Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 07
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA MUERTE UNA VEZ MÁS, TUSQUETS, 2012

    Ayer, por fin, visité con otro buen amigo de Miguel Ángel Velasco y mío, Fede, a Consuelo, la madre del amigo y poeta. Hacía bastante tiempo que quería verla pero dudaba pues sabía que mi presencia iba a traerle recuerdos muy frescos de Miguel, y no sabía si eso iba a ser bueno para ella. Gracias a Dios fue todo muy bien. Federico estuvo sobrio. Lo recordamos desde múltiples ángulos y, si Dios quiere, visitaremos con más frecuencia a Consuelo.Ayer llegó a nuestras manos la última antología de su poesía, LA MUERTE UNA VEZ MÁS, TUSQUETS EDITORES, 2012, compilación realizada por Isabel Escudero de sus últimos cuatro libros. Los tres primeros(Espinas, Historia de las Manos, La Muerte una vez Más) concluidos y cerrados,  y el cuarto Circulaciones está inconcluso. Conozco bastantes poemas de esta antología ya que Miguel acostumbraba a leeme poemas suyos en voz alta en mi casa, o en la suya. Dado que hoy no dispongo de tiempo, me limito en este texto a transcibir un texto de Agustín Garcia Calvo sobre Miguel, y a hacer lo mismo con un poema del poeta mallorquín que me leyó una tarde en su casa de Son Sardina. Si Dios quiere, otro día comentaremos más detenidamente algún ( o algunos) poema(s) de este precioso y valioso libro. Recomiendo a los lectores de versos esta magnífica colección de poemas. Sin duda, poesía de altos vuelos, de la mejor.

                                                           VUELVO A ESCRIBIRTE...

    Vuelvo a escribirte, Miguel Ángel, no porque espere respuesta tuya, porque tú te habrás olvidado de eso de escribir, y, si me hablas, me hablarás en lengua viva(ya te estoy oyendo), como me hablan las cosas cada cual a su manera. Y justamente para eso estoy aquí escribiéndote(que las letras se deshagan en el aire y así lleguen a entrar a tus oídos), para decirte mi agradecimiento por lo que nos has dejado escrito, que decía, y sigue diciendo, cómo sentir el habla de las cosas: ese tino y ese esmero tuyo, renovado una y otra vez, en el arte de tomar una concha de almeja estrujada en añicos, unas plumas colgantes de un pájaro aterido, esas venillas de una hoja de tan amarilla ya casi transparente, esas motitas rojizas en la copa de una seta acaso venenosa, esa herida todavía palpitante en un costado desgarrado por la lanza, esas patitas de escarabajo volteado boca arriba por el viento...Por si otros te aburren con literaturas de las que ya no sabes nada, es ese arte y esa maestría, que eran tuyas, en el trato con las cosas lo que quería agradecerte.

                                                                                                               Agustín Garcia Calvo

                                                                                                                  13 de noviembre de 2010

                                                                                                                            Página 13

                                                                        YOUTUBE

                                                                         (Shame)

                                                                                       Lámpara del cuerpo es el ojo:

                                                                                       si tu ojo es limpio, 

                                                                                      tu cuerpo todo será luminoso.

                                                                                                                                          Mateo 6, 22

                                                           Vernos así, seriadas, las vitolas

                                                           en nuestro sumidero de la red

                                                            donde la araña pierde el equilibrio,

                                                            se atropella, y ya teje,

                                                          ebria de información, esa matriz

                                                          donde estallan las larvas.

     

                                                         ¿ Y sabrá recular 

                                                          la lámpara del cuerpo

                                                         a tiempo sobre el gozne

                                                         de su curiosidad, cuando entrevea

                                                         el pozo donde todo es ojo hueco,

                                                         y allí dentro de un espejo

                                                         proceloso de feria ?

     

                                                         Sólo un provecho al caso:

                                                         haberle visto el rictus a la máscara

                                                           de carne y desmemoria. Y porque algo

                                                          siempre nos toca en esta santería

                                                          un sentimiento clásico al que sólo

                                                          hace justicia la palabra oprobio.

                                                                                                                 (6 de marzo de 2008), página 69

                                                                                   Miguel Ángel Velasco La Muerte Una vez Más, Tusquets 2012  

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

      

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook