Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 27
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Islands, Aisha...

    La cigüeña había partido de la isla de Java el once del once del dos mil once. Tal vez fuera escoltada en su  largo viaje por miles de grullas. Ellos se levantaron antes del amanecer. Despertaron a su querido vecino , hermano y amigo marroquí, quién les acompañó en su furgoneta hasta el hospital. Llegaron en plan " moro ", literalmente, con su querido vecino y con más bultos que cuando él viaja a Asia. Le sorprendió recibir un mensaje a esas horas mientras entraban en urgencias." ¿Quién será a estas horas?"." ¿Habrá ocurrido algo grave ?".  Ah...Se trataba  de la banca, su banco " le notificaba " a las seis de la mañana que estaba en descubierto.Qué amables, qué detallazo un día tan señalado. Mas no tuvo tiempo de darles las gracias. Sólo tarareó en su mente  canciones. "Mi " querida banca, esta banca " mía ", esta banca " nuestra "...,otra de Remedio(s) Revolución, "Hay quién maneja  mi banca, que a la deriva me lleva.."  La fulgurante cigüeña entraba en ese momento en territorio español, y las gaviotas huían en desbandada, desintegrándose en el cielo unas pocas que tenían las alas manchadas de sangre al tiempo en que los búcaros con rosas marchitas estallaban en mil pedazos acorralando los pedazos  a sus acaudalados y fariseicos  jardineros.

    Acaso el futuro sea el regreso al adánico origen. Cales coves, lugar paradisiaco lleno de cuevas naturales donde vivieron expatriados del progreso hasta principios de los noventa , entonces  las autoridades los expulsaron y  las cerraron . A pesar de ser pleno invierno la temperatura en el interior era bastante más suave que afuera. La vista era espectacular. Contemplaba el majestuoso vuelo de una águila haciendo círculos alrededor de la cala, numerosos nombres grabados en los cactus, un límpido silencio sólo amenazado por la fuerza del mar, del viento y de las olas. El agua era tan transparente que desde la entrada de las cuevas se podía ver el fondo. Esas  maravillas estaban habitadas al menos desde el siglo sexto. Se preguntó qué derecho tenía  alguien a prohibir la vida en ese  paraiso en defensa , " de la protección del patrimonio ". Pensó que lo que subyacía era una caza de brujas contra aquellas personas que decidían apartarse de una civilización enferma, vivir en la naturaleza y no resignarse a estar programados,  a ser egresados robots, o esclavos tubulados sirvientes todos de una élite amoral.

    Visitando monumentos megalíticos que databan del 2000. a.c.. Caminando entre las ruinas y las primeras flores de invierno que despuntaban entre la verdísima hierba. Oyó un grave chasquido que le dejaría petrificado. Una serpiente de más de medio metro sobre sus pies. Retrocedió y ella sin prisas acabaría ocultándose entre las piedras.

    Favaritx.Conmoviéndose entre el paisaje lunar, tan diferente del de la costa norte. Cada piedra, cada roca parecía tener vida propia. En unos pocos metros pasó de una frondosidad vegetal riquísima sobre túmulos, y agraciados llanos, con pasto y ganado, al desierto,  a la erosión calcárea y a un extrañol lenguaje sidéreo sobre la tierra. El Mediterráneo rompía con fuerza y la espuma dibujaba en el aire fugaces siluetas muy puras, templos que se derrumbaban en el aire con el nacimiento y la muerte de cada  ola.

    Un pintor inglés afincado en Menorca, susurró antes de una retrospectiva suya en Londres. " En Menorca encuentro un microcosmos en el que veo paisajes de todo tipo, que es como una colección de paisajes de todo el mundo..."

    Las contracciones acelerándose. Afuera en la capital de la mentira cerco a los leones petrificados y un día antes, Oliver Stone cerca del peine de los vientos recordando el axioma que todos ignoran. El sonido de las contracciones era similar en su reverberación en la máquina a jinetes galopando hacia una tierra ignota.

    Y, por fin, la cigüeña, agotada se posó sobre la montaña de una isla. Y ella nació libre, sin grilletes. Sobre el mar " diversidad infinita de lo inasible, repetición de nada ". Miles de grullas despegaron en un sagrado vuelo, la sangre, la lava,y el agua destruyeron el miedo. Islands, Aisha "  Viva ..."

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook