Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 25
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ya que andamos de reformas

    Nos han entrado unas prisas que para qué. En los dos meses que le quedan a esta agónica legislatura se va a reformar la Constitución para incluir el techo de gasto público. Una sutileza, bien mirado. Algo así como si a la fórmula del matrimonio, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte nos separe, se le añade el juramento de no quemar la tarjeta de crédito y comprar marcas blancas para equilibrar el presupuesto doméstico. Una mera cuestión de sentido común, de excelencia en el buen gobierno, ha de incluirse en la Carta Magna para que España recupere credibilidad en los mercados, a toda castaña y sin referéndum. En un país que, sin embargo, consagra en su Constitución la prevalencia de los hombres sobre las mujeres en lo que respecta al acceso a la jefatura del Estado, una afrenta para más de la mitad de la población. Cada vez que se ha mencionado la posibilidad de suprimir semejante anacronismo machista nos han salido con las dificultades, el consenso y el exquisito cuidado que requiere cualquier remiendo de nuestra máxima ley. ¿Y ahora? Un par de llamadas en pleno ferragosto de Doñana a Sanxenxo y ya tenemos acuerdo, ríete tú de las sutilezas de la Transición. Pues ya que vamos a llenar la casa de polvo remodelando el baño, alicatemos también la cocina.


    Imagino que Zapatero dispondrá de unas buenas razones para meterse en el fregado constitucional low cost con el aplauso del oponente Rajoy y la oposición de su delfín Rubalcaba. El verano es así, un tiempo de descanso que te deja pletórico de energías que no sabes en qué dilapidar, tal vez en imaginar a tu propio sucesor en la cárcel por gastar más de lo que ingresa, deporte que tú has practicado a conciencia. Una sección entera de nuestro ágil Tribunal Constitucional creada ex profeso para hacerles las cuentas a los ministros, los alcaldes y los gerentes de las empresas públicas, jo. Y mientras tanto, la infanta Leonor señalada en las revistas del corazón como heredera al trono mientras sus padres no decidan darle un hermanito. El debate sobre la abolición de la ley Sálica de nuestro ordenamiento en pleno siglo XXI surgirá en los próximos días, porque tiene que surgir si hablamos de retoques a las cartas magnas, y me pregunto qué respuesta ha preparado el presidente del Gobierno para dejar a las mujeres en la estacada. Que bueno, que tampoco hay para tanto. Que lo que diga la Constitución no es que vaya a misa. Sin ir más lejos consagra el derecho al trabajo digno de todos los ciudadanos y mira... pero si los especuladores se quedan más tranquilos... Y respecto a las niñas, aún da tiempo: falta una generación masculina por salir al ruedo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook