Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los escoltas de Isern, para las amenazadas

    La amenaza puede ser velada o explícita, sutil o brutal. La violencia a veces llega sin avisar ("no me lo explico, si era un hombre muy cariñoso"; "no me lo explico, si era una pareja normal") o con abundantes indicios. Una vez al año, los servidores públicos se pasman ante la crudeza del dato: 54 mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas. Un dígito que si afectara a cualquier otro colectivo ya habría movilizado a todos los poderes del Estado. Pasmados primero, pasmarotes después, al día siguiente de la manifestación vuelven a lo suyo, como si el problema fuese privado. No lo es, ni tampoco las soluciones.
    No se hace lo suficiente por las mujeres maltratadas, cosa que por ende desanima a denunciar la violencia de género. Cuando con toda la razón los políticos tuvieron la amenaza terrorista sobre ellos les pusieron escoltas, costase lo que costase. No sirvió para eludir todos los atentados, pero sí disuadió muchos. Una vez desaparecida esa lacra, los guardaespaldas entrenados podrían derivarse a la protección de las mujeres, ¿por qué no se intenta?
    El alcalde de Palma tenía once escoltas, ahí es nada, que luego redujo. Mejor estarían los expertos velando por la integridad de las víctimas de un problemón social que no se atiende porque no renta. En lugar de eso, se crean nuevas unidades policiales para redundar en las competencias de otros cuerpos de seguridad, y se montan controles de drogas a las doce del mediodía, muy vistosos para la foto, eso sí. Pero los malos de verdad siguen a lo suyo, circulando a su aire y sin vigilancia.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook