Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 27
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mirar(III)

    Abordamos de forma  resumida  uno de los múltiples aspectos de interés que tiene el libro de John Berger, Mirar . Deberíamos ser más prólijos, no obstante sólo incidiremos de forma esquemática-y un tanto apática- en el capítulo Momentos Vividos y en la distinción que Berger hace entre Lo Primitivo y lo profesional.

    Escribe Berger:

    '...La mayoría de los artistas profesionales inician su aprendizaje muy jóvenes. La mayoría de los artistas primitivos empiezan a pintar o esculpir cuando ya son adultos o incluso viejos. Su arte por lo general se deriva de su amplia experiencia personal; y, en realidad, suele nacer como resultado de la profundidad o la intensidad de esa experiencia. Sin embargo, en términos artísticos, se considera que su arte es ingenuo, es decir, carente de experiencia. Lo que hemos de comprender es el significado de esa contradicción. ¿Existe de hecho ?. Y de existir, ¿cuál es su significado ?...'

    Trataremos sintéticamente de transcribir lo más esencial del valiosísimo razonamiento de John Berger, y luego reflexionaremos brevemente sobre ello.

    '...Lo primitivo se define como lo no profesional. La categoría de artista profesional, como algo diferenciado del maestro artesano, no estuvo muy clara hasta el Siglo XVII...El artesano sobrevive mientras los valores para juzgar su obra son compartidos por las diferentes clases sociales. El profesional aparece cuando el artesano ha de abandonar su clase y ' emigrar ' a la clase dirigente, cuyos estándares de juicio son diferentes '

    Tras explicar Berger la oposición que tuvieron pintores como Millet, Coubert, o Van Gogh, entre otros, cuando trataron de ampliar la tradición profesional de la pintura a la manera que expresara también la experiencia de las otras clases, explica Berger que ' la mayor parte del arte serio europeo se limitó a presentar ya sea la experiencia del aislamiento en sus diversas modalidades, ya sea la de la pintura en sí misma. Esta última dio lugar a la pintura de la pintura, el arte abstracto '

    Más adelante se adentra en las décadas más recientes

    ' Recientemente,  el capitalismo , al que no le faltan razones para creerse triunfante, ha empezado a adoptar el arte abstracto...LOS DIAGRAMAS DEL PODER ESTÉTICO SE PRESTAN A CONVERTIRSE EN EMBLEMAS DEL PODER ECONÓMICO( las mayúsculas son mías). En el proceso ha quedado eliminada de la imagen casi toda la experiencia vivida. Por consiguiente, el extremo que constituye el arte abstracto demuestra, cual un epílogo, la problemática original del arte profesional: un arte que pretende ser universal cuando, en realidad, sólo trata un área de experiencias muy limitada y selectiva ...'

    En la tradición ' toda expresión artística ha de sufrir una transformación de clase..'

    '...El primitivo comienza solo, no hereda práctica alguna. Por esta razón, a primera vista puede parecer que el empleo del término primitivo está justificado. No utiliza la gramática pictórica de la tradición: por eso es incorrecto...Pero ¿por qué rechaza la tradición?...porque esa misma experiencia vivida le enseña que la sociedad en la que vive siempre ha estado excluído del ejercicio del poder, y ahora se da cuenta por la compulsión que siente de que en el arte hay también un tipo de poder '

    ' Espero haber aclarado un poco por qué la ' torpeza 'del arte primitivo es la precondición de su elocuencia. Lo que nos dice este arte no podría decirse mediante unas técnicas convencionales o heredadas, pues, de acuerdo con el sistema cultural de clases, nunca se pensó que pudieran decirse tales cosas '

    ¿Es extrapolable esta brillante reflexión de John Berger a otras ramas del saber y del arte, allende la pintura?. Creemos que sí en lo que tiene en común con el Poder, y si Dios quiere, en los próximos días, trataremos de formularle una pregunta sobre este tema a nuestro próximo entrevistado.

    Bajo la prístina luz de estas conclusiones de Berger se puede deducir que buena parte de la crítica oficial del saber y del arte( no nos referimos sólo a la pintura) actúa como un dique de contención contra todo aquello que pueda ' mutar ' y matar los intereses de las clases dirigentes.

    Otra estrategia utilizada por el Poder es no informar sobre algunos escritores, artistas o sus obras. Como si no existieran, prestando una atención excesiva a otros con mucho menos valor ético y estético pues su carácter subversivo, y no meramente decorativo, se desarrolla contra sus propios intereses. Pensamos que quizás si cierta crítica  e instituciones docentes hubieran prestado la atención que se merecen a autores como Rafael Sánchez Ferlosio, Agustín Garcia Calvo, Cristóbal Serra, Gustavo Bueno y otros, tal vez esta epidemia de corrupción pudiera haberse afrontado mucho tiempo antes.

    Por ejemplo, en el ámbito cinematográfico, la película de Berlanga, Todos a la Cárcel de principios de los años 90 denunciaba en clave de humor algo tan serio como es la corrupción.

    El dominio absoluto y absolutista del neoliberalismo, eufemismo que encubre a la derecha pura y dura, lamentablemente ocupó casi todo el espacio en el campo cultural, en especial en el pensamiento y en el predominio de ciertos escritores. La resistencia cultural a este cáncer sólo pudo maniobrar en los márgenes.

    Pensamos que es también grave por lo que de  ciega estupidez hay en ello, el culto a la personalidad del artista, como si fuera un gurú o un Mesías. Muchos grandes artistas han llegado a la plenitud de su arte ' jugando ', o por 'accidente '. Obra y persona son dos cosas distintas si ética y estética están disociadas.

    Volviendo al libro que nos ocupa y ' preocupa ', John Berger se adentra a valorar artistas - en general- con algún rasgo de este primitivismo  que hemos esbozado. Seker Ahmet, Lowry, Fasanella, La Tour, Millet, Coubert o Francis Bacon, entre otros. Su penetrante y lúcida mirada nos enseña no sólo sobre arte sino sobre las condiciones sociales y la sociedad de la que fueron- o son - parte...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook