Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 28
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tasbih

     No hay ninguna cosa, ni muñeco, ni chisme que fascine tanto a mi hija como mi Tasbih compuesto de bolas blancas y acabado en una tersa cinta verde. Si lo extraigo de mi pecho y lo despliego ante sus ojos, su atención crece y siente un irrefrenable impulso de asirlo, frotarlo sobre su piel y, finalmente, llevárselo a la boca. Cuando   mi hija está en mis brazos y no priorizo mi interacción con Ella, introduce sus manitas bajo mi cuello y agarra fuertemente el Tasbih fijando sus ojos en él y celebrando con sonidos extáticos su conquista. Entonces todo pende y depende de un hilo, el fino hilo que conforma y da forma al Tasbih y que , en sus manitas, peligrosamente atraviesa la frágil inmanencia como un sueño segundos antes de que suene el reloj.

    Si Ella desde su bendita inconsciencia se precipita con fuerza y tira del Tasbih, éste se romperá esparciéndose las bolas por el suelo y yo, con seguridad, no podré evitar enfadarme por su inocente jangada. Para evitar ese desagradable proceso adopto la siguiente estrategia. Junto mi rostro con el suyo y siento su piel como brocados más suaves que la seda  y me deleito con un aroma más puro que cualquier esencia. Canto una melodía infantil que le agrada mientras acerco mi mano a la suya inmovilizándola. Ella empieza a refunfuñar y yo le levanto la mano y entre voces de protesta la dejo en el parque poniendo el Tasbih a salvo. Ella llora sólo un instante hasta que vuelvo a tomarla entre mis brazos y la alzo sobre mi cabeza. Entonces los dos nos reímos y Ella, gracias a Dios,  vuelve a ser el centro de mi atención antaño disociada, 

    Con el Tasbih, normalmente después de cada oración (Salat) aunque se puede hacer en cualquier momento del día y de la noche, se hace Dickra, se glorifica a Allah así como también se repiten los 99 nombres sagrados de Allah. Con el Dickra se purifica el corazón evitando que el rencor llegue a éste y tal vez  extienda la enfermedad.  Cuando se fusiona el cuerpo y el espíritu se forma el alma sensitiva que tiende a los placeres o hacia la ira, o hacia ambos. Hay distintos estados dentro del alma. Si uno no trabaja el alma puede surgir el orgullo, la jactancia, la arrogancia, la mentira, la soberbia, etc. Cuando el deseo y la ira se juntan aparece la envidia. El libro de Allah es para hacer el bien por encima de todo. Haciendo Dickra, inch-Allah,  purificamos el corazón, y en el seguimiento del Profeta Muhammad, Paz y bendiciones de Allah sobre él, su familia y sus compañeros, encontramos la guía para abordar cualquier situación de la vida. Es el sello de la Tradición Profética y contiene todas la virtudes de los anteriores  Profetas, Paz y bendiciones de Allah sobre Todos Ellos. El Sagrado Corán informa verazmente sobre lo que pasó con los otros  Profetas y la manipulación que se llevaron a cabo con Sus mensajes. Los musulmanes rezamos como rezaron todos Ellos, postrándonos como por ejemplo, lo hizo Jesús , Paz y bendiciones de Allah sobre Él, en el huerto de Getsemaní

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook