Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 10
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Por qué todas las canciones suenan igual?

    ¿Por qué todas las canciones suenan igual?

    Esquema de transiciónes entre notas en cancones actuales según el estudio del CSIC

    El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) acaba de publicar un estudio en el que concluye que prácticamente, todas las canciones actuales suenan parecidas. Ya sabéis, lo que tantas veces nos han dicho nuestros padres: “Suenan todas igual”. El estudio, elaborado por los expertos Joan Serrà, Álvaro Corral, Marián Boguñá, Martín Haro y Josep Ll. Arcos, resuelve que un elevadísimo porcentaje de las canciones actuales son muy predecibles, que detrás de una nota es sencillo adivinar cuál vendrá después, y que en los últimos 55 años, las transiciones entre acordes han disminuido de tal modo, que dicha simpleza se compensa con tocar más alto. Partiendo de la comparación de que los parámeros musicales en virtud de los cuales se construye una canción son como palabras de un texto, en la música contemporánea cada vez hay menos palabras diferentes, viene a decir el CSIC.

    Mala cosa. Sabíamos hasta ahora que los Ramones hacían pop de los 60 a más velocidad y con guitarras más sucias, lo mismo que los Pistols. O que Alaska y los Pegamoides vivieron del plagio durante toda su carrera y a nadie pareció importarle. Pero ahora una institución respetable nos viene a contar que unos algorritmos metidos en un ordenador llegan a una conclusión que a nadie puede sorprenderle: Pink Foyd innovaban, Vetusta Morla no tanto.

    Según la investigación, interpretada una nota musical, es 'relativamente más fácil' predecir cuál será la siguiente en una canción actual. Las composiciones musicales más recientes también presentan una menor diversidad de timbres y tienden a interpretarse con los mismos instrumentos. 'En la década de los 60, por ejemplo, grupos como Pink Floyd experimentaban mucho más con la sonoridad que ahora', sostiene el CSIC.

    De ahí que canciones de los últimos 50 años se parezcan tanto entre sí. Veamos algunos ejempos:

    La Chica de ayer, de Nacha Pop, y un tema de 1976 interpretado por un cantante italo-argentino llamado Piero de Benedictis. El tema en cuestión se titula La caza del bisonte, y aunque es poco probable que Antonio Vega se basara en él cuando en 1977 compuso la Chica en aquella garita cuartelera donde cumplía el servicio militar, la coincidencia de fechas, acordes, base rítmica, estructura melódica y un par de frases (la luz de la fogata, dice el tal Piero; la luz de la mañana, cantaba Antonio), constituyen factores que sugieren la posibilidad del plagio. O eso, o la teoría de los científicos apuntada líneas arriba.

    La caza del bisonte. Luego escucha la Chica de ayer. Tú decides

    Soy de los que opinan que a Antonio Vega le sobraba talento como para dedicarse a copiar en lo sustancial el truño ese del tipo que cazaba bisontes), pero si el descubrimiento ha causado tanta controversia, obedece en parte al periodo histórico en que Nacha Pop grabaron la canción, que pasa por ser (yo no estoy de acuerdo) la mejor composición de la historia del pop-rock español.

    Los años 80 fueron prolijos en ese tipo de casualidades. Ocurre que el respeto casi reverencial que se profesaba a buena parte de la hornada musical madrileña (y su posterior elevación a los altares), acabó por convertir en homenaje o guiño a la pieza original lo que a veces no era más que simple copia (mejorada o no). Por ejemplo, el tándem Berlanga–Canut, venerados por su innovación y atrevimiento en aquellos años posteriores a la Transición, no se cortaban un pelo cuando decían que ellos, en realidad, componían a base de coger un poco de aquí y un poco de allá, cuarto y mitad de Boney M, mitad de cuarto de los Pistols y una pizca de Pet Shop Boys. Lo bautizaron como pastiche y todo el mundo lo entendía. Nadie, nunca, habló de plagio, por más que uno de los principales éxitos de Alaska y los Pegamoides, Bailando, se pareciera no poco a un tema de los Gibson Brothers que arrasó meses antes en las discotecas de toda la costa española. Plug and play.

    ¿Son los Gibson Brothers o los Pegamoides cantando su gran éxito Bailando?

    Los propios Pegamoides ya lo habían puesto en práctica con una de sus primeras canciones, Otra dimensión, demasiado parecida a uno de los grandes singles de unos incipientes Cure, Boys don’t cry. Ya sin Carlos García Berlanga, pero aún con Nacho Canut, la época siniestra del grupo no les desvió de la senda marcada desde sus inicios. Y si no, apréciese esta razonable similitud con Siouxsie and the Banshees.

    Hay plagios conocidísimos. George Harrison era un compositor sobradamente contrastado cuando editó en 1970 su primer LP sin los Beatles, que incluía su gran éxito My sweet lord. Poco después sería acusado de plagio inconsciente (literal) por guardar cierto parecido razonable con una canción de The Chiffons titulada He’s so fine.

    Curiosamente, una de las canciones que más populares se hicieron en España a comienzos de la década de 1980, la famosa Me gusta ser una zorra de Las Vulpess (cuya emisión le costó el puesto y el programa a Carlos Tena y su Caja de ritmos), aparece firmada en los créditos por Loles Vázquez, cuando en realidad debe su autoría a un grande del rock and roll: Iggy Pop. Las comparaciones son odiosas.

    Cogido a vuela pluma de internet, aquí van algunos de los plagios musicales descubiertos por los internautas:

     

     

    Original: I can't smile without you (Barry Manilow) 

    Plagio: Last christmas (George Michael) 

     

    Original: At the zoo (Simon y Garfunkel) 

    Plagio: Marta tiene un marcapasos (Hombres G) 

     

    Original: Aint't no stoppin' us now (McFadden y Whithead) 

    Plagio: Que idea (Pino D'angio) 

     

    Original: Taj Mahal (Jorge Ben) 

    Plagio: Do ya think I'm sexy (Rod Stewart) 

     

    Original: How sweet to be an idiot (Neil Innes) 

    Plagio: Whatever (Oasis) 

     

    Original: I will survive (Gloria Gaynor) 

    Plagio: Resistiré (Duo Dinámico) 

     

    Original: Heaven (Psychedelic Furs) 

    Plagio: Tu nombre (La Unión) 

     

    Original: Margherita (Richard Cocciante) 

    Plagio: Sin miedo a nada (Alex Ubago) 

     

    Original: Rebel, rebel (David Bowie) 

    Plagio: Toda la noche en la calle (Amaral) 

     

    Original: That was my veil (PJ Harvey) 

    Plagio: Te necesito (Amaral) 

     

    Original: I cigni di balaka (Albano) 

    Plagio: Will you be there (Michael Jackson) 

     

    Original: Promesses (Ettiene Daho) 

    Plagio: Segundo premio (Los Planetas) 

     

    Original: He's so fine (The chiffons) 

    Plagio: My sweet lord (George Harrison) 

     

    Original: I never cry (Alice Cooper) 

    Plagio: No lloraré (Hombres G) 

     

    Original: Nights in white satin (Moody Blues) 

    Plagio: Caminando por la vida (Melendi) 

     

    Original: Rich girl (Hall&Oates) 

    Plagio: Lady saw (Gwen Stefany) 

     

    Original: The best (Tina Turner) 

    Plagio: Galilea (Sergio Dalma) 

     

    Original: Power slave (Iron Maiden) 

    Plagio: Macarena (Los del Río) 

     

    Original: Exorcismo (Luisi Toledo) 

    Plagio: Thriller (Michael Jackson)

     

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter @jorgealaddin

    Sígueme en Instagram

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook