Blog 
El blog de Pilar Garcés
RSS - Blog de Pilar Garcés

El autor

Blog El blog de Pilar Garcés - Pilar Garcés

Pilar Garcés


Archivo

  • 12
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Leticia sin zeta

    Todo se entiende mejor con ejemplos. Incluso la política cultural del Gobierno de España, que parecía consistir en arrasar la creación en cada una de sus disciplinas. Leticia Sabater, la amiga de todos los niños, pide contratos públicos y se declara "una de los muchos artistas del PP"

    Que no se puede vivir sin arte. Ni siquiera el ministro Montoro, para quien los habitantes de la farándula son gentuza que cobra en negro y se escaquea en el pago de impuestos. Ni siquiera el ministro Wert, más abucheado que Ortega Cano en cuanto asoma el morro en cualquier actividad cultural. Siguiendo la única ley que sabe interpretar sabiamente el ministro de Justicia Gallardón, la de Murphy, según la cual todo lo que puede ir a peor lo hará con total seguridad, Leticia Sabater se ha declarado "artista del PP". No musa, que dicho cargo resulta demasiado etéreo y difícil de cuantificar en los cuadernos de contabilidad de Bárcenas. Con esa arrolladora ingenuidad que la ha hecho famosa, la presentadora, actriz y autora de Ey people, yo quiero fiesta, un videoclip de alto contenido sexual, pero trilingüe, como le gustan las cosas a nuestro José Ramón Bauzá, se ha ido por ayuntamientos y diputaciones para solicitar que le contraten unos bolos veraniegos "de parte del Partido Popular" con dinerito público. Rápido se aprende en este país. Si ese otro gran organizador de eventos llamado Iñaki Urdangarin se va a ir de rositas con todos los poderes del Estado menos uno a sus plantas, pues yo también, ha debido pensar la concursante de La selva de los famosos y Acorralados. Quién necesita una orquesta sinfónica si puede tener en vivo y en directo a la magnífica intérprete de Canciones de guardería.

    Afirma Leticia sin zeta, famosa por patearse los platós de todas las teles para mostrar su metamorfosis de silicona, suspirando por encontrar un novio, que el mismísimo Mariano Rajoy se la encontró un día y le dijo: "Ya sé que colaboras con el partido, muchas gracias". Jo tía, qué suerte. Esa es una frase más larga de cuantas el resto de los contribuyentes le hemos escuchado pronunciar a nuestro lacónico Gran Timonel en los últimos dos años. Hasta Angela Merkel debe sentirse corroída por la envidia. Hete aquí los primeros efectos de los brotes verdes. Pero es que la polifacética creadora de latiguillos imborrables como ¡Okey Mackey! se sabe mover y no solo me refiero al contoneo de su afamado Leti-rap. "Mi contacto en el PP es José María Michavila", ha declarado en el programa Sálvame. ¿Perdone? O mejor: "¿Me lo juras?" Al compañero de Jaume Matas en los gobiernos de José María Aznar le teníamos por un tipo serio de esos que escuchan solos de piano, además de ser el abogado de Shakira y Alejandro Sanz en los ratos que le deja libres el Consejo de Estado. Pero lo mismo ha sucumbido a la irrefrenable simpatía de la conductora de Vivan los compis. Que vivan y que sigan viviendo bien.

    Cabe imaginar, pues, a Letizia en la jefatura consorte del Estado y a su tocaya sin zeta como próxima premio Príncipe de Asturias de las Artes, o como sonriente faz promocional de la Marca España. Qué futuro luminoso. Me pregunto si el tan remirado ministro de Educación Wert ejemplificaría en Leticia Sabater, pizpireta actriz de la magistral 5lesbianas.com (una obra de teatro que no sufrió el 21 por ciento de IVA porque eran otros tiempos) la elevada formación que reclama y desea para nuestros jóvenes, aunque creo que la respuesta es afirmativa. Al fin y al cabo, haber colaborado de forma puntual en el programa El Castillo de las Mentes Prodigiosas, midiéndose con Paco Porras, debe equivaler a ese 6,5 de media en el expediente académico que pretendía exigir para optar a una beca, ¿no?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook