Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 07
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Querida Angela:

    Me dirijo a ti porque creo sinceramente que eres la única que merece ser mi interlocutora, al menos en Europa, ahora que el bueno de Silvio se ha jubilado. Me da que estamos hechos de la misma pasta, la de los líderes austeros incomprendidos y asediados por la mediocridad. Lo dije bien clarito pero el pueblo español, definido por su legendaria burricie, parece no entender: yo no tengo por qué dar explicaciones ni a la prensa ni a nadie. Yo soy el presidente del Tribunal Supremo, ¿qué parte de Supremo no pillan? Después de mí no hay nada, cero. Soy el presidente del Supremo aquí y en Marbella. Ayer mismo me personé en el cine de las cuatro y allí fui la máxima autoridad judicial del Estado y determiné que Men in Black 3 es mejor que Men in Black 2. Lo sostengo y lo firmo y no hay más, aunque cinco de mis siete escoltas manifestaran su voto particular contrario. Luego nos fuimos todos a merendar, y como ya se hizo un poco tarde no regresamos al Alto Tribunal, pero no te entretengo con detalles personales aunque, ya ves, no me importa darlos cuando lo creo conveniente para clarificar un caso.   

    Me cuestionan en este país de pandereta que tú tan bien conoces (he visto ese gesto tan tuyo de reprobación cuando Mariano se te acerca escondiendo el déficit). La plebe me ha puesto de mote Carlos ‘Díver’ y se ha empeñado en saber con quién ceno yo, o con quien me voy de fin de semana, o al spa, o por qué mi Supremo emite menos sentencias que los Súper Tacañones, que en paz descansen, o qué se me ha perdido a mí con tanto viajecito a Málaga con dinero público. Yo como quien oye llover. El secreto de las deliberaciones forma parte de mi excelsa labor, como ya les expliqué a mis siete escoltas cuando ayer por la mañana hicimos un paréntesis para ir a comprar corbatas al centro comercial La Vaguada. No pienso soltar prenda, les anuncié con un par de camisas en cada mano. Soy tronchante, pero el pueblo no se entera, ni falta que hace. Al pueblo los mástiles de los veleros no le dejan ver el chiringuito, como decimos en Puerto Banús. Pero Angela, no quisiera que tú te llevases una imagen equivocada de mi persona. Yo trabajo mucho. Soy casi germánico.   

    Vosotros salisteis de la crisis hace diez años con drásticas reducciones de jornada, lo que os hizo más competitivos, pues ¡eso mismo llevo yo haciendo estos años! Librar de jueves a lunes, no dirás que no soy creativo. Unos lo llaman “semana caribeña”, yo condensación del esfuerzo en martes y miércoles. Odio los martes y los miércoles, por cierto. Tú pensarás que a dicha medida le corresponde una bajada de sueldo, y te concedo que lo estoy estudiando pero de momento hay muchísimos argumentos en contra, todos materia reservada. No dudes que en dos o tres años puedo estar en disposición de sentar jurisprudencia al respecto, pero de momento, secreto de Estado. “Dale un poco al asunto reservado”, suelo bromear yo con mis acompañantes confidenciales cuando quiero que me escancien más vino, que a nosotros el crianza no nos gusta. Qué voy a hacer si Marbella me inspira.   

    En fin Angela, no te entretengo más, que sé cómo andas de tiempo. Diligente como soy, he querido adelantarme a una posible intervención. Céntrate en los poderes ejecutivo y legislativo, y en las autonomías, que son una ruina. La ley déjamela a mí. “Niño, ponme un recurso”, le suelo decir yo al camarero del Beach Club, y me atiza una tapa con la cañita, como Dios manda.
    Un abrazo partido, Carlos.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook