Blog 
HATI HATI
RSS - Blog de Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

El autor

Blog HATI HATI - Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Enric G. de San Miguel Gutiérrez de San Miguel Figuera

Trabajador en un hospital.Colaborador de Revista Ulises(edit Liebre de Marzo), Webislam, Instituto de Indología y otros medios, ocasionalmente.Traductor(inglés-español) Free lance.Nací en Mahón,1971.Vivo en Palma

Sobre este blog de Sociedad

Trataré en la medida de lo posible de traer a presencia con la escritura enfoques que no son muy frecuentes en los medios de comunicación, así como traducciones.En la medida en que mi trabajo me lo permita, y no esté muy cansado, trataré de actualizarlo con frecuencia.Posiblemente introduzca fotos h...


Archivo

  • 10
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Destrozando Libia...

     Destrozando Libia. ¿Una guerra por los " derechos humanos "?

    Hoy traducimos la síntesis del último libro de un antropólogo canadiense. Si comentara las implicaciones que se derivan de los contenidos de esta obra tal vez tuviera problemas. Lo que me pide el cuerpo es escribir con nombres y apellidos  todos los numerosos mercenarios de la palabra que se prestaron al juego macabro y sangriento de extender propaganda para justificar una guerra injustificable. Ustedes los conocen bien. Son personas muy " respetables " que gozan de total impunidad y no tienen que dar cuentas de nada. Los lectores inteligentes pueden acudir a las hemerotecas. Nada más, me hubiera gustado cuidar un poco más la traducción y el lenguaje pero si de algo carezco es de tiempo...

    DESTROZANDO LIBIA. ¿UNA GUERRA POR " LOS DERECHOS HUMANOS" ?

    FUENTE: Global Research.org

    Fecha: 9 dic 2012

    Autor:  Maximilian Forte profesor asociado de antropología en el Departamento de Sociología y Antropología en la Universidad de Concordia donde enseña cursos sobre antroplogía sobre políticos y " el nuevo imperialismo ". Él es también miembro fundador de los Antropólogos Por la Justicia y la Paz. Su último libro es  Slouching towards Sirte: Nato´s war on Lybia and Africa(Baraka books)

    Traducción. N.I.M. 10 dic 2012

     

    La guerra en Libia nunca sucedió. Es lo menos que uno podría pensar, considerando la escasez de análisis serios y reflexiones críticas en Canadá desde nuestra participación en la campaña de bombardeos de la OTAN finalizada hace un año. Todavía en Libia, de muchas formas la guerra está todavía sucediendo. Si nosotros( nosotros como todos los partidos políticos federales) pensamos que podriamos bombardear un país en democracia y con respeto por los derechos humanos, fuimos peores que ingenuos o cándidos. Fuimos culpables de ocultar nuestras motivaciones, y culpables de ignorar las consecuencias de nuestras acciones. Como la guerra fue vendida al público necesita ser revisada para que no tratemos la guerra como meramente un espectáculo temporal sin consecuencias. Nos dijeron que Muammar Gaddafi amenazó con atrocidades masivas, incluso " genocidio " contra Benghazi. Nos dijeron que él suministró  Viagra a sus tropas, de esta forma ellos podían continuar una sistemática jarana de violaciones masivas. Nos dijeron que él utilizó la fuerza aérea contra desarmados manifestantes pacíficos. Nos dijeron que él importó mercenarios africanos para hacer una carnicería con la oposición. Y nos dijeron que nuestra intervención militar salvaría vidas y que estaba diseñada para proteger civiles.

    EL PROBLEMA ES QUE NADA DE ESTO FUE VERDAD.

    Esto fue en su lugar unas series de de historias de " niños en incubadoras " sobre esteroides : exageradas y repetidas tales fabricaciones con tal frecuencia y lo bastante hasta que algunas de ellas podían rezumarse dentro de la " conciencia " como si fueran hechos.

    A nosotros también nos dijeron que si nosotros fallábamos en actuar  para " parar " a Gaddafi, eso nos haría cómplices y responsables por permitir que sucedieran tales atrocidades. Fallar en actuar, nos hace responsables por las acciones de otros. Aún cuando actuamos, rechazamos hacernos responsables por nuestras propias acciones. Esta " lógica " es la clase de dualismo moral que los intervencionistas juran. A nadie más les es permitido masacrar civiles. Este es nuestro privilegio.

    Estados miembros de la OTAN, tal como Canadá y su portavoz jefe nunca dejó de calificar cada acción armada contra las fuerzas libias como " protección de civiles ". Lo que entiende la OTAN por  " protección " es en realidad lo que debería alarmar y preocupar a todos.

    En numerosas ocasiones, la OTAN rechazó proteger a civiles inocentes y deliberadamente les dejó morir. Este fue el caso de aproximadamente 1500 refugiados que murieron en el mar huyendo de Libia mientras muy cerca, navíos de la OTAN monitorizaban todo el tráfico marítimo y bloqueaban los puertos libios., con algunos navíos estableciendo contacto directo.  El Consejo europeo, el gobierno italiano, Amnistia Internacional, y un informe de Goldsmith, todos culparon a la OTAN por violar la ley internacional al ignorar las súplicas de ayuda de los refugiados que fueron a la deriva y murieron. Este es un crimen serio bajo la ley internacional. Nadie ha sido hecho responsable.

    En otras ocasiones, aviones de la OTAN y drones específicamente, y deliberadamente, atacaron a civiles. Estos fueron los descubrimientos de una Misión Civil Independiente enviada a Libia e incluso también de Amnistia Internacional. En un caso que ocurrió en Sirte el 15 de septiembre de 2011, misiles de la OTAN golpearon y asesinaron a 47 rescatadores civiles. Esto es a lo que ahora nos referimos como " manipulación doble ", una práctica establecida por EEUU que fue escandalosamente documentada en el " asesinato colateral ", video de Irak y corroborado por la Agencia de periodismo internacional. Hombres civiles fueron a la ayuda de aquellos que habían sido atacados y que habían sido redefinidos por el gobierno norteamericano como no civiles, simplemente debido a que en ese momento tenían edades de combatir.

    En otros casos, la OTAN junto con sus aliados sobre el terreno, los insurgentes libios que nosotros ilegalmente armamos, anunciaron falsas interrupciones de los combates para permitir a los civiles abandonar ciudades atacadas(sí, nosotros atacamos ciudades y nosotros las demolimos también:ej:Sirte),. Esto fue simplemente para permitir el reabastecimiento de los insurgentes, y la OTAN en algunos casos no interrumpió sus bombardeos. Ninguno de los ataque aéreos fueron " precisos " o " quirúrgicos ", como fueron definidos( lenguaje que nosotros destilamos para que suene como proveedores de salud)

    Nuestra intervención no sólo prolongó y desarrolló el conflicto libio, sino que permitíó atrocidades masivas por los insurgentes a los que dimos apoyo. Detenciones masivas, abducciones,torturas, linchamientos racistas, y la limpieza étnica de ciudades enteras fueron los resultados. Jamás bajo Gaddafi  hubo notícias de que tales atrocidades se hubieran extendido.

    Aun nosotros no seíamos responsables.Por lo tanto, a nosotros incluso no nos gusta hablar de estos problemas. Actuamos para traer un cambio de régimen. Específicamente atacamos a Gaddafi y su familia para asesinarlos. Y entonces, como Hillary Clinton, algunos de nosotros se regocijaron.

    Nosotros hicimos sufrir a otros., de esta manera podemos fantasear nosotros mismos como enfermeros alumbrando curas. Benghazi fue " salvada " ya que sólo así Sirte fue reducida a escombros.-destrucción total con la que muchos visitantes han establecido paralelismos con Stalingrado y Grozny. Nosotros clamamos que esto era por los " derechos humanos ", sin embargo nuestras acciones desmienten esta historia. Nosotros hicimos esto para destrozar los esfuerzos de integración  de una África independiente, para retornar a África a su lugar adecuado como nuestra reserva extranjera., con su petróleo, minerales, y contratos de construcción colocados en nuestras manos. A ti te podría no gustar leer estas cosas, sin embargo no hay excusas para el silencio absoluto sobre Libia, y lo que hicimos allá. Para que nosotros lo olvidemos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook