de teclado que encajan perfectamente. El estribillo es absolutamente arrebatador. Bowie parece que hace examen de conciencia y en algún pasaje recuerda la historia de The man who sold the world. Se enganchará a David Bowie quien no lo haya escuchado mucho y piense que Arctic Monkeys inventaron las guitarras y los grandes estribillos.

    4. Love is lost. No me he hecho con la letra, pero en alguna referencia periodística cuentan que alude al pasado de pirado cocainómano del cantante (desde 1973 hasta bien entrada la segunda mitad de década). La atmósfera en que se desenvuelve la pieza es algo asfixiante, tiene una base de teclado y guitarra que recuerda a I've been waiting for you (Heathen, 2002). Va ganando conforme se acerca el in crescendo final.

    5. Where are we now. Su regalo de cumpleaños el pasado 8 de enero. Musicalmente, la canción nada tiene que ver con la época de Berlín, pero la letra incluye referencias continuas a esa fase de su vida en que compartió correrías con Iggy Pop. Es una balada maravillosa. La voz del Duque, casi un lamento, le añade una pizca dramática que embellece notablemente la melancolía que recorre de principio a fin la canción.

    6. Valentine's day. En mi opinión, este tema está entre los dos o tres mejores del álbum. Una maravilla pop que nos devuelve al gran Bowie, estribillo preciosista, punteos de guitarra de esos que te cuentan la historia, coros acertadísimos. Pónsela a tu pareja y te creerá una persona encantadora y con gusto. Preciosa.

    7. If you can see me. No sé qué pensar de este tema. Hay veces que me parece de relleno y otras en que pienso que su inclusión en el álbum está más o menos justificada. No pasará a la historia entre lo mejor del artista.

    8. I'd rather be high. Otro tema notable, aunque no sobresaliente. Intenso, gran trabajo de batería. Bowie se dobla a sí mismo en los coros. El estribillo supera de largo al resto de la canción.

    9. Boss of me. Esto es lo que se llama un relleno en toda regla. Prescindible.

    10. Dancing out in the space. No hay disco de Bowie que no incluya una canción referente al espacio, las estrellas, el más allá o cualquier sitio más arriba de dónde se lanzó Felix Baumgartner. Es un tema alegre, bailable, sin demasiadas ambiciones. Correcto.

    11. How does the grass grow? Otra de las grandes canciones del álbum, muy Bowie, a veces muy Lodger, a veces muy glam (escuchad los coros del estribillo, de esos que no te apartas de la cabeza). Los riffs, muy buenos. Si a estas alturas alguien piensa todavía que Suede no ha cruzado los puentes tendidos por Bowie, no tiene más que escuchar este tema.

    12. You will set the world on fire. Comienza con un guitarrazo que nos hace intuir el tono general del tema. Se diría que Bowie tiene 30 años menos. Me gustaría ver a algún artista novel construir una canción como ésta, con el clásico  estribillo potente que no sabes cómo resolverá la melodía. Pero claro, es Bowie, y encuentra la salida perfecta.

    13. You feel so lonely you could die. Un medio tiempo precioso. No llega a balada. Es emocionante escuchar aquí la voz de David. Es de esos temas bonitos que uno escucha en el coche cuando va de viaje y clava su mirada en el horizonte. Cuando te has dado cuenta, te has pasado la estación de servicio. La batería que cierra la canción reproduce los ritmos de Five years, aquella historia prodigiosa que nos adentraba en el universo de Ziggy Stardust

    14. Heat. Un cierre colosal, lento, algo angustioso, muy bien cantado, guitarras acústicas en la era de la electrónica.

    Bonus tracks en la edición Deluxe:

    1. So She

    2. Plan

    3. I'll take you there

     

    Los créditos


    “The Next Day” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Antoine Silverman, Maxim Moston, Hiroko Taguchi, Anja Wood – Strings

    David Bowie and Tony Visconti – String arrangement

     

    Dirty Boys” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals

    Gerry Leonard – Guitar

    Earl Slick – Guitar

    Tony Visconti – Guitar

    Tony Levin – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Steve Elson – Baritone Sax


    The Stars (Are Out Tonight)” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Acoustic Guitar

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Steve Elson – Baritone Sax and Contrabass Clarinet

    Tony Visconti – Recorder

    Antoine Silverman, Maxim Moston, Hiroko Taguchi, Anja Wood – Strings

    David Bowie and Tony Visconti – String arrangement

    Gail Ann Dorsey and Janice Pendarvis – Backing Vocals


    Love Is Lost” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Keyboards

    Gerry Leonard – Guitars

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums


    Where Are We Now?” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Keyboards

    Gerry Leonard – Guitar

    Tony Levin – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Henry Hey – Piano

    Tony Visconti – Strings


    Valentine’s Day” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals

    Earl Slick – Guitars

    Tony Visconti – Bass

    Sterling Campbell – Drums


    If You Can See Me” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Keyboards

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Tony Levin – Bass

    Zachary Alford – Drums & Percussion

    Gail Ann Dorsey – Backing Vocals


    I’d Rather Be High” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals

    Gerry Leonard – Guitars

    Tony Levin – Bass

    Zachary Alford – Drums


    Boss of Me” – (Bowie/Leonard)

    David Bowie – Vocals

    Gerry Leonard – Guitars

    Tony Levin – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Steve Elson – Baritone Sax

    Tony Visconti – Recorder

    Gail Ann Dorsey and Janice Pendarvis – Backing Vocals


    Dancing Out In Space” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Keyboards

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums


    How Does The Grass Grow?” – (Bowie/Jerry Lordan)

    David Bowie – Vocals and Keyboards

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Gail Ann Dorsey – Backing Vocals

    Contains an interpolation of “Apache” written by Jerry Lordan and published by Regent Music Corp. and Francis, Day and Hunter.


    (You Will) Set The World On Fire” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals

    Earl Slick – Guitar

    Gerry Leonard – Guitar

    Tony Visconti – Bass

    Sterling Campbell – Drums & Tambourine

    Gail Ann Dorsey and Janice Pendarvis – Backing Vocals


    You Feel So Lonely You Could Die” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Acoustic Guitar

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Tony Visconti – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Henry Hey – Piano

    Antoine Silverman, Maxim Moston, Hiroko Taguchi, Anja Wood – Strings

    Tony Visconti – String Arrangement

    Gail Ann Dorsey and Janice Pendarvis – Backing Vocals


    Heat” – (Bowie)

    David Bowie – Vocals and Acoustic Guitar

    Gerry Leonard – Guitar

    David Torn – Guitar

    Gail Ann Dorsey – Bass

    Zachary Alford – Drums

    Antoine Silverman, Maxim Moston, Hiroko Taguchi, Anja Wood – Strings

    Tony Visconti – String arrangement

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

    Si quieres leer post anteriores de ¿Hay vida en Marte? Haz clic aquí

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook