Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 22
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL SALAFISMO, EL WAHABISMO, LA YIHAD y EL CALIFATO SUNNI


    «Salafismo» (del árabe: السلفية as-salafiyya) es una corriente islámica que postula por interpretar la Tradición Isámica ( Corán y Proverbios del Profeta) desde la visión original de los primeros discípulos del Profeta. Por lo tanto es un fenómeno, que por su propia naturaleza y razón de ser solo se podría dar en el Sunnismo y no en el Chiismo, por su aferramiento a la tradición más 'castiza'. De ahí , igualmente, el epíteto de FUNDAMENTALISMO, es decir, vuelta a las fuentes a los fundamentos originales, sometiendo a una revisión y limpieza de tradiciones posteriores que, a juicio de los salafistas, han desvirtuado la naturaleza y el sentido estricto en la aplicación de la Ley Islamica y su interpretación con el paso del tiempo y las generaciones. Y se lo atribuyen a la propia Comunidad del Islam por ignorancia, superstición, desconocimiento y olvido de las esencias originales. El Salafismo con su planteamiento revisionista radical se ha visto reactivado y afianzado a los largo de las últimas décadas desde el siglo XX, a medida de la alfabetización de una parte creciente de la población musulmana, así como el incremento importante del número de Facultades universitarias dedicadas y homologadas para impartir estudios coránicos, derecho y tradiciones islámicas (Sharía), coincidiendo, sobretodo, con el boom del petroleo en los paises del Golfo Arábigo o Pérsico, cuyos regímenes gobernantes beduinos eran herederos de una tradición islámica con un sustrato primigenío que no era otro que el Wahabismo (con su epicentro en Arabia Saudí) y que gracias a la bonanza económica y el enriquecimiento con el oro negro, pudieron desarrollar una politica expansiva universitaria y educativa más allá incluso de sus fronteras, gracias a la red de ayudas y subvenciones que desplegaron entre los paises 'hermanos'. Eso explica, tambien, que estas nuevas canteras de predicadores y imanes y 'doctores de la Ley Islámica' formados en el regazo de estos centros, retornaran a sus paises con una formación sólida y dispuesta a someter a catarsis las desviaciones descubiertas sobre el 'Islam Original' y el 'Camino Recto'. 
    La homologación de centros universitarios dedicados a la enseñanza de las ciencias del Islam, experimentó igualmente, un desarrollo investigador sobre las fuentes de las enseñanzas coránicas, Derecho y tradiciones que incluyeron estudios lingúisticos, para superar las lagunas y las deficiencias de otros tiempos. De manera que se creia tener una conexión saneada con lo mejor de las enseñanzas del Profeta Mahoma (Mojammad).
    Tanto el Salafismo como el Wahabismo tienen su punto de referencia original en el pensador y teólogo islámico Ibn Taymiyyah de siglo XIII. 
    Aun asi podría considerar el Wahabismo una corriente de purismo islámico que precede la propia corriente salafista moderna El Wahabismo está unido a la trayectoria y razón de ser de la Casa Real Saudi, que en sus anales fue su abanderado y seña de identidad para conquistar al turco la peninsula arabiga. Por lo tanto, en un principio Salafismo y Wahabismo compartirian una plataforma común, por lo que ambas tendencias pueden confundirse facilmente, la cual rechazaría la vía yihadista que pretende imponer un régimen musulmán mediante la acción violenta y revolucionaria, por considerarla condenada al fracaso. Una de las grandes figuras de esta línea de pensamiento, desde los años 60 hasta su muerte en 1999, el sheij Muhammad Nasiruddin al-Albani,que entendía que la acción política más eficaz pasaba antes por la predicación de una fe regenerada y la re-islamización de las sociedades musulmanas que por la acción directamente política.
    Habia que regenerar la fe, depurándola de 'innovaciones' teológicas que la alejan de la fe auténtica, aquella de los orígenes (salaf) ; por otro lado, educar a los musulmanes en esta fe regenerada, de manera que abandonen sus prácticas religiosas “corruptas”. Esta tendencia salafista sigue pues una estrategia de 're-islamización' de las sociedades musulmanas a través de una predicación no violenta y no directamente política. La Hermandad Musulmana, que nació en Egipto durante la Monarquía liberal, hizo suyo este pensamiento y guia de actuación 
    Sayed Qutub, que perteneció a la Hermandad Musulmana de Egipto y que paso de un sufismo o tendencia mística inicial (un 'Islam poético' si se quiere) pasó por el salafismo -el cual representa siempre una catarsis para quien lo adopta - y se lanzó a una deriva de actuación e intervención politica revolucionaria. Es decir, pasó de lo contemplativo (el Sufismo siempre ha sido muy bien visto por los regímenes politicos liberales) a una fase más radical. La tendencía que el defendió rechaza limitar la acción religiosa a la predicación y hace de la yihad el centro de su actividad. Los musulmanes de esta tendencia son favorables al combate armado con el fin de liberar los países musulmanes de toda ocupación extranjera. Se oponen igualmente a la mayor parte de regímenes de los países musulmanes, que ellos juzgan como impíos, en los que pretenden instaurar un estado verdaderamente islámico, es decir, actúan como defensores de tierras musulmanes, actuando como un ejercito de defensa comunitario. ¿Que tiene de salafista? en que persigue esa pureza de los primeros tiempos de Islam, incluso en su régimen político.
    Este salafismo revolucionario o yihadista(es decir, que hace la guerra) de Sayyed Qutub nace en los años 80, se propone hacer la Yihad o la guerra santa en Afganistán contra la ocupación soviética considerada atea. Durante este periodo, los salafistas llegados de Arabia Saudita se encontraron con los Hermanos musulmanes, que considerán la Guerra Santa o Yihad como un sistema de defensa o reacción defensiva contra una agresión y que mantiene algunos paralelismos con lo que ultimamente ha expresado el propio Papa Francisco, al postular por el derecho a defenderse, sin querer entrar en el cómo. Esta convergencia en la defensa de la fe y 'su territorio' (Afganistán) los condujo a adoptar el discurso político de los Hermanos musulmanes e integrar el suyo propio con el de la predicación literal y tradicional salafista, basada en la piedad y la moralidad. 
    Desde el punto de vista del yihadismo radical, consideran que aquellos salafistas tradicionales (wahabies) adscritos y fieles a la actual monarquía saudi, favorables a la predicación no violenta como Ben Bazh y otros coetanios, a los que consideran unos traidores al servicio de los Estados Unidos. Por otro lado, critican encarnizadamente  y rechazan a los propios Hermanos Musulmanes, por considerar que practican, a estas alturas, una fe laxa y se avienen a participar en los mecanismos políticos imperantes.
    Hoy por hoy, el Califato sunní de Abu Bakr al Baghdadi está inspirado en esta ultima tendencia yihadista, lejos de la corriente 'civilizada' de la Hermandad Musulmana y en las antípodas de lo que representó los ultimos tiempos del Califato Otomano 'liberal' y decadente, que sería anatemizado por yihadistas y wahabistas, cuestionado por salafistas y quizas la Hermandad Musulmana no hubiera tenido inconveniente en haberse hecho con algún ministerio de educación de haber existido entonces.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook