Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 17
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA RADIO QUE NO SE ESCUCHA

    La situación actual de la Radio Digital es muy distinta a la de la Televisión Digital Terrestre. Pese a que ya fue regulada por primera vez en 1999, mediante la aprobación del Plan Técnico de la Radiodifusión Sonora Digital Terrestre, no ha terminado de hacerse un hueco. El número de receptores digitales, y por tanto el de potenciales oyentes, no ha aumentado lo suficiente como para coger una velocidad de inercia que permitiera su asentamiento y posterior crecimiento.

    ¿Por qué la televisión sí y la radio no? Hay múltiples razones, todas ellas válidas, desde que es necesario contar con un receptor específico –bastante más caro que uno analógico- para poder escuchar su programación, hasta la indefinición tecnológica pues aún falta un estándar internacional que permita que todos los actores implicados aúnen esfuerzos. Sin embargo, la principal causa, como siempre ocurre, es económica: las frecuencias AM y FM que quedarían libres no pueden ser utilizadas por las operadoras para las comunicaciones móviles. En el caso de las frecuencias liberadas con el apagón analógico, conocidas como “dividendo digital”, son cantidades astronómicas –superan con creces los 1.000 millones de euros- las que espera el Gobierno ingresar por ellas. Por ello, se fijó una fecha para el apagón, se hicieron campañas publicitarias, se subvencionaron equipos, etcétera, etcétera…porque había una justificación económica de mucho peso.

    En un nuevo intento por relanzar el tema, el pasado 10 de junio el Consejo de Ministros aprobó el Plan de Digitalización del Servicio de Radiodifusión Sonora Terrestre, buscando precisamente impulsar definitivamente la digitalización de la radio. No obstante, pese a las buenas intenciones, este plan establece el principio de neutralidad tecnológica, es decir, el Gobierno no va a imponer un estándar tecnológico determinado, sino que deja que sea la propia evolución del mercado el que diga que estándar debe usarse. ¿Quién se va a atrever a dar el primer paso en ese contexto tan difuso y poco concreto?

    Toda obligación produce rechazo,  pero el apagón analógico en el caso de la televisión no dejó de ser una imposición. Una de las diferencias de la radio digital respecto a la radio analógica es la frecuencia única, es decir no es necesario disponer de diferentes frecuencias en AM y FM según las zonas geográficas dentro de un mismo país, por lo que es en una opción muy interesante para ser utilizada en vehículos, al no tener que resintonizar de forma automática o manual el receptor de la radio cuando se cambia de zona de emisión. Por este motivo, es una tecnología que creo debiera ser implementada obligatoriamente en los sistemas de audio incorporados en  los  vehículos. El sector de la automoción pudiera ser una buena rampa de lanzamiento para dar a conocer esta tecnología digital. Es una simple sugerencia que hago.

    Como curiosidad final, en los demás países europeos, con la excepción quizás del Reino Unido, esta tecnología tampoco ha terminado de despegar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook