Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 03
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Varanasi´s trip

     Todos los cuerpos inertes que bajo despacio al mortuorio.

     
    Los sumerjo en el Ganges entre mantras y plegarias.
     
    Entonces la ceremonia secreta se transforma apareciendo
     
    algo en el cóncavo espejo del ascensor y veo mi rostro
     
    arrobado trasmutándose en un andrógino con los ojos
     
    de serpientes rodeados y cubierto de ceniza y sándalo.
     
    Llevas un cinturon del que cuelgan varios craneos pulcros
     
    y las 49 mujeres de siete ciudades que nos fundimos
     
    años o un infinito instante vuelven en un sólo rostro
     
    cuya belleza me ciega y me hace llorar, el lingam crece
     
    y se vuelve música, el ascensor se detiene ocho siglos
     
    y las tinieblas milagrosamente son más hermosas
     
    que la marcesible luz. La puerta se abre y Ellos
     
    me esperan sonriendo. El hospital desaparecía en el momento
     
    en que el un Ser de Luz con cabeza de elefante sonrió. Las aguas
     
    del río trajeron la más bella melodía en su precioso eco.
     
     
     
    En el principio vi cometas en el cielo de toda India
     
    y puede que uno de cada tres niños tuviera hambre,
     
    no puedo asegurarlo, hacía mucho frío en el tren.
     
    Después de las explosiones miedo castrador, gritos
     
    desgarradores, alegría putrefacta, sonrisas tristes,
     
    abrazos eternos, música sefardí, Parvati tan bella.
     
     
     
    Los buitres destripaban el lomo de una vaca, vimos
     
    monjes jainistas y convoys militares. Tomamos bitel, opio,
     
    lassi, chai, charas, banja, azafrán bajo el minutero de oro.
     
     
     
    Tu mirada Baba, “pude mirarte a los ojos y decirte, estoy limpio
     
    y no quiero volver a la jungla donde es imposible la inocencia”.
     
     
     
    “Tienes tiempo. Vuelve a tu lugar y lucha para que tus hermanos
     
    no permitan que sus estómagos sean un cementerio de animales”.
     
     
     
    Volvamos a la boda del año por ejemplo en Bangladesh,
     
    ¿o mejor en Sierra Leona?. Deciros que el petroleo de Irán y Chavez
     
    a veces me asfixia y entonces espruto frutos mágicos sobre el sanguinario
     
    emperador. Sí, los Mercedes en la India arden al caer la noche y los pobres
     
    se calientan agradeciendo el amor altruista de la corporación europea.
     
     
     
    “ Papá no estoy loco, aunque no quieras escucharme
     
    el 11 de septiempre fue un complot armado 
     
    por el abisal   príncipe de las tinieblas "
     
                                             II
    En este texto anónimo creo que se sintetiza de manera magistral el legado de lo que fue, es y será Agustín Garcia Calvo
     
     
     
     
     
    En 1976, con 25 años, llegue Madrid, exiliado de la dictadura de Videla. A los días de estar por los bares, escuche su nombre. El volvía, regresaba de su exilio francés, había sido expulsado de la Universidad por el franquismo. Lo fui a ver sin saber mucho de él, suponiendo que al ser un “ intelectual “ exiliado quizás encontrara una hospitalidad eventual en su Decir. Al instante de encontrarlo, supe que nunca había visto a un hombre así. No era un intelectual ni un profesor como los que yo había conocido. Hablaba desde un lugar extraño, excéntrico, imposible de capturar por cualquier de_nición. Solo podía a_rmar que hablaba. Pero en su hablar se ejercitaba en acto un modo de desencubrir a la palabra a través de la palabra radicalmente distinto. Diferente de los modos vigentes de la circulación de los discursos en la distribución de los saberes. Hablaba por fuera de las profesiones, de los especialistas, de los expertos, de las titulaciones universitarias, de las jerarquías institucionales.
    Hablaba por fuera del metalenguaje a partir de un acto de enunciación que producía una turbulencia que borraba cualquier distribución ordenada. Hablaba un castellano con un ritmo zamorano y una respiración planetaria, donde en cada escansión se hacia patente su decisión con respecto al lenguaje: escribir como se habla, hablar como se escribe. 
    Al modo de Wittgenstein y Heidegger había conquistado ese lugar de libertad donde las citas y las referencias se esfuman, ya no cumplen mas que una función de autoridad irrelevante con respecto a lo que se trata de desocultar. Tratándose de la Razón Común, el encubrimiento y la falsedad se enfrentan desde el lenguaje mismo. Así le vi traducir a Heraclito y Parmérides, con tarjetas escritas en griego que brillaban como naipes de oro en los bares de Madrid o lo vi “regañar” a los que citaban, como yo, autores contemporáneos, que distraían la tarea.
    Así lo vi condescender con Freud y con Marx, así lo vi desplegar el psicoanálisis como un proyecto de disolución de las almas llevado a cabo por una mujer. Lo vi como un hombre que había nacido de nuevo en su invención de una Lengua Sin Amo. Lo vi recitar con un ritmo y entonación propia de una época extraña. Lo vi atravesado por extravagancias y apariencias de un anacronismo intempestivo. Lo vi escuchando una y otra vez a los locos y a las locas sedientos de verbo, que lo asediaban esperando su palabra justa. Lo vi traduciendo “La Negación de Freud”, a través de puntuaciones que nos devolvían un texto original y un inconsciente semejante a una lengua sin dueño. Lo vi ofrecerme refugio en la entonación de su voz, atestiguando la condición insobornable del Pueblo cuando se separa de la masa. Lo vi mostrando el lugar que el Dinero no puede alcanzar.
    Márgenes de la Lógica, Presocráticos, Razón Común, Lucrecio. En las tardes madrileñas de los Miércoles, entre exiliados, locos, profesores, escritores, artistas. Y la verdad, el rigor, la invención teórica más exquisita y sutil. Dando forma y cobrando materia en la lengua, gracias al Pensador, atravesando las calles de la ciudad eterna.
     
                                                                              III
    Adjuntamos a manera de homenaje al valiente e independiente periodista Rafael Palacios, el periódico Jaque Mate que tánto contribuyó al Despertar 
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook