Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 11
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las tetas de mi novia

    Las tetas de mi novia

    Siniestro Total, aún con Germán Coppini, segundo por la derecha, en los tiempos de Cuándo se come aquí

    Viajo en el tren de Alicante a Madrid y de repente suenan en mi iPod Los Desechables, un grupo barcelonés de principios de los 80 a caballo (ay, el caballo) entre los Stooges y The Cramps. Viajo rodeado de alpaca y corbatas de Zegna, representantes de la patronal que al día siguiente se reúnen con la ministra para hablar del AVE y profesores de la IESE Businness School que no paran de trabajar durante el trayecto y a quienes la película les importa lo mismo que mi presencia en el vagón de Preferente. O sea.

    Tere Desechables ataca con El maestro. Comienza la fiesta. Hacía años que no lo oía. Tere es una deslenguada. Habla de sus dedos enredándose en una polla y la nariz del tipo en su coño. Y esto debe de ser del año 81, me digo, mientras la azafata de Primera me ofrece un zumo de tetra brik. Dedos / polla; nariz / coño. Atad cabos.

    Por casualidad, la canción aparece en una lista de reproducción de mi iPod de música española de hace tres décadas y que hace unos minutos acaba de deleitarme con Las tetas de mi novia, de Siniestro Total, y poco antes con Tren especial, la canción casi inédita de Gabinete Caligari. Si todavía no han enviado cartas al director por el lenguaje soez de este blog, esperen, que aún hay más. La primera, una versión de punk a la gallega de los holandeses Gruppo Sportivo, decía así: Las tetas de mi novia tienen cáncer de mama / por eso no quiero tocarlas; / las tetas de tu novia, no tienen cáncer de mama /. Por eso sí, por eso sí, por eso sí, sí quiero tocarlas. Siniestro Total, de LP Cuándo se come aquí. Discos DRO, 1982.

    La de Gabinete no es tan romántica, pero incluía estrofas del siguiente tenor: Ya las víctimas se van / hacinando en la estación, / pronto el tren les llevará / hacia el templor del horror (…) /. Es preciso el sacrificio al Führer y al pueblo ario, / ya está presto el edificio / con los hornos crematorios (…). / ¡Auschwitz!, ¡Dachau! ¡Belsen! ¡Treblinka! ¡Perros judíos! Gabinete Caligari, maqueta, 1980 (incluía los temas Golpes, Cómo perdimos Berlín, Olor a carne quemada y Tren especial). Editada posteriormente a partir de una grabación en directo por Discos Dro en el álbum recopilatorio El pecado original (1986). Un pecado de juventud de Jaime, Ferni y Edi. Llegaron a tocarla en directo en el Musical Express de Angel Casas en 1983. He aquí la prueba.

    ¿Se imaginan hoy día, 30 años después, a la radiofórmulas más atrevidas emitir cualquiera de las tres canciones reseñadas? Yo no me imagino ni a los propios autores (todos en activo) cantándolas en 2013, con que mucho menos espero escucharlas en Los 40. Ni siquiera en Radio Taxi, la más hardcore de nuestras emisoras musicales. ¿Alguien piensa hoy que sería posible que un grupo triunfara con una canción titulada Ayatolah (no me toques la pirola) sin riesgo a que algún talibán amenazara de muerte a la disquera? ¡Si hasta los Cure tuvieron que cambiar el título de Killing an arab (basada en El extranjero, de Albert Camus) por Killing another!

    Hemos ido hacia atrás. Entre todos (políticos, periodistas, sociedad en general), hemos pulsado Control + Z y hemos regresado al periodo inmediatamente anterior a la Transición en materia de libertad de expresión. Ya no es que exista la censura, es que se da la autocensura más vergonzante.

    Hace un par de noches volví a ver Arrebato, la paja mental de Iván Zulueta de 1979, realizada sólo cuatro años después de la muerte de Franco. No esperéis encontrar en la cartelera una película ni tan siquiera aproximada. Se oye mal y se ve peor, pero constituye el fruto de un artista en libertad, la misma libertad que ha sucumbido a lo políticamente correcto, al miedo a crear, a la imposibilidad de que vuelva a surgir a corto plazo en España un Alberto García-Alix, al pánico a que la caverna mediática te condene. ABC no se carga hoy un programa en la televisión pública porque cuatro punkis griten en horario matinal aquello de Me gusta ser una zorra (leed esto, por favor, no tiene desperdicio), pero te machaca durante días por un comentario en Twitter. ¿Alguien puede esperar hoy, como ocurría hace 30 años, que Alaska cante sólo pienso en ti, murciana, porque eres una marrana sin que medio Calasparra, Caravaca y Yecla se levanten en armas contra la hoy asumida por el establishment protagonista de realities

    Canciones del pop español que, por su temática, lenguaje o incorrección política, dudosamente habrían sido aceptadas por multinacionales discográficas en el siglo XXI o emitidas por radios comerciales. Un buen puñado de ellas están en la memoria de todos. La mayoría se grabaron entre 1977 y 1985:

    • Voy a ser mamá - Almodóvar y Mcnamara
    • Las tetas de mi novia - Siniestro Total
    • Ayatollah - Siniestro Total 
    • Todos los paletos fuera de Madrid - El Séptmo Sello
    • Metadona - Los Pistones
    • El maestro - Los Desechables
    • Heil Hitler - Los Ilegales
    • Me gusta ser una zorra - Las Vulpess
    • Todos los negritos tienen hambre y frío - Glutamato Ye -Yé
    • Hare Krishna - Glutamato Ye-Yé
    • Nuclear sí - Aviador Dro
    • La funcionaria - Vainica Doble
    • Hoy voy a asesinarte - Siniestro Total
    • Las chicas del drugstore - Burning
    • La mataré - Loquillo y los Trogloditas
    • Marica de terciopelo - Ramoncín
    • Tren especial - Gabinete Caligari

    Es posible que dentro de unos días hagamos el trayecto Madrid-Alicante en los trenes más modernos de Europa, pero mucho cuidado con lo que cantamos. 

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

    Si quieres leer post anteriores de ¿Hay vida en Marte? Haz clic aquí

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook