Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 15
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL PRAGMATISMO DE LAS REPUBLICAS DE LA CORONA

    Es un error pretender avivar las viejas banderías de monárquicos y republicanos con sus respectivas barricadas dialécticas. Felipe VI deberia afanarse, dentro de los limites de sus atributos constitucionales, en conseguir que se convocaran Cortes Constituyentes en esta primera etapa de su reinado, previo medular cambio de la Ley Electoral sin demora alguna. Las nuevas generaciones sanamente detectan un déficit de cultura democrática y participativa. Pero, eso no debe dar pie a generar ensalada de conceptos politicos, intoxicados y sacados de contexto, que nos confundan y hagan desvariar. Por tanto, habrá que señalar que para que este cambio constituyente sea eficaz y satisfactorio para todos, deberemos evolucionar nosotros y esa parte de nuestros conciudadanos, con los que deberemos entendernos, anclados en viejas formulas para los que cualquier tiempo pasado fué mejor. De lo contrario estaríamos condenados a repetir capítulos tenebrosos de nuestro pasado histórico. 

    Nos falta una Derecha verdaderamente nueva con la que nos podamos entender para abordar una reforma constitucional de calado y aceptada por todos. De lo contrario entraríamos en la vorágine del XIX con esa sucesión de constituciones de uno y otro signo dependiendo de quien se hiciera con el poder. Seamos sensatos pues, sin perder las convicciones.

    Dejemos de mirarnos politicamente para otro lado, cambiando de acera, por miedo a mostrar nuestras discrepancias entre nosotros. Debatamos y dialoguemos civilizadamente en bares y cafeterias, y en este ámbito lo espontaneamente asambleario tiene sentido. Perdamos la costumbre de buscar un cabeza de turco, un pelele a quien mantear para aliviar y escurrir nuestras culpas como ciudadanos que hipócritamente escurren el sentido y la responsabilidad de su voto. 

    Una idea de Corona, hereditaria o electa, para unos pueblos que apelan tanto a sus raices, tradiciones, a simbolos e identidades, puede ser util como instrumento de cohesion. La Corona debe ser útil tanto para los conceptualmente republicanos como para los que no se sientan tales, por lo tanto debería superarse etiquetas de otro tiempo, como monárquicos o republicanos. Cambiemos, reformemos las estructuras del Estado, cambiemos, con el tiempo, nuestro déficit de cultura democratica de izquierda a derecha. Y no seamos simplistas ni naifes pensando con una flor en la boca que vayamos a resolver nuestros problemas de convivencia guillotinando a nuestro particular pelele o cabeza de turco.

    Coloquemos a la Corona al servicio del Federalismo o Confederalismo de pueblos y "republicas", con sus presidentes/as respectivos a la cabeza, en nombre de nuestro propio arbol genealogico historico como pueblos. La Corona,dinástica o electa, puede resultar un icono transcendente como pueda ser el Arbol de Guernica o La Senyera. Un buen principio sería que Felipe VI leyera párrafos de su discurso de Proclamación en las diferentes lenguas de sus "reinos o repúblicas". Hablamos de liturgias y ritos tan de la singularidad y complejidad de los pueblos ibéricos, que se convierta en una formula que nos evoque nuestros orígenes y una Corona-icono como referente de identidad de cada reino del Estado, avalado por la Historia, y una solución para la convivencia de futuro de todo el conjunto. Ahora bien, eso requeriría de que los ciudadanos, mas que aprenderse la lista de los reyes godos, deberán aprender a controlar y hacer rendir cuentas fehacientemente a sus representantes, sean de los partidos que los avalen, porque debería importar más quién es quien que las siglas de referencia. Y con éso, acatar las leyes que nos demos entre todos, propio del rigor republicano. Creo que es el mejor homenaje que podríamos dar al espíritu y pragmatismo de la rex publica, no de forma, sino de fondo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook