Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 12
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Inglaterra y los fantasmas históricos

    Jorge Valdano acuñó una expresión muy acertada para referirse a la prolongada sequía del Real Madrid para hacerse con su séptima Copa de Europa. Habló de las "urgencias históricas". Habían pasado 32 años cuando el conjunto de Heynckes logró el título. El último había sido en 1966. Pues la misma expresión se ajusta perfectamente a Inglaterra una selección cuyo fútbol retrocede, en niveles de juego y ambición, a niveles preocupantes.

    Cierto es que sentarse a ver a Inglaterra no era como hacerlo ante la Holanda de Van Basten o la Francia de Zidane, pero al menos existían tres o cuatro cosas que la hacían reconocible y entrañable a la selección de los 'pross'. A falta de dominio técnico, nunca se discutía la vocación de atacar. Otra cosa es la metodología y los resultados de ese intento. Aunque fuera a base de pelotazos de Tony Adams -tampoco conviene olvidarse de la exquisitez de Gascoigne-, ver jugar a Inglaterra era como un concierto de 'heavy-metal': convenía no distraerse, porque no había momentos de respiro.

    Ahora todo ha cambiado. Inglaterra, despistada por los cambios tácticos y demográficos que vive el fútbol, no sabe a lo que juega. Capello ha contribuido a ensanchar el cambalache de confusión que domina a todo el fútbol británico. ¿Atacar o especular? ¿Los valores de siempre o el rigor italiano del Chelsea? Inglaterra quiere copiar el modelo del equipo de Di Matteo sin darse cuenta de que ya lo había probado con Capello y no le sirvió para nada. Bueno, sí. Para darse cuenta de que Alemania, poblada de jóvenes de distintos orígenes futbolísticos y sociales, había evolucionado más y mejor, como quedó demostrado en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica.

    Inglaterra está perdida. La nación en la que nació el fútbol moderno sigue rezumando una espiritualidad única para cuidar de todos esos aspectos que circundan al fútbol, pero en lo que se refiere al juego, a qué hacer con la pelota, poco se puede esperar de ella. A no ser que Rooney la rescate.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook