Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 11
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Samuel mirando el mar

    Que sepamos, las únicas palabras que hemos intercambiado con un millonario se produjeron hace más de diez años. No podemos recordarlo con precisión. Fue a altas horas de la madrugada en una gasolinera de Ciutat. Detuve mi lujosa scooter ya que la luz roja de la reserva llevaba todo el día deslumbrándome y ahí estaba él con un modesto utilitario. Era Samuel Etoo. Le pregunté:

    -¿Cómo estás Samuel ?

    -Muy bien, ¿y Tú ?

    - Bien, gracias Samuel,

    Lo más relevante de este relato es lo que viene a continuación. Yo no iba solo. Llevaba detrás a uno de mis mejores amigos, un ciudadano español,  el cual después de que Samuel y yo cruzáramos las palabras mencionadas, me preguntó :

    - ¿Quién es?, ¿de qué le conoces?

    -Es un buen futbolista, le conozco de verlo en los diarios y a veces le he visto jugar en la tele...

    - Ah...

    Y mi amigo cambió rápidamente de tema. No le interesaba absolutamente nada un futbolista, por bueno que fuera. Debía ser en aquellos tiempos el único varón español que no sabía quién era Samuel Etoo. Sin duda, una especie en extinción.

    Años antes con ese mismo amigo, salimos la noche antes de que me fuera a residir a Londres. En una conocida discoteca, en la terraza, mi amigo hablaba con Howard Marks, el antiguo traficante que años antes había sido apresado en su casa de La Vileta y luego llevado a una prisión de máxima seguridad en EEUU donde pasó ocho años, si no me equivoco. Yo  estaba sentado con ellos pero no dije nada . Tres días después paseando por el centro de Londres, vi su cara, la de Howard, en los escaparates de gran cantidad de librerias, en especial en las de Charing Cross. Acababa de salir publicada su autobiografía que muchos años después sería llevada al cine. Debió de ser uno de los libros más vendidos de no ficción en Inglaterra, aunque si la han leído su vida es pura ficción.Realista, eso sí. Y destornillante, por cierto

    Todo este relato viene a colación ya que hace algún tiempo leí que Samuel Etoo temía por su vida. Afirmaba que alguien de su federación- no recuerdo si la camerunesa o la rusa- quería matarlo. Temía ser envenenado,  presuntamente  como Arafat o Chávez, entre otros. 

    Samuel es un buen tipo, de verdad. Otros menos agraciados han sido mucho menos educados y jamás nos han dedicado una sonrisa. Creemos que Samuel merece vivir tranquilo

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook