Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 22
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La insoportable megalomanía de Aznar

     Ya nos hicimos eco aquí de la importancia que tiene la boda de la hija de Aznar para el estudio e investigación de buena parte de las tramas corruptas en las que está involucrado el Partido en el gobierno. El gran Vázquez Montalbán en su memorable libro La Aznaridad le dedica un buen número de páginas donde evalúa todas las numerosas implicaciones que de ella se desprenden.

    Ayer Aznar concedió una entrevista. Naturalmente no la visioné pero hoy leyendo la prensa no he podido evitar leer lo que dijo y a partir de su lectura, tratamos de reflexionar sobre sus palabras.No es sorprendente que niegue todas las acusaciones de presuntos delitos en los que por omisión o acción podría estar implicado. Acusa al medio El País de mentir e ironiza sobre su situación financiera recordando que está en manos de un grupo propiedad de Berlusconi que ' está procesado '. Se le olvidó mencionar que hicieron buenas migas(Berlusconi y él) hasta el punto de asistir como invitado a la boda de su hija en El Escorial. Tampoco sorprende que no diga nada de la incubación de la  burbuja inmobiliaria que ha dejado a su ' querida ' España en la UCI. Ni de la gestión de Cajamadrid o Bankia donde sus subordinados y amigos llevaron a la quiebra a miles de ahorradores. Tampoco debería sorprendernos su inhibición en los numerosos y sangrantes casos de corrupción de su partido. Tampoco dijo una palabra de la complicidad en la invasión de Irak, decisión ejecutada con mentiras probadas y contra la inmensa voluntad de la población española. Son delitos éstos que no preescriben, casi dos millones de muertos equiparan al trío de las Azores a los peores genocidas del siglo XX.

    No debe sorprendernos tampoco su deslealtad hacia el líder de su partido y  su formación. Está en sus genes. Cuando abandonó la presidencia del Estado se dedicó a viajar dando charlas y asistiendo a Fórums donde criticaba sin piedad a su sucesor y sus políticas, rompiendo una norma no escrita entre expresidentes de no decir nada( y menos en el extranjero) sobre sus sucesores hasta que concluya la legislatura. Su resentimiento histórico y en ocasiones histérico le pudo.

    Lo que resulta descorazonador y nos aproxima desde un punto de vista psicológico a su personalidad psicópata es su megalomanía, sus delirios de grandeza, egótica y siempre patética, que le lleva a sugerir que podría volver a la arena política. La arena del Madrid Arena donde su mujer enterraba los cadáveres de muchachas volviendo precipitadamente de un hotel de lujo en Portugal, o la del Palma Arena , uno de los numerosísimos casos de corrupción de su exministro Matas.

    La parálisis incomprensible del Tribunal de La Haya que no tuvo piedad con su amigo Gadaffi, cada vez se hace más lacerante. Aznar ayer llega a declarar que : '...nunca elude su responsabilidad ...', refiriéndose a la posibilidad de regresar a la política, no a la de viajar a La Haya y contar lo que sabe.

    Esta megalómana personalidad hace que se vea a sí mismo como un redentor en el banquillo que necesita salir al campo para ' salvar a España '. No ve ningún error, ni horror en su gestión. Al contrario , se ve y percibe como imprescindible.No quiere reconocer que su lugar es el banquillo de los acusados, en España y en La Haya. Estamos ante una personalidad disgregada que tal vez coincida con la de un psicópata. Es incapaz de ponerse en la piel de sus víctimas, los parados nacionales y las del Tigris y Eúfrates. Es otro insulto de la clase dirigente a la castigada ciudadanía tener que escuchar semejantes despropósitos...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook