Blog 
EL RINCON DEL FUNCIONARIO
RSS - Blog de Miguel Hernandez

Sobre este blog de Mallorca

Blog dedicado a analizar la actualidad económica y política de la Región de Murcia, así como a debatir sobre las Administraciones Públicas


Archivo

  • 11
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL TEST DE LA IGNORANCIA

    Decían que la envidia era el deporte nacional, seguramente porque entonces no se conocía los límites de la ignorancia. Ha llegado la hora de dejar de agachar la cabeza cuando a uno le señalan como empleado público y salir a la luz pública para dejar claro que sólo la gran mayoría de los funcionarios han demostrado que son como mínimo igual que  los mejores y más preparados trabajadores que existen en el mercado.

     

    Hay que recordar a mucha gente que cuando uno va con un dolor de estómago a las cuatro de la mañana son empleados públicos quienes le atienden, que los docentes públicos han demostrado dos, tres y cuatro veces superar oposiciones hasta conseguir su plaza, que quien le atiende en una ventanilla después de pelear y disputar con miles de personas una plaza ganan mil euros, y sobre todo, que nosotros pagamos nuestros impuestos religiosamente y no hacemos trampa como mucha gente.

     

    Como cualquier ciudadano he realizado horas de cola en bancos y cajas de ahorro y he visto trabajadores ágiles y rápidos  y otros lentos y gandules, he comprado carne y me he tropezado carniceros buenos y pésimos, he hecho obras en mi casa y la opinión que tengo de una parte de sus profesionales me la guardo, y por supuesto he realizado papeleos en la administración y hay mucho que mejorar,  pero sobre todo nunca se me ocurrió generalizar y criminalizar a un sector basándome en la envidia y la ignorancia, porque la mala fe la desestimo.

     

    Todos aquellos que recurren al chiste fácil, a la ironía burda y barata, a culpabilizar de la situación del sistema a los empleados públicos, solo les pediría dos cosas:  que cada vez que hablen y escriban, en el uso de su libertad de expresión, acerca de los empleados públicos, que primero se informen y luego pongan, aunque sea una vez en su vida, una alternativa a la gestión de la administración. Entonces uno podrá criticar por lo menos con un mínimo de argumento. ¡Que atrevida es la ignorancia!.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook