Blog 
ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR
RSS - Blog de JUAN CARLOS ELVIRA MATE

El autor

Blog ESTRELLA DE ORIENTE BALEAR - JUAN CARLOS ELVIRA MATE

JUAN CARLOS ELVIRA MATE

Que os puedo decir de mi.. El hilo de mi vida puede seguirse bajo alguna nota melódica de un ária de Handel o de Bach o de Telemman...He vivido más de 20 años en Oriente Medio, recorriendo y viviendo en muchos paises y ciudades, cuyos nombres son ya de por si sugestivos...El Cairo, Jerusalem, Arabia...

Sobre este blog de Mallorca

Apuntes, comentarios y análisis de la actualidad política, social y cultural de dentro y de fuera. Una perspectiva oblicua sobre alguna noticia singular o destacada que nos asalta en nuestra rutina diaria de naúfragos desde esta esquina y talaya ldel Mediterraneo.


Intereses

CULTURA

SOCIEDAD

MUSICA

Archivo

  • 08
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL DILEMA ETERNO: NACIONALISMO O ISLAMISMO

     

    EL DILEMA ETERNO: NACIONALISMO  O ISLAMISMO
     
    Desde el Siglo XX pasado, los paises árabes,  espoleados desde la Época Colonial, se han debatido en la recuperación de sus raices, de sus señas de identidad, de su rumbo...hasta el dia de hoy. Tanto el Nacionalismo árabe como el islamismo fundamentalista se han convertido en dos opciones, dos vias alternativas para encontrarse asi mismo en su identidad cultural y nacional. Pero, al mismo tiempo, estas dos alternativas han pujado entre si, hasta el punto de alcanzar una rivalidad cainita. Máxime cuando el fundamentalismo ha ido identificando el sesgo laicista del nacionalismo, con otrora y secular imagen del "hipócrita-traidor" (munáfeq) que hace guiños y simpatiza con el mundo seglar no islámico.  Exacerbadas las iras por parte del fanatismo religioso, anatemizada la tendencia nacionalista como contraria a los intereses del Islam, ha provocado una reacción del mismo signo en las filas de este otro bando.  Y entre medias de ambos, todos los demás con variantes y actitudes paradigmáticas diversas que intentan conciliar ambos mundos.
    Este es el dilema eterno de la Historia Contemporanea del Mundo Árabe.  
    Tras la caida y desaparición del gran icono y lider político panarabista que fué Yamal Abdul Nasser, tal y como se lo atribuyen sus admiradores, y la ascensión del fundamentalismo islámico como alternativa a llevar el testigo de esa busqueda y lucha por la identidad autentica del pueblo árabe, muchos nacionalistas desengañados se dejaron llevar por la llamada mesianica de quienes anunciaban que el Islam tenía las respuestas y los instrumentos sociales y politicos para satisfacer plenamente las aspiraciones del pueblo árabe. Se dejaron creer las barbas, se taparon las mujeres, y sustituyeron el pañuelo rojo por el verde.  De ahí se explica la llamada Revolución Iraní ( La Involución Iraní) como la que se dió en la década de los 80 en Argelia.  El paso del tiempo y la práxis politica ha desgastado expectativas y esperanzas políticas entre generaciones.  
    Progreso y Tradición es, a veces, difícil de conciliar y más aún cuando se practica desde el dogmatismo. 
    Curiosamente, monarquias como la jordana han sabido compaginar  con tacto y arbitrar  - en ocasiones con mano dura - ambas tendencias en litigio. Legitimismo religioso de las Dinastias monárquicas y progresismo moderado es la fórmula ideal, a sabiendas de que no satisface plenamente a todos y menos desde el jacobinismo dogmático.  
    En el caso de Egipto, en algún momento del delirio victorioso de Anuar El Sadat, despues de la Paz de Camp David, se dice que tomo contacto con la Familia Real egipcia del destronado Rey Faruk para una posible restauración monárquica. Aquello no cuajó, fué asesinado y ascendió Mubarak.  Ni el Ejército de los Jovenes Revolucionarios ni la Hermandad estarían dispuestos a someterse a una oligarquía de viejas noblezas y blasones, aunque bien es cierto queen las últimas décadas esta nobleza,  jugando con los sentimientos identitarios, haciendo gala de su casta y a su dinero, se han convertido en mecenas y patrocinadores  de proyectos y empresas  públicos  o de interés general ,bajo el último periodo de Mubarak, tanto en Alejandría como en El Cairo. Como tambien es cierto que cierto tradicionalismo religioso siente simpatia por la figura fuerte de un monarca piadoso como cuasi encarnación de un califa  o principe noble del Islam.
    Como aquellos que, no hace mucho, iban buscando a los descendientes de Boabdil para dar legitimidad a la delirante reivindicación de Alandalus y del propio Reino de Granada.
    Lo malo que todas estas aspiraciones terminan bañadas en sangre en nombre de Dios o de la Patria Eterna.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook