Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 14
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Ideal del arte

    Estos días pasados hemos concluido por fin un artículo que hemos mandado y que saldrá publicado, si Dios quiere, a finales de junio. Tiene que ver con el ' sufismo '. Dado que estamos algo cansados y queremos desconectar, aprovecho para transcribir una parte del artículo bsada en una traducción parcial que hemos hecho del excelente libro The Heart of Sufism Essential Writings of Hazrat Inayat Khan , Shambala Publications, 1999, Boston.

    La traducción tiene que ver con el ideal del arte. Sinceramente, nos encantaría conocer los pensamientos que le sugieren estas palabras de Khan a ilustres y brillantes críticos como John Berger o Harold Bloom. Del segundo nos imaginamos qué podría decir asomándonos a su libro El Canon Occidental. De Berger, nos cuesta más hacerlo. Parece un enigma...

     Creemos que tal vez sus palabras en relación al arte den una idea sobre lo qué trata el “ sufismo “.

    El Ideal del Arte(pág 346 )
    Cuando estudiamos el arte  de la Edad Media  y la psicología detrás de él, parece que el primer objetivo  del artista en aquel tiempo era producir un objeto de adoración. Restringido dentro de las leyes de la convencionalidad, y teniendo una creencia profundamente enraizada en  la Sagrada tarea del artista, él consideraba su arte como la expresión  de su más alta devoción. Y cualquier persona sensible sentirá que el arte de la Edad Media  tiene una atmósfera, un sentimiento, un magnetismo que crece día tras día. Sin duda uno sólo puede apreciar este arte si no lo compara con el arte de hoy en día. Así que nosotros debemos “ tomar prestados “ los ojos de las personas que vivieron la Edad Media, los sentimientos de las personas que vivieron en aquel tiempo, y entonces mirar su arte, para desde su primitivo desarrollo contemplar que hay un misterio oculto que no puede ser reproducido hoy.
    Cuando pensamos sobre el arte de la Edad Media y el Renacimiento, nos damos cuenta que la onda proveniente de la Grecia Clásica a Italia trajo una nueva vida. Sin embargo el arte que una vez fue hecho  y concebido para adorar, era entonces realizado para admirarlo. El arte emergió hasta alturas sublimes, trayendo el espíritu de la Antigüedad clásica  dentro de un nuevo marco de expresión. No obstante, uno puede decir que en la Edad Media  el arte estaba dirigido hacia Dios, en el arte del Renacimiento Dios estaba incluído pero más tarde fue producido sin Dios.  Y sin Dios esencialmente no es arte. El abismo que nosotros encontramos  entre nuestra época y el tiempo en el cual el arte estaba en su máxima gloria, es debido a que el arte de hoy es un arte sin Dios.  El artista del Renacimiento no había  renunciado a Dios, pero  después  Dios fue olvidado.
    Pintura, escultura, -cualquier forma de arte- si no está dirigida hacia el más alto ideal   inicia un movimiento descendente. No puede ascender porque no hay  escalera. Es el ideal el cual ayuda a ascender, y sin el ideal todo se somete a un movimiento descendente.  Uno puede ver la razón por la cual la gente ha  llegado a ser más materialista : la belleza naturalmente pertenece al Cielo; sobre la tierra ésta sólo es reflejada; y cuando la conexión con el cielo está rota , cuando   de da la espalda al Cielo, entonces los ojos llegan a estar  enfocados sobre la tierra, y lenta y gradualmente la belleza comienza a desaparecer. Así, de alguna forma,  la divergencia entre  entre el Renacimiento y nuestra época ha sido causada por el materialismo, por el mercantilismo, y por la ausencia de inspiración celestial.
    Sin duda la necesidad  que han estado sintiendo los corazones de los amantes de la belleza han estado trabajando sobre los planos interiores, y ahora hoy están  empezando a mostrarse ellos mismos.  Pero, ¿ cómo ?. No en la forma de la belleza; es la ausencia de la belleza  lo que ahora está comenzando a ser percibido. Y el resultado de esto es  que el artista piensa  que debería haber un nuevo inicio en el mundo del arte., que una nueva forma de belleza debería ser encontrada, una nueva expresión.  No obstante cuando él intenta encontrarla, él sobre todo no da en el blanco del marco, ya que cuando hay ausencia de inspiración y el trabajo artístico es  forzado por el esfuerzo, lo que se produce es mecánico.  Un artista piensa : “  Todo debe estar en ángulos, lo que crea una nueva belleza “. Otro dice, : “ No, todo debe estar sólo en colores; todo debe ser expresivo en sí mismo “.  Otro artista dice : “ Todo debe estar sólo en líneas sin ningún detalle: todo debe descubrirlo  uno mismo y lo que representa “. Y otra vez otro dice : “ Todo debe permanecer en un estado indeterminado, no terminado que es muy artístico “.
     Esto es similar  a contemplar muchos caballos partiendo en direcciones contrarias y tratando de llegar a un lugar cierto. Parece ser que no hay ideal hoy, no obstante el día en el cual el ideal dirija de nuevo las manos de los artistas, el arte progresará más rápidamente, y la promesa del arte del futuro entonces será completada. Esto sólo comienza con la promesa de tocar las alturas, de manifestarse en su perfección, de tener otra voz; de tener otra alma y otra expresión. Hoy el artista está luchando por esto, su alma está ansiosa, sin embargo él todavía no lo ha encontrado. Y la principal razón por la cual todavía no lo ha encontrado es debido a que  él está pensando demasiado severamente sobre esto. El arte no requiere un pensamiento severo,  ni la poesía o la música.. El verdadero arte siempre viene con facilidad, con relajación, viene naturalmente. El artista no  debería  luchar para alcanzar la inspiración o la belleza.
    Lo que es más deplorable  en el tiempo presente  es la inconsciente, y sin embargo, predominante influencia comercial cerniéndose  como una nube sobre el arte de hoy.  Hay un sentimiento generalizado de que cada mes una nueva moda debe emerger.; debe haber una nueva modo en todo; y esta inclinación saturada con publicidad, destroza las raíces del arte natural y hermoso. ¿ Por qué luchar por algo nuevo?. La vida es siempre algo nuevo y algo viejo. Es siempre la misma, y sin embargo  es siempre nueva “
     
    Cuando vemos la vasta obra de sabios como Al-Gazali, Ibn Arabi y muchos otros verdaderos sabios , nos damos cuenta de que sus patrones de creación eran otros y que su proximidad a la Divinidad, su pureza, hacía que su arte fluyese con total naturalidad y con un caudal prolífico.
    Antes Hazrat Inayat Khan había escrito en el mismo libro (pág 345): “ Muchos piensan  que el arte es  algo diferente de la naturaleza, sin embargo sería mejor decir que el arte es la  terminación de la naturaleza. Uno puede preguntarse cómo un hombre puede mejorar más la naturaleza, la cual está hecha por Dios, no obstante  el hecho es que Dios en Sí Mismo, a través del hombre,  termina Su  Creación  en el arte.  Como todos los distintos elementos son vehículos de Dios, como todos los árboles y las plantas son Su instrumento a través del cual Él crea, así  que el arte es el médium  de Dios a través del cual Dios Mismo completa Su Creación…”
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook