Blog 
Espiritualidad y Bienestar
RSS - Blog de MARIA DAMIANI

El autor

Blog Espiritualidad y Bienestar - MARIA DAMIANI

MARIA DAMIANI

Ejerció por once años la docencia en su país trabajando con profesionales en gabinetes psicopedagógicos y luego se dedicó varios años a la publicidad. En la actualidad forma parte del Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para España. Escribe artículos que relacionan la espiritualidad con la...

Sobre este blog de Salud

La vida desde una perspectiva espiritual tiene un importante impacto positivo en la salud tanto física como mental.


Archivo

  • 17
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Suicidio, un gran problema, pero ¡hay esperanza!

     Se dice a menudo que la realidad imita al arte.

     

    En el tránsito de la Ilustración al Romanticismo, el debate sobre el suicidio adquirió una especial trascendencia.

     

    La novela “Las desventuras del joven Werther” provocó un impacto social

    con una gran oleada de suicidios acontecida en Alemania tras la aparición del texto de Goethe. Suicidarse se convirtió en una moda, en un gesto de pureza, de lógica y verdad social. Un personaje de novela se convirtió en símbolo del romanticismo alemán.

     

    ¿Podríamos relacionar este impacto con la sugestión que ejercen los medios de comunicación especialmente la televisión e Internet a través de las redes sociales?

    Esta influencia suele establecer modelos o comportamientos sociales a imitar y a condicionar la respuesta del público. Publicar detalles sobre los métodos de suicidio puede estimular a otras personas a probar esos métodos mientras que informar de manera apropiada y potencialmente útil a través de medios inteligentes puede prevenir pérdidas de vida.

    El suicidio ocupa un lugar entre las primeras 10 causas de muerte en las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud.

     

    Estudios indican que entre el 90 y el 100% de los suicidas presentan un trastorno mental. El más frecuente es la depresión, el alcoholismo y la drogadicción, seguido por la esquizofrenia y trastornos asociados al envejecimiento propio de la persona.

    La investigación médica demuestra que los trastornos psiquiátricos serios conllevan

    cambios en el funcionamiento del cerebro que pueden alterar gravemente el juicio y el comportamiento de la persona que padece dicho trastorno.

     

    La mayoría de los suicidios derivan de una severa crisis depresiva. La emoción del suicidio es la desesperanza y el desamparo. La persona siente desesperación, soledad, no puede vislumbrar una salida y centra su pensamiento en los aspectos negativos de su vida.

     

    Se considera que el suicidio es un acto profundamente agresivo. Freud lo consideró como un fenómeno intrapsíquico, originado primariamente en el inconsciente y en cuya psicodinámica intervenían sobre todo la agresión y la hostilidad contra sí mismo al no poder exteriorizarla.

     

    ¿Cómo podemos ayudar a prevenirlo?

     

    Podemos ayudar a una persona que expresa su intención de cometer un suicidio al demostrarle interés y apoyo, escuchándole, dejando que hable de sus

    sentimientos, aceptándolos y no juzgándolos. No debemos demostrar temor, sino tranquilizarla y explicarle que existen alternativas posibles.

     

    Uno crea un clima de ánimo al suicida, cuando imparte esperanza y de esa forma eleva su autoestima, hablando de buenos sentimientos, en vez de argumentar sobre lo que ellos piensan; logrando que se sientan libres de expresarse a alguien que sinceramente los quiere.

     

    La jefa del Servicio de Investigación en Salud Mental del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, Ana González Pinto, ha añadido que lo que se debe hacer ante situaciones de crisis, paro y desahucios es 'transmitir esperanza'y decir a las personas que sufren depresión o una presión social que creen no poder soportar que “hay esperanza y tratamiento”. Muchas veces, si esas personas acuden a un profesional de la salud mental, aprenden a cambiar su punto de vista y confiar más en sí mismos.

    La esperanza es “el ancla del Alma”, segura y firme y se expresa y se alimenta en la oración, en los pensamientos buenos y puros. Como enseña la Biblia, podemos “con la alegría de la esperanza”, seguir adelante.

     

    Todos somos dignos de amor y comprensión y tenemos derecho a disfrutar la vida, un verdadero regalo del Amor. El personaje bíblico Abraham vivió muchos años, y la pensadora metafísica Mary Baker Eddy dice que él “ilustró el propósito del Amor de crear confianza en el bien, y mostró el poder preservador de la vida del entendimiento espiritual”. 

     

    Si alguna vez estás tentado a cometer suicidio, recuerda que hay amigos que te aman y desean ayudarte, y que existe el Amor divino deseoso de obrar en ti, y muchas veces por medio de otros, para sostenerte cuando atraviesas desafíos. ¡Nunca pierdas la esperanza!

     

    María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España. Email: spain@compub.org Twitter: @compubespana



    <!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
    <!--[endif]-->

     

     

     

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook