Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 23
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SHELLY YACHIMOVICH, EL CENTRO IZQUIERDA ISRAELI, SE EMPEÑA EN CAMBIAR LA FAZ DEL LABORISMO.

    SHELLY YACHIMOVICH, EL CENTRO IZQUIERDA ISRAELI, SE EMPEÑA EN CAMBIAR LA FAZ DEL LABORISMO.

    La laborista Shelly Yachimovich ha  resucitado su partido y promovido leyes importantes ‎para los trabajadores.
    Nacida en 1960 en una humilde familia polaca de supervivientes del Holocausto que se ‎estableció en Kfar Saba, cerca de Tel Aviv, Yachimovich es una respetada ex periodista ‎que hace apenas ocho años cambió su influyente programa televisivo de entrevistas por ‎la política, convencida de la necesidad de remozar y rejuvenecer el histórico Partido ‎Laborista.‎
    Inteligente, feminista y batalladora, fue escalando en la lista electoral (novena en 2006, ‎cuarta en 2009) hasta hacerse en las primarias de 2011 con el liderazgo del partido, ‎fracturado por la deserción de su hasta entonces dirigente, Ehud Barak.‎
    Se convertía así en la segunda mujer, tras la ex primer ministro Golda Meir, en presidir la ‎formación que monopolizó el poder durante las tres primeras décadas de vida del país.‎
    Su estrategia consiste en situar el tema socioeconómico en el cenit de la agenda, dejando ‎la paz con los palestinos en segundo plano, convencida de que esta reorientación ‎responde a las verdaderas preocupaciones de los israelíes.‎
    Tanto es así que su alter ego en el principal programa de sátira política del país, "Eretz ‎Nehederet" (País maravilloso), entra en ocasiones en escena cantando "¡social! ‎‎¡demócrata!".‎
    En su haber como diputada figuran leyes importantes para los trabajadores, como la ‎protección de los empleados que desvelan prácticas de corrupción, la prolongación de las ‎licencias por maternidad, la introducción de transparencia en las actividades de los ‎grupos de presión y hasta la incorporación de los modestos derechos a sentarse o ir al ‎lavabo en horario laboral.‎
    Una convicción forjada a lo largo de su exitosa carrera en prensa, radio y televisión, en la ‎que se distinguió por sus denuncias de abusos empresariales y de los excesos de ‎
    las privatizaciones y la desregulación.‎
    El giro ideológico funcionó al principio: el partido salió del decaimiento, ella sola atrajo ‎miles de nuevos militantes y se erigió en una líder con los pies en el suelo (vive en 80 ‎metros cuadrados, se desplaza a menudo en bicicleta por Tel Aviv y ha hecho públicos ‎sus ingresos), frente al caro estilo de vida de su antecesor Barak, que residía en un ‎apartamento de lujo de 450 metros cuadrados.‎
    Pero sacar de urgencias al Laborismo no es lo mismo que sacarlo de la oposición.‎
    Para empezar, sus ínfimas menciones a sus posturas sobre el conflicto con los palestinos, ‎más próximas a la derecha, han disgustado a su electorado más izquierdista y motivado ‎la salida de dirigentes históricos.‎
    En la recta final de la campaña, Yachimovich está perdiendo un diputado por semana en ‎las encuestas, aunque no está claro si es en parte por su declaraciones asertivas, como ‎que mantendría la financiación a la construcción en Jerusalén Este y en los tres bloques ‎de asentamientos de Judea y Samaria (Cisjordania), que su partido e Itzjak Rabin nunca ‎fueron de izquierda o que está a favor de que se cante el himno nacional en las escuelas.‎
    A esto se suma su desconcertante ambigüedad, sólo rota este mes ante la hemorragia de ‎votos, sobre si entraría en el Gobierno con el primer ministro Biniamín Netanyahu.‎
    Posiciones bien lejanas de su "pasado rebelde", en el que fue expulsada del colegio ‎secundario por colgar carteles de protesta, rehusó casarse por el Rabinato (ahora está ‎divorciada con dos hijos) o votó al partido judeo-árabe de inspiración comunista, ‎Hadash, algo que la prensa de derecha se encarga de recordar con frecuencia.‎
    Yachimovich es licenciada en Ciencias del Comportamiento por la Universidad Ben ‎Gurión del Neguev y ha escrito un ensayo sobre su proyecto para Israel (además de dos ‎novelas).‎
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook