Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 01
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La última carta

    La última carta

    El chico dejó la carta en la mesa, se fue a su habitación, tragó la pastilla y nunca más volvió a despertar

     

    Permítanme un alto en este blog y que les presente a un autor novel. Me pide que lo publique porque se trata, además, del primer escrito suyo que va a ver la luz. El autor tiene 15 años y me une a él una relación especial, probablemente la más especial que he tenido y tendré. Constituye éste su bautismo ante los lectores. Es un tipo valiente. Todavía no sabe lo que le espera ahí afuera: la crítica implacable y la palmada en la espalda, la alabanza interesada y el desprecio. Pero sobre todo, el arrojo de exponer su creación a una audiencia anónima, la ilusión de ver su nombre escrito al final de un párrafo y la exposición al juicio de los demás. Desde la generosidad del autor, yo a todo eso le llamo compartir, y no exagero si digo que quien firma al pie de este texto es generoso a raudales. Les dejo con él.

    “Son muchos años ya soportando este dolor.  Llevo sufriendo muchísimo estas últimas dos semanas. El médico que me diagnosticó el tumor cerebral me dijo hace un mes que no hay tratamiento cualquiera para sanar mi enfermedad.

    Espero que cuando mi hijo lea esto no me vea como el fracasado que fui, aunque supongo que lo pensó desde el día que le abandoné, a él y a mi ex mujer, hace ya cinco años.

    Antes de morir quiero confesarle a mí hijo, que es lo que más quiero, que si le abandoné no fue porque no le quise, sino porque yo era una mala influencia para él.

    Me gustaría que supiera que siempre he estado cerca de él, y aunque no lo supiese, siempre le he visto jugar los partidos. Es posible que ni siquiera se diese cuenta.

    A mi mujer quería decirle que los mejores años de mí vida los pasé junto a ella, que siento mucho todo lo que le hice pasar, que no la merecía. En parte, por eso me marché. Espero que si lees esto te des cuenta de que no fui yo esa persona tan horrible con la que viviste los últimos dos años.

    Me ficharon en el trabajo una gente mala, muy mala, me amenazaron con quitarme a mí hijo, por lo que cedí, hice lo que me pidieron. Para ellos fui nada más que un cuerpo para probar el arma que estaban fabricando. Me inyectaron una sustancia que me ha creado el tumor que tengo ahora dentro de mí, de mí cabeza.

    La razón por la que me comportaba así en casa obedece a los efectos secundarios que conllevaba esa sustancia. Me volvía loco, pensaba que me perseguían, me sentía solo, atrapado en una vida en la que solo se podía salir de ella muerto.

    Conseguí escapar de esa gente, me cambié de país, de identidad, pero ya fue demasiado tarde. Varios médicos intentaron sanarme, pero ya no había cura.

     

    El chico dejó la carta en la mesa, se fue a su habitación, tragó la pastilla y nunca más volvió a despertar.

     

    Para esas personas que dicen que su vida es una puta mierda, sin haber pasado hambre, frío, miedo...”

    ERIC FAURÓ SÁIZ 

     

     

    Síguelo en Facebook

    Sígueme en Twitter

    Escucha en Spotify la música de ¿Hay vida en Marte?. Haz clic aquí

    Si quieres leer post anteriores de ¿Hay vida en Marte? Haz clic aquí

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook