Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 15
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Armstrong, historia de una mentira

    La entrevista de Lance Armstrong en el programa de Oprah Winfrey, donde acuden a confesarse los famosos estadounidenses sobre los que pesa una culpa, ya es, probablemente, uno de los acontecimientos deportivos más importantes de este joven siglo junto con la irrupción de Messi, la aparición de Bolt, la consolidación olímpica de China y el fin de la imbatibilidad de la selección de baloncesto de Estados Unidos. Que el ganador de siete Tours, ejemplo de la lucha personal contra el cáncer y responsable de la expansión del interés por el ciclismo al mundo anglosajón y asiático, haya asumido que era un tramposo sacude la historia de la relación deporte-dopaje y deja pequeño cualquier antecedente.

    A Estados Unidos no le ha temblado la mano en destronar a uno de sus mitos más queridos, uno de los que podía ganarles a los europeos en su propio terreno, en una de esas disciplinas -el ciclismo- de la que el Viejo Continente siempre se ha sentido más orgulloso y celoso. Armstrong ganó sus Tours de Francia en plena 'era Bush'. Muchos puristas de Europa siempre le creyeron un advenedizo. Al final, con su prolongado y calculado engaño, Armstrong ha terminado dándoles la razón. Lo que no pudieron demostrar las autoridades francesas, pese a sus continuados y no siempre bien encaminados intentos, lo han acabado los propios estadounidenses, lo que habla alto y claro de la 'tolerancia cero' con el tramposo que existe en ese país. Armstrong lo tenía todo: su triunfo contra la enfermedad, la gloria deportiva (y económica), el respaldo del 'establishment' político y mediático de Estados Unidos... Pero la ley es la ley. Incluso para quien, como un día él, fueron héroes.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook