Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 25
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA PENITENCIA DE LA ORQUESTA SINFONICA BALEAR

     

     
    Este 24 de Agosto ha tenido lugar un concierto más de protesta para los componentes de la Orquesta Sinfónica Balear que perciben la comprensión de una ciudadanía que se solidariza con su lucha sindical, como cualquier hijo de vecino, independientemente que se apele a los valores culturales y musicales que representan. 
    La Cultura musical entre la ciudadanía no ha dejado de ser "una maría", cuando no un bien privado de una minoría intelectual burguesa desde antaño. He aquí que el lobo ya está aquí y una parte importante intergeneracional acuden a macro conciertos y mueven el esqueleto con ritmos y sensibilidades musicales de nuevo signo. En el mejor de los casos, se identifica a la música clasica como un remedio de farmacia para relajarse, con efectos de valeriana o hilo musical ambiental como elemento decorativo con los mismos efectos olfativos de una fragancia para el salón-estar.
    En España, duele decirlo, somos malos pedagogos, el método para explicar las cosas lo dejamos al arrojo del espontaneo que se tira al toro. Improvisar es más natural y menos "pamplinero".
    Por ejemplo, al concierto de ayer tarde en la Parroquia de Santa Payesa en el barrio de Blanquerna de Palma, le faltó un hilo conductor de los temas interpretados. No se trata de plantarse en calle con la gorra en tierra y ponerse a tocar piezas para amenizar la curiosidad del transeunte. En esta velada se podría haber tocado piezas que, anecdoticamente tuvieran que ver con alguna protesta de su tiempo ya fuese en el momento de su composición o que fuera utilizada para ese fin. Ilustrar, por tanto, la funcion de la música y de piezas que se nos trae a nuestra realidad y problemática de presente para hacerla participe y comunión de anhelos y luchas de entonces y de siempre.
    La memoria histórica de los pueblos es flaca y es necesario realizar ciertos masajes que contextualicen lo que unas notas representaron en el sentir de sus ciudadanos de entonces y que resulta que pueden sonarnos a nosotros con la misma fuerza emocional o quizas más.
    La feligresía que estuvo ayer sudando la gota gorda entre las paredes de ese templo, merecería alentar su presencia no solo para deleitarnos con algunas piezas musicales y salir con el caramelo en la boca que representó el concierto para clarinete de Mozart. Lo mismo que los frescos de los templos de antaño ilustraban a los parroquianos con escenas sagradas y apocaliptícas de las bondades del Cielo, del Infierno y la Justicia Divina, así mismo deberían ser estos conciertos de puño en alto lo suficientemente ilustrativos como para concienciar sobre la labor que ha representado la Musica en el cambio de las voluntades, las sensibilidades, los usos y costumbres. La Música Clásica, la música matríz, no es una panacea de nada, pero demuestra nuestro índice de Civilización. 
    Ahora que el lobo ya esta encima, esta actividad, deberia servir como penitencia - no se si redentora - para no volver a descuidar  la cultura musical por parte de todo estamento y fuerzas vivas, de cara a que las generaciones futuras no deserten del patio de butacas de las orquestas sinfonicas y de camara de nuestras ciudades y, claro, no tener clamar al Cielo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook