Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 20
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Isla de Madura

     La isla de Madura tiene una superficie de 4250 Kilómetros cuadrados y una población de tres millones y medio largos de personas. Al contrario que muchas otras zonas de Indonesia, su tierra no es muy fértil, lo que hace que su economía esté basada en la agricultura de subsistencia y la pesca artesanal, aunque recientemente en una parte de ella se ha iniciado un proceso de industrialización. Los factores antes mencionados han motivado que una población importante de esta isla haya iniciado un proceso de emigración hacia otras partes de Indonesia impulsadas y apoyadas por el gobierno indonesio y también hacia otros países de la región. Los madureses tienen fama de ser muy buenos navegantes. En 1528 su población se convirtió al Islam y en 1624 el Sultán Agung la incorporó al Reino de Mataram perteneciente a la isla de Java. Entre la población indonesia las gentes de Madura tienen fama de ' rudas '. Desde 2009 el magnífico puente de Suramadu , el mayor de Indonesia, une la ciudad de Surabaya con la isla. La estructura y belleza del puente me han recordado otros similares, salvando las distancias, como los que unen en el sur de la India Madurai coon Rameswaran, o en  el del sur de España, en Huelva,  que une España con Portugal. Los tres se elevan desde las aguas. El de la India sólo es apto para trenes. Otro medio tradicional para desplazarse a Madura es el Ferry, que es muy recomendable para el viajero pues además de poder portar vehículo, moto o coche, es económico y en su interior- como en los trenes indios- puede uno contemplar una radiografía de la sociedad de la isla de Madura, y tal vez de la indonesia rural. La aproximación a la isla en el Ferry es muy espectacular, las mezquitas bellísimas y la vegetación muy abundante hechizan al viajero que contempla desde la cubierta del barco toda la belleza del lugar mientras escucha el Adhan, el llamado a la oración que atraviesa el mar hasta la eternidad. El viaje dura aproximadamente media hora. Una vez atracado, el espectáculo desde el garaje del Ferry mientras se espera a que abran las compuertas es sorprendente. Un sinfín de motos,  muchas cargadas con pollos y otros animales, unos pocos coches, muchas bicicletas,  se disponen a avanzar en un espacio reducido con una pericia  que sorprende al viajero pues como en todo Asia no se guardan las distancias al contrario que en Occidente. Lo que vimos de la isla de Madura es muy  hermoso, desde la Universidad a la costa , como el interior. Parece que desde la construcción del puente la economía ha experimentado un ligero auge pero como por ejemplo, en Bihar, en India , su población es conocida por ser itinerante, en el sentido antes  mencionado de que mucha de ella trabaja a lo largo del país. Son famosas en Madura las carreras de toros y es frecuente ver a gente desplazarse en caballos . Me cuentan que sus pobladores en cuanto disponen del dinero necesario, lo primero que hacen es peregrinar al Hajj, a La Meca.

    En 2012 decenas de musulmanes chiitas fueron desalojados de sus hogares a la fuerza por vecinos de la gran mayoría sunni que puebla esta isla e Indonesia. Casi 170 de ellos estuvieron confinados en un gimnasio durante algún tiempo siendo el gobierno local e indonesio el que les proveía de lo necesario. Estuvieron allá esperando una decisión .Fue en el mes de agosto del año pasado cuando nativos armados , algunos con los tradicionales machetes locales, atacaron  a aquéllos que se identificaron públicamente como chiitas. Hubo una víctima y otro herido muy grave, y decenas más de menor consideración así como 48 casas destrozadas. Testigos locales dijeron a los medios que la violencia empezó cuando escolares chiitas excluidos de una escuela local intentaron desbloquear esta medida. La versión del gobierno es que las disputas se debieron a enfrentamientos entre familiares. El informe de Human Rights de 2013 en Indonesia recoge este hecho. El plan del gobierno indonesio de recolocarlos en otros lugares de Indonesia como Aceh o Papua ha sido criticado por numerosos grupos islámicos e influyentes cléricos,  y por la organización islámica más importante de Indonesia, Al Islamiyah Indonesia. Todas coinciden en que el gobierno debe recolocarlos en sus lugares de origen y la policía proteger y velar por su seguridad. En nuestra opinión, teniendo en cuenta que Indonesia es un país de 242 millones de personas, los conflictos étnicos o las violaciones de los derechos de las minorías, aunque existen-como en casi todos los países del mundo- no abundan tánto como en otros lugares, sin ir más lejos, otra vez,  India que aunque tiene una población  casi cuatro veces mayor, un estudio detallado mostraría según nuestro punto de vista, cómo tanto proporcional como númericamente los conflictos y violaciones de derechos de minorías son más frecuentes allá, y éstas están mucho más desprotegidas.. De hecho, no es una casualidad que en India operen más grupos terroristas que en ningún otro  país del mundo así como, verbigracia, que en varios estados el suicidio de campesinos sea algo habitual

    La isla de Madura es muy hermosa, y aunque nuestra visión de ella haya estado limitada en el espacio y en el tiempo, sin duda invita a recorrerla sin prisas, en moto por ejemplo, o en cualquier otro vehículo  parece recomendable. No vimos en las zonas en que nos movimos sus carreteras pobladas masivamente de vehículos y los paisajes que atisbamos fueron de una gran belleza natural, Luz sobre Luz , y como en todos los lugares de Indonesia que hemos vistado, sus gentes muy cálidas y sin atosigar en ningún momento al viajero. Mostraban una curiosidad prudente que en ningún momento se transformó en deseo

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook