Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 03
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pactos con los diablos

    Va saliendo bastante barato atentar contra la integridad y la vida de los niños por estos pagos. Este es el mensaje que a mí me llega alto y claro de parte de eso que llaman ministerio público, y que por lo que se ve tiene bastante más de ministerio que de público.

    Dos noticias en días consecutivos me han llenado de rabia. Puede que sea porque no soy jurista. El lunes, los acusados de matar de una paliza a una niña de ocho años pactaron con la fiscalía y cumplirán una pena de doce años (la madre) y diez (el novio de esta), que son los mínimos que marca la ley para casos de homicidio. Les pedían 18 y 24. El martes, el acusado de violar a dos menores para quien se solicitaban 42 años aceptó su culpabilidad y acordó con el fiscal una condena de 5,5 años. Va saliendo bastante barato atentar contra la integridad y la vida de los niños por estos pagos. Ese es el mensaje que a mí me llega alto y claro de parte de eso que llaman ministerio público, y que por lo que se ve tiene bastante más de ministerio que de público. Que luego no le extrañe a nadie la gran cantidad de delitos contra la infancia que se cometen. Puede que sea porque no soy jurista sino lega en la materia, y desconozco los entresijos alambicados de los tribunales, pero me gustaría que no llamen a eso justicia, por favor. Una justicia de saldo, inmoral y decepcionante, no es justicia verdadera. Yo no pago mis impuestos para este cambalache, lo juro. Tres crías, una muerta a golpes y dos agredidas sexualmente, una de ellas inducida a la prostitución. Y los malos se van con el menor castigo que ofrece el Código Penal. La sociedad les ha vuelto a fallar a las víctimas. No hay derecho, por mucho que lo permita la ley.

    A la pequeña Ainhoa le pegó hasta provocarle un traumatismo craneoencefálico grave, con fracturas en los huesos de la cabeza y hematomas por todo el cuerpo, su madre, la persona que más debía protegerla en el mundo. Luego, la mujer y su novio, que participó en la paliza, tardaron doce horas en llevarla al hospital. Lo han reconocido ellos mismos, cogidos tiernamente de la mano, con el propósito de obtener los beneficios de reducción de pena que marca la legislación. El fiscal que ha negociado se congratuló que nos hemos evitado un “juicio desagradable, duro y difícil”. ¿Perdone? ¿Más desagradable, duro y difícil que recibir una lluvia de golpes que te dejan en coma de manos de la persona a la que más quiere cualquier niño de ocho años? ¿Desagradable, duro y difícil para quién? ¿Para los acusados? Porque la pequeña ya está enterrada. ¿Para el propio fiscal? Tal vez debería dedicarse a otra cosa, como a dar clases de yoga, que son agradables y fáciles, y dejarle el puesto a alguien que desee argumentar, documentar y presentar los casos de forma incontestable para lograr que los culpables paguen de verdad por sus crímenes.

    Dicen por ahí que los pactos ahorran tiempo y dinero al contribuyente. Hay otras formas de economizar. Llevo semanas viendo a policías y jefes de policías, a eminentes miembros de la judicatura y a funcionarios de toda casta que observan detenidamente la puñetera rampa por la que bajará Cristina de Borbón a declarar ante el juez como imputada. Esa paranoia con la seguridad de la hija del rey pasará una factura abultada que se abonará sin rechistar. Si por el fiscal de ese asunto fuese, tampoco sucedería ese momento “desagradable, duro y difícil” para la infanta. Pero claro, a veces la vida puede ser muy injusta con los fiscales.

    Mira aquí todas la ilustraciones de Elisa Martínez para El Desliz

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook