Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 07
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Repagando sa Llonja

    Han logrado mejorar el negocio de Son Espases: se coge un edificio público, se gastan 2,5 millones de dinero público en su restauración y luego se entrega a un particular para que lo explote y cobre la entrada a sus legítimos propietarios, los ciudadanos.

    Se agradece que alguien se eche la culpa del batacazo electoral recién sufrido por los dos grandes partidos. La casta, que les llama el ganador de un oscar al mejor político revelación, Pablo Iglesias de Podemos, o los profesionales de la cosa pública, que les decimos los demás. Aunque en el PP son fans del cine mudo, el alcalde de Palma ha entonado un mea culpa que no sé si va en serio o es un monólogo triste en el confesionario, de esos que te hacen recuperar por pena el aprecio de los espectadores en un reality de la tele, e impiden que te echen a patadas de la isla en la que sobrevives opíparamente. "La gente está diciendo que quiere probar otra cosa", reflexionó en voz alta Mateu Isern, que no limpia la ciudad, ni mejora su caótico tráfico, que permite que desaparezcan los cuadros de Miró propiedad de la ciudadanía sin consecuencias, que aplaude al concejal que usa su influencia para que su hijo no sea como todo hijo de vecino cuando le detiene la policía local, y que declara Palma urbe libre de desahucios y luego se descuelga con que no está en su mano hacer absolutamente nada por la gente que se queda sin casa. Pues sí, "otra cosa" no estaría nada mal.

    "Estoy preocupado, insatisfecho y me siento responsable", sentenció el primer edil. En ese caso, inicie su redención impidiendo el gran timo que el Govern balear planea perpetrar contra los habitantes de esta isla en general, y los de su capital en particular, con la privatización de sa Llonja. Está en su mano, es un monumento de la ciudad, un bien público palmesano que en manos privadas puede convertirse en la carpa de lujo de las fiestas de quienes se pueden permitir cualquier extravagancia. Pretender que los mallorquines paguen entre 2 y 7 euros por entrar a lo que es suyo desborda lo que puede considerarse una gestión rapaz y descarada. Como se recordará, el magnífico edificio de Guillem Sagrera fue restaurado entre 2008 y 2011 por un importe de 2,5 millones de euros que salieron de nuestros bolsillos vía impuestos. Los sufridos contribuyentes también hemos abonado religiosamente lo que ha costado organizar las exposiciones que ha albergado y sufragaremos las que vendrán en el futuro con el escuálido presupuesto de la peor conselleria de Cultura de la historia autonómica, la de Joana Maria Camps. ¿Por qué tenemos que seguir soltando pasta? ¿Para que alguien que desde hace meses patea los despachos se lo lleve crudo? Nosotros apoquinamos con la restauración y ahora que el inmueble deja de tener gastos uno de esos temibles "emprendedores" coloca un tío en la puerta para que nos cobre el acceso todas las veces que haga falta. Jo, al menos Son Espases hubo que construirlo antes de exprimirlo. Puede que Palma aspire a ser Patrimonio de la Humanidad, pero eso será si pasas por caja. A cambio, el Govern recibirá una contraprestación económica que no se gastará ni en la sanidad pública ni en la educación pública porque no es su estilo. Así que ustedes mismos.

    El PP ha perdido 40.000 votos y 15.000 en Palma. Tal vez el president José Ramón Bauzá podría subirse a la cubierta de sa Llonja, accesible en forma de terraza gracias a que todos nosotros abonamos su reconstrucción, para disfrutar de las increíbles vistas, y airearse un poco antes de que algún fastasmón la convierta en un chill out ibicenco. Que observe a la gente que corre de casa al trabajo y vuelta. No se les puede crujir eternamente, o llegará un momento en que prefieran "otra cosa".

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook