Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 20
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    literatura

    ¿Nuestra pálida razón nos oculta el infinito?

    Wilfred Thesiger(sobre el pueblo de Yemen): " Ante ningún pueblo he experimentado con tanta  crudeza el sentimiento de mi propia inferioridad; un pueblo que posee en un grado infinitamente más alto que el mío, generosidad y valor, aguante , paciencia, arrojo y alegría "

    Juan Goytisolo recibirá el Premio Cervantes el próximo mes de abril. No deja de ser una paradoja más que el escritor español vivo que más se ha significado en su aproximación al mundo islámico, y contra el canon nacional-católico-patrio, reciba tan distinguido premio con el gobierno nacional-católico-español de la calle Génova.  Él fue de los primeros en comprender la importancia de la obra de Américo Castro, entre  otros. En un artículo reciente http://elpais.com/elpais/2015/02/11/opinion/1423683965_679104.html, y en  una de sus últimas entrevistas  http://www.espiaenelcongreso.com/2015/01/23/juan-goytisolo-podemos-es-algo-nuevo-y-renovador-y-hay-que-concederle-siempre-el-beneficio-de-la-duda/, muestra su hartazgo del régimen cultural y político en   el Poder en España

    En un libro publicado en el año 1997(Alfaguara), De la Ceca a La Meca, se proponía continuar la senda de Alquibla I " Luchar contra el mito, contra la ingente  masa de leyendas-estereotipos que envuelven el Islam y su cultura, lo petrifican, enturbian, falsean...". Es una antología amorosa de partes del mundo islámico fruto de sus viajes y de sus experiencias sobre el terreno. Desde el espacio de la ciudad islámica hasta Irán, las repúblicas ex-soviéticas de mayoría musulmana, la Turquía profunda, los cementerios islámicos, La Meca, Palestina, Ramadán, Abdelkirim y la epopeya del Rif, etcétera. Es un libro delicioso basado en sus viajes y en su conocimiento de la historia. Algunos de esos viajes  datan de los años sesenta. Todo el libro nos ha agradado mucho. Quizás, si tuviéramos que quedarnos con un capítulo  además del Diario Palestino , éste sería Rimbaud, más allá del Adén. Es un texto muy cinematográfico concebido para ser filmado donde re-crea el último periplo de Rimbaud en Yemen antes de enfermar. Goytisolo que es un enamorado de  ese país  inserta una carta del propio Rimbaud escrita en Adén cuando es un empleado de una compañía y le resulta insoportable tanto el trabajo como el lugar. La carta concluye así :

    "...He dejado mi empleo en Adén, después de una violenta discusión con esos innobles patanes, que pretendían embrutecerme a perpetuidad; les he enviado al diablo con sus aumentos, y su comercio, y su horrible empresa, y su asquerosa ciudad...Escribidme , solamente a estas señas: Monsieur Arthur Rimbaud, Hotel de L´Univers, Adén "

    Poco tiempo después sus sueños se desvanecen y una sífilis no curada junto a dolores reumáticos y otras dolencias le obligan a regresar y es devuelto a Francia donde sufrirá la amputación de la pierna derecha y vivirá una dolorosa agonía. En sus últimas palabras que datan del 9 de noviembre de 1891 manifestará su deseo de ser enterrado en Adén, una petición que no fue respetada por su familia.

    Después de esta re- creación aparece el mejor Goytisolo.

    " Rimbaud no fue más allá del Adén. Recorrió las insalubres costas de Yemen, pero no penetró nunca en la Arabia Feliz, en el deslumbrador valle de Hamadraút, disimulado, encubierto a toda mirada indiscreta por imponentes cordilleras tentaculares, desnudas. Su ansia juvenil de viajar, domesticar espacios ajenos, descubrir nuevos mundos, no le había abandonado no obstante."  Si tuviese el medio de viajar sin estar forzado a asentarme para trabajar y ganar el pan," escribió a su familia," no pararía dos meses en el mismo sitio. El mundo es muy grande , lleno de regiones magníficas que ni la vida de mil hombres alcanzaría a visitar." ¿Le amedentró la ferocidad del desierto?¿ O no llegó a sus oídos la nueva de la existencia cercana de una civilización singular, recatada, mirífica? ¿Cómo Rimbaud, el Visionario, no presagió el fulgor y belleza de Hamadraút? ¿NUESTRA PÁLIDA RAZÓN LE OCULTÓ EL INFINITO?

    Las páginas que siguen son una bellísima descripción del valle de Hamadraút así como de la ciudad de Shibam, la medina de Sayaúm o las callejuelas de Tarím junto a reflexiones sobre su historia rica en simbiosis con numerosos pueblos de Asia y de Oriente Medio y cuyas huellas culturales  perduran  hasta hoy.

    Ahora que los fabricantes de armas y los invasores y destructores de países enteros han conseguido por fin extender la guerra total en ese país, leer páginas tan bellas sobre ese país olvidado e imaginarlo en su esplendor es una forma de resistencia poética.  Soñar con  sus mezquitas, su Luz, sus bibliotecas, sus valles, sus gentes abalanzándose con alegría  contra la barbarie capitalista y su fundamentalismo apocalíptico enclaustrado en la religión del dinero, sembrado en sus cometas que matan a niños, drones sin poesía , clones de la muerte,   aplastando a los niños que crecían dichosos alzando sus astros con tenues hilos bajo la majestuosa luz del valle y que  ya escucharon las noticias del carnaval en la fiesta sangrienta de Wall Street. Mercenarios contra dromedarios. ¿Sabrán como acabaron los que desjarretaron a la camella de Saleh?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook