Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 03
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La miel en los labios

     Es conocido que la desaparición masiva de abejas preocupa no sólo a la comunidad científica. Este problema se conoce desde al menos 2006. La hipótesis más verosímil para explicar este lamentable hecho gira alrededor del uso de distintos pesticidas en la agricultura. Estudios recientes(1) de científicos ingleses apuntarían a que los insecticidas actuarían sobre los cerebros de las abejas causando una disfunción en ellas, una pérdida en la función que tiene que ver con el aprendizaje y la memoria . Es conocido que muchas plantas dependen directamente de las funciones de las abejas para su reproducción.

    Si analizamos el libro Contemplaciones en el Islam, del sabio Nabusi, extraemos algunas conclusiones lógicas. La creación es una orden de una constitución y una orden de responsabilidad. Allah ha sido más generoso con el ser humano que con ninguna de sus criaturas precisamente para que implemente esta responsabilidad: autoayuda,solidaridad, nobleza de carácter, misericordia, excelencia, etc. Ésa es su responsabilidad.

    La contemplación de la creación nos lleva a Allah. Hay una armonía absoluta, a través del orden de la creación Allah nos enseña modelos de sociedades. Por ejemplo, la comunidad de las abejas es una sociedad unificada donde hay una reina que es ' coronada ' en el momento que segrega un líquido. No hay disputas, toda esta sociedad gira alrededor de la Reina y en ella cada miembro tiene una especialización. Cuando la Reina muere aparece el caos. Allah nos empuja a reflexionar sobre esta comunidad y su productividad.

    (68) Y tu Señor  le inspiró a la abeja: Toma morada y en los árboles y en lo que construyen*

    (*Es decir lo que construyen los hombres, como los panales)

    (69) Luego, come todo tipo de frutos y ve por los senderos de tu Señor dócilmente. De su vientre sale un jarabe de color diverso que contiene una cura para los hombres.

    Es cierto que en eso hay un signo para gente que reflexiona.

                                                                                                 16. Sura de la Abeja, 68-69. Sagrado Corán

     

    La ayuda es una obligación religiosa. Ahora entramos en la fusión de las dos partes del texto esbozadas hasta ahora y en sus inevitables conclusiones. Nuestra sociedad, como la de las abejas, está enferma. En un orden mundial corrupto, depredador y que no entiende la naturaleza como una teosofía, sino como una mina de donde sacar botines, el ser humano gobernado por una élites psicópatas ha delegado de sus funciones de responsabilidad de cuidar y sublimar este orden natural, destrozando la armonía. Si extrapolamos la enfermedad de las abejas a la sociedad humana, la mayoría de los hombres y mujeres de este planeta está contaminado por valores ajenos a su naturaleza y sus funciones para lo que han sido creados y creadas brillan por su ausencia. El gran número de enfermedades existentes es una consecuencia de este desequilibrio. Extendernos en la manipulación de conceptos sería demasiado largo. La contaminación es mental, física y moral. Con todo, lo más sangrante es la apariencia de normalidad que tratan de proyectar los actores del Poder. Aquí no pasa nada y esta es la mejor civilización que ha conocido la historia, el progreso nos salva.

    La realidad es lo contrario y si equiparamos los déficits de atención de las abejas con los de los humanos, tal vez deberíamos deducir que pudiera aproximarse el caos. Es enigmático que Allah en el Corán se refiera a las abejas en femenino( en árabe) y a las hormigas en masculino. No pretendo desentrañar dicho enigma, lo que parece un hecho es que buena parte de las mujeres en las sociedades occidentales adoptan roles muy alejados de su naturaleza y que todas las que han ejercido el poder,- desde Margaret Thatcher hasta Merkel, pasando por el último despropósito de nombrar a una mujer, regente de los servicios secretos norteamericanos y que ciertos medios de comunicación, lo presenten como un triunfo de la igualdad-, son hombres. No ha habido ningún hecho diferencial que las haya distinguido. Algunos sostienen que el capitalismo mata el amor. Y lo llaman feminicidio...

    Nota(s)

    1 Cristopher Connolly, Universidad de Dundee( Inglaterra), Geraldine Wright y Sally Williamson de la Universidad de Newcastle. Trabajos publicados en la revista Nature Comunications

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook