Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 16
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MÁLAGA Y SU RED PÚBLICA

    La Audiencia Nacional ha confirmado que el Ayuntamiento de Málaga tiene que pagar  la multa de 300.000 euros, consecuencia de la sanción que le puso la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones en febrero de 2010 por actuar como un proveedor de acceso a Internet sin tener la autorización para ello. Esta noticia ha originado interesantes foros de debate en la blogosfera. Quisiera aportar un pequeño granito de arena por si a alguien le sirve de ayuda para aclarar las ideas.  

    Los ayuntamientos no pueden decidir de forma autónoma cómo ofrecer Internet a sus ciudadanos. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones establece los requerimientos que se deben cumplir por parte de las Administraciones Públicas  y que se pueden resumir en tres condiciones principalmente: primero, la inscripción sin coste, puesto que no genera beneficios, en el Registro de Operadores; segundo, proporcionar una velocidad inferior a 256 Kbps y tercero, excluir de la cobertura de la red a los edificios de uso residencial o mixto. 

    La regulación en este caso creo que es clara e incluso razonable. Para dar servicio de Internet en un local (independientemente de que sea público o privado; un bar, por ejemplo) no hace falta registrarse; pero si se quiere dar acceso a Internet como servicio público a los ciudadanos,  bien en la calle o en sus casas, pues se tiene que estar registrado como operador, dar unas garantías de conexión a los usuarios y no hacer competencia desleal a la oferta privada existente. Con esto se puede estar de acuerdo o no, pero es así, mientras no cambie.

    A finales de 2007,  Málaga empezó a ofrecer acceso a Internet en las dependencias municipales mediante WiFi.  La CMT les avisó de que tenían que inscribirse como operador para ofrecer ese tipo de servicios, a lo que el Consistorio respondió que su red ofrecía un servicio de autoprestación, es decir que su red WiFi era necesaria para que la Administración cumpliera con sus funciones, con lo que teóricamente quedaría exenta de registrarse como operador.

    Ahora bien, la autoprestación, bien entendida, implica que la red WiFi se dirige exclusivamente a las dependencias municipales para un uso relacionado con las funciones de esos organismos. Desde el momento en que es usada por personas que no pertenecen a la Administración, hay que admitir honestamente, que pierde validez dicho argumento, pues ya no es sólo un complemento de los servicios municipales.

    Próximo capítulo de este culebrón: el Ayuntamiento de Málaga anunció  en su cuenta de Twitter su intención de recurrir esta sentencia ante el Tribunal Supremo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook