Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 19
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL INSTINTO DE LA MADRE DE TODAS LAS RUSIAS

     


    El otro día visioné la película galardonada en Canne, ELENA del ruso,  ruso Andreu Zvyagintsev, en la que una madre rusa, pero rusa, rusa, pechugona y capaz de darte un guantazo con la zurda,... sin que le tiemble el moño, con voz potente y llorona. Casada en segundas nupcias cuando le pellizcó el culo de enfermera  otro ruso adinerado, roñoso, díscolo y desaborido. Elena cuenta en su haber con un hijo de otro matrimonio no tan afortunado, que produjo un hijo poligonero, tragador de cervezas eruptadas y que a su vez pastorea a dos hijos de penalti a los que alimenta la babuska Elena del pecunio de su señor marido, un tanto harto, por cierto, del vago de su hijastro. Hasta tal punto esta harto el buen señor, que no está dispuesto a dispensar todas las ayudas humanitarias que le ruega Elena para su hijo y sus nietos, después de ofrecerse a todos los polvos que le provoque sus carnes magras.
    Como no se aviene a razones y el hombre es rico pero enfermo del corazón, Elena aprovecha una crisis coronaria del susodicho y como es enfermera diplomada, le endiña  unas pastillitas de más para que la diñara definitivamente. Se fue a la Iglesia, compró votos y velas para el perdón Divino y triunfó la justicia de la sangre. La familia del hijo poligonero se vino a vivir con la abuela-viuda al pisazo del difunto, a ver la tele, beber cervezas y chascar pipas. La Babuska feliz y satisfecha por haber puesto el destino de todo en su sitio.
    Algo de Elena le corre por las entrañas a Putin, llamado, igualmente, por la sangre del alma rusa.
    Por cierto, si quieren entender al alma rusa, echen un vistazo al film de Zvyagintsev, ¨Elena¨.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook