Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 15
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vuelta al cole de pago

    El viernes pasado, los reyes compartieron con sus hijas Leonor y Sofía la vuelta al centro escolar privado donde estudian. El lunes, don Felipe y doña Letizia inauguraban el curso en un colegio público de Ourense. Se preocupan por lo uno aunque para sus niñas prefieren lo otro.

     

    Fue ver apoyado contra la pizarra al preboste militar que, junto al ministro, los consejeros, los asesores y el presidente de la Xunta formaba parte del séquito que acompañaba a los reyes en la inauguración del nuevo año escolar en el pueblo ourensano de Pereira de Aguiar y pensar que, decididamente, los nuevos tiempos de la monarquía que prometiera Felipe VI antes de las vacaciones de verano deberán esperar al curso que viene. En la presente evaluación, los Borbones no se han presentado para subir nota. Se han conformado con un cinco raspado. Más de lo mismo respecto a lo que hacían sus antecesores en el trono, o incluso ellos mismos con su agenda de herederos. Autoridades y gentes de peluquería y taconazos visitando una escuela pública a trotecillo cochinero y con mucho cachetito cariñoso a los niños, que son muy entrañables, y un discurso soporífero plagado de tópicos sobre la necesidad de darlo todo por las futuras generaciones. Todo menos la cara.

    No habría estado mal que el monarca, esgrimiendo la carta que acababa de recibir de los padres, se hubiese referido a cosas concretas como la ampliación de la cocina del centro donde se encontraba, que se ha quedado pequeña, o unos horarios de autobuses que permitan la conciliación, pues la mayoría de alumnos llegan de aldeas y pueblos distantes. Los progenitores de menores con discapacidad también le habían hecho llegar sus demandas desatendidas. Tenía delante a los responsables de que la vida de las familias del lugar sea un poco más difícil, pero prefirió largar su parlamento prefabricado, que lo mismo sirve para Ourense que para Huelva o Burgos. Ocasión perdida, esta segunda vuelta al cole de don Felipe y doña Letizia.

    Segunda, porque la primera acaeció el viernes pasado, cuando llevaron a sus hijas de vuelta al centro privado donde estudian desde el grado infantil. Porque no será en esta generación tampoco cuando veamos al jefe del Estado inaugurar el curso en el aula de una escuela pública madrileña con sus descendientes sentadas en la fila ocho. No. Eso sería casi una república. Vaya usted a saber si el infante o la infanta saldría de Podemos. ¿Qué les pasa? ¿No confían en que la enésima nueva ley educativa sea capaz de sacar lo mejor de las capacidades de la princesa de Asturias y la infanta Sofía? ¿Temen que no acaben formadas y multilingües como prometen todos los ministros y consejeros de Educación? ¿Sospechan que en los comedores de algunos centros no sirven el brécol al dente y por eso pierde sus propiedades antioxidantes? Prefieren el colegio Nuestra Señora de los Rosales, que cuesta al año casi un salario mínimo. Y llevar a las niñas en coche, con gesto apresurado y sin posar, para no presumir ante las miles de familias ahogadas mientras suben la cuesta de septiembre. La ejemplaridad mencionada por Felipe VI en el discurso de proclamación no significaba predicar con el ejemplo. Porque una cosa es visitar oficialmente la cosa pública y otra muy distinta catarla. O lo que es lo mismo, que tú puedes desear de verdad un buen nivel en la enseñanza que llega a todos los ciudadanos como concepto filosófico, filantrópico y social, pero para tus propios hijos buscas lo mejor. Y eso ´mejor´ tal vez no te lo dé ese ministro Wert que sonríe solícito a tu lado mientras unas cuantas docenas de personas le abuchean.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook