Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 18
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y también políticos amateurs

    Fascinante cómo van a capear nuestros actuales gestores culturales los estragos de la crisis. O tal vez la palabra es más bien escalofriante. La directora-gerente del Teatre Principal de Palma, Margalida Moner, ha anunciado que se sentará con los artistas con fechas comprometidas hasta fin de año y les comunicará que les van a pagar dentro de muchos meses, por si prefieren abstenerse de venir a Mallorca. Después de esta purga basada en el desánimo inescrupuloso, rellenará la programación de la más importante sala pública de la capital con artistas amateurs, porque "hay mucha gente que merece la oportunidad de subirse al escenario del Principal" y "hay artistas a los que no descubriremos si no les damos una oportunidad". La cuestión es si nosotros queremos pagar el precio de una entrada por ver el teatro aficionado y Operación Triunfo en vivo y en directo, o merecemos algo más refinado a cambio de nuestros impuestos. Dice la Moner con una simpleza que apabulla que el "Principal ha de volver a ser emblemático" como antaño. Se debe referir al siglo XIX. Pero para semejante retorno a los casinos, a los ateneos y a los juegos florales no nos hacían falta estas alforjas llenas de carísimas facturas procedentes de las obras de remodelación de un sofisticado edificio recién reinaugurado. El gran salón parroquial en que se transformará el Teatre, según se deduce de las primeras declaraciones de intenciones de Moner, tiene que ganarse el favor de nuestro presupuesto para el ocio compitiendo con las nuevas tecnologías. Y con las sempiternas reposiciones de Xesc Forteza en la televisión pública IB3. Yo, simplemente, no lo veo claro y eso que no estoy sentada en las seis primeras filas del teatro, de visibilidad amputada desde la chapucera reforma.

    Sin embargo, me interesa mucho su propuesta de llenar el mundo de amateurs que suplanten a los profesionales porque salen mucho más baratos. Creo absolutamente injusto que esta brillante argucia destruya únicamente el porvenir de actores y actrices, que tan duro han luchado para dignificar su oficio y que ahora se tendrán que dedicar a opositar a la fiscalía anticorrupción, que ahí sí existe un amplio nicho laboral. La doctrina Moner aplicada, por ejemplo, a la Medicina nos evitaría esos facturones de horas extras en la Seguridad Social. "Hola, soy Fulanito de Tal, fontanero y aficionado a la Urología. Vaya bajándose los pantalones, que al fin la Administración ha creído en mí y hoy me ha dado la ocasión de poner en práctica todo lo que he aprendido en internet". Y adaptada al Derecho, descolapsaría de inmediato el sistema judicial. "Hola señor imputado, aquí Menganito de Cual, cartero pero letrado en el fondo de su corazón. A fin puedo hacer realidad mi sueño y voy a representarle de oficio ante el tribunal, porque no me pierdo un capítulo de Ley y Orden, y tengo todas las temporadas de Ally McBeal".
     
    Existe, no obstante, una disciplina que seguramente nunca se fiaría a diletantes con el propósito de ahorrar: la propia política, coto privado. Con lo fácil que sería encontrar un par de voluntarios aficionados al canto coral que en cuatro ratos muertos se ocupasen del Teatro Principal, ahí sí que han puesto a una profesional de la cosa pública que lleva años viviendo de ella (ha sido alcaldesa, consellera, etc.), y que no se jubila ni renuncia a su sueldo a fin de mes. Será que nadie se le ha sentado delante para decirle que si acude al trabajo, ya veremos cuándo cobra, si cobra. Y que sobran los directores-gerentes por hobby que están esperando una oportunidad para demostrar lo muchísimo que valen.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook